La magia de Kyushu

Japón

 

La isla de Kyushu, cuna de la civilización japonesa

Kyushu es la isla principal más meridional y occidental de Japón, y la tercera en tamaño de todo el archipiélago japonés. Es posiblemente la isla más cálida, amistosa y bella del país, con sus picos de volcanes aún activos, sus costas tropicales exuberantes y rocosas, y con sus celebrados onsen (aguas termales de origen volcánico) moteando la isla entera. Kyushu se considera a menudo la cuna de la cultura y la historia japonesas, y aquí podremos descubrir lugares históricos y de gran valor cultural como las ruinas del período Jomon, la cueva en la que se escondió la diosa sintoísta del Sol, Amaterasu, históricos puertos comerciales y samuráis rebeldes.

Hoy, la isla es un hervidero de puntos de interés, desde la floreciente y multicultural metrópolis de Fukuoka, hasta el castillo de Kumamoto, uno de los mejor conservados y de mayor belleza de todo Japón, pasando por la mayor caldera volcánica del mundo, la del Monte Aso, o Nagasaki, actualmente una ciudad bonita y romántica en la que se pueden apreciar los contrates entre su rica historia comercial, y su más reciente pasado trágico. Los centros de artesanía de Saga tienen un renombre mundial, en tanto que, en Beppu, las aguas curativas brotan con fuerza de las entrañas de la tierra. Por su parte, Kagoshima, el corazón de la Restauración Meiji, arde, literalmente, con actividad volcánica. Moteando todo este paisaje se encuentra infinidad de pueblecitos de aguas termales, y senderos y paseos espectaculares.

A continuación, nos centraremos en dos de las ciudades de Kyushu, Takachiho y Usuki.

 

Takachiho, la tierra de los mitos y los dioses

Takachiho es un pueblo situado en un enclave único, con una garganta profunda y bella cortando el pueblo por la mitad. La Garganta de Takachiho, así como su espectacular cascada, se formaron hace más de 120.000 años debido a una doble erupción volcánica. La garganta se puede recorrer a pie por un camino de 1 km de largo, aunque las mejores vistas se obtendrán desde una barca surcando las aguas.

Takachiho es conocido como un "lugar de poder", un entorno de una importancia religiosa profunda y de gran belleza natural, que irradia energía espiritual. Algunos de sus mejores lugares para vivir una experiencia espiritual son el Templo de Amano Iwato y la afamada garganta de Takachiho en un día tranquilo.

En lo más profundo del invierno, cuando el frío cala hasta los huesos y el sol se esconde cada vez más rápido, en todo el mundo existen festivales que celebran el solsticio de invierno y ruegan por el regreso del sol. Estos festivales, en Japón, se conocen como "Kagura", y en ellos, la gente invita a las deidades ("kami") a sus casas y les dedican danzas tradicionales. Dado que el sintoísmo es una religión politeísta, en las Kagura aparecen muchas deidades diferentes.

Cuenta la leyenda que fue en Takachiho donde Niniginomikoto, la divinidad de los cielos del folclore japonés, descendió a la tierra. Aquí se celebra anualmente, desde noviembre hasta febrero, un festival Kagura magnífico en el que se dedican como ofrenda a los dioses treinta y tres bailes rituales que duran la noche entera. Las deidades japonesas aparecen una detrás de otra, con máscaras que muestran sus características individuales, ya sea Futsunushi, el dios de la guerra, Oyamatsumi, el de la montaña, u Owatatusmi, el dios del mar. Todos ellos bailarán juntos durante toda la noche.

Por la mañana, el lugar alcanza su máximo apogeo con la llegada de Amenouzume, una de las diosas más celebradas. Según cuenta la leyenda, la diosa del Sol, Amaterasu, se escondió en una cueva, provocando que el mundo entero se sumiera en las tinieblas. Los demás dioses, desconcertados, le pidieron a la diosa que saliera de la cueva, pero ésta se negaba. Finalmente, los dioses recurrieron a Amenouzume, pidiéndole que bailara delante de la cueva para atraer a Amaterasu hacia el exterior. La danza llamó la atención de la diosa, que se asomó a ver qué ocurría fuera de la cueva. Inmediatamente, el dios del poder, Tajikarao, cerró la puerta de la cueva haciendo que Amaterasu quedara para siempre sobre la faz de la tierra. Esta es la historia japonesa del retorno del Sol, y de cómo volvió la luz al mundo tenebroso. Se dice que el baile de Amenouzume fue el primer arte escénico que se hizo en Japón. Durante las Kagura, cuando acaban los bailes, la mañana está ya avanzada y el sol se encuentra en lo alto del firmamento, y es el momento de comenzar las ceremonias para permitir que los dioses regresen de la tierra al cielo.

 

 Usuki, la ciudad de los Budas de piedra

Usuki es una pequeña población construida alrededor de un castillo. Es conocida por sus numerosos Budas de piedra, que se encuentran tallados en las paredes de acantilados y que hoy forman parte del tesoro nacional, pues lo habitual en Japón es que las estatuas del Buda sean de madera o de metal, y los Budas de piedra son muy escasos.

Los Budas de piedra se dividen en cuatro grupos, y están a escasos minutos andando unos de otros. Se calcula que estas bellas efigies fueron talladas a finales del Período Heian (794-1185), y están esculpidas en una roca volcánica blanda y fácilmente maleable proveniente del cercano Monte Aso. Sin embargo, este material relativamente blando está sujeto a la erosión en una región tan húmeda como ésta. Se han hecho grandes esfuerzos por preservar a estos Budas, y ahora se encuentran bajo techados que los protejan de las inclemencias de la naturaleza.

Cerca de los Budas de piedra se encuentra el sencillo y bello Templo Mangatsuji, en el que también hay varias estatuas de piedra talladas en la roca, incluido un monje budista que, cuenta la leyenda, fue el escultor de los Budas de piedra.

En Usuki podemos asimismo encontrar un encantador distrito samurái, caracterizado por las callejuelas empedradas enmarcadas por edificios tradicionales y con un sabor de ciudad-castillo histórica exquisita, y se pueden visitar algunas de las residencias de los samurái.

 

 

Si quieres descubrir este fascinante país del sol naciente en su estado más puro, y sumergirte en la realidad de una de sus islas más asombrosas y cuna de toda una civilización, ponte en contacto con nosotros: indícanos la duración deseada de tu viaje, la fecha de salida y los servicios que deseas, y pídenos un presupuesto sin ningún compromiso. Uno de nuestros expertos lo elaborará exclusivamente para ti.

 

Viajes a medida a Japón
Japón a tu aire >

Un viaje cómodo con traslados interiores en tren para visitar las dos ciudades más interesantes del país, Tokio y Kioto. El Japan Rail Pass permite utilizar de forma ilimitada el ferrocarril, tanto para los desplazamientos entre ciudades, como para las conexiones con los aeropuertos. Se trata de una fórmula muy cómoda para moverse por el país y conocerlo.

 

10 días / pedir presupuesto
Japón feudal >

El tren será la base para conocer a tu aire los templos y santuarios, los paisajes, la naturaleza y las ciudades más interesantes de Japón. El Japan Rail Pass permite utilizar de forma ilimitada el ferrocarril, tanto para los desplazamientos entre ciudades como para las conexiones con los aeropuertos. Se trata de una fórmula muy cómoda para moverse por el país y conocerlo.

11 días / pedir presupuesto
Japón y Birmania >

Este viaje te propone dos experiencias muy distintas: las sofisticada vida de las ciudades japonesas junto al ritmo lento y calmado de la Birmania rural. Los traslados en Japón se hacen en tren, con el Japan Rail Pass que permite utilizar de forma ilimitada el ferrocarril. En Birmania, en cambio, está previsto hacer el recorrido en avión y coche.

16 días / pedir presupuesto
Japón y Corea del Sur >

Un recorrido para conocer ciudades antiguas y otras vanguardistas - Tokio, Hakone y Kioto en Japón y Seúl y Gyeongju en Corea- y explorar dos países cercanos y diferentes. Traslados en tren.

 

15 días / pedir presupuesto
Japón y Maldivas >

Un viaje para conocer la vida urbana de Japón - Tokio y Kioto-, con traslados interiores en tren, y que termina con unos días de descanso en Maldivas, donde disfrutarás de unas playas excepcionales. En Japón se empleará el tren tanto para los desplazamientos entre ciudades, como para las conexiones con los aeropuertos. Se trata de una fórmula muy cómoda para moverse por el país y conocerlo.

 

14 días / pedir presupuesto
Japón y Polinesia >

Un recorrido que aúna dos mundos orientales muy diferentes: por un lado Japón, tecnológico, urbano  y refinado con dos ciudades muy distintas - Tokio y Kioto- y por otra parte la Polinesia, el perfecto paraíso tropical de idílicas playas en Bora Bora.  En Japón se usa el tren tanto para los desplazamientos entre ciudades como para las conexiones con los aeropuertos. Es una manera muy cómoda de recorrer el país y conocerlo.

 

15 días / pedir presupuesto
Japón y Bali >

Las dos ciudades más características de Japón - Tokio y Kioto- sirven de entrada a este viaje que termina con unos días de descanso en las playas de Bali. Traslados en avión y en tren.

 

16 días / pedir presupuesto
Japón, país de contrastes >

Lo más singular de Japón se reúne en un viaje de 13 días en el curso del cual se visitan las más bellas ciudades históricas con todo su tipismo y también con su carga de brillante modernidad. Tadición y futuro se mezclan en un recorrido hecho para viajar con libertad pero también con todos los servicios cuidadosamente programados.

13 días / pedir presupuesto
Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.