Otros clientes opinan: Bolivia

Nuestro viaje fue estupendo. Ya habíamos estado en la orilla peruana del Titicaca y teníamos pocos días, de modo que prescindimos de La Paz. Fuimos a Santa Cruz y las Misiones chiquitanas, a Sucre y Potosí, al salar de Uyuni y a los lagos del altiplano andino, para salir de Bolivia por el desierto de Atacama en Chile. 

Mereció mucho la pena, porque los paisajes son extraordinarios en el altiplano, casi de otro planeta. Y las Misiones tienen para los españoles un sabor especial. Muestran otro lado de la colonización y hay en ellas el aura romántica de un mundo que desapareció. También nos parecieron una experiencia las explotaciones mineras que siguen sacando plata del Cerro Rico de Potosí de una manera que no debe ser muy diferente a como se hacía siglos atrás.

Dicho esto, hay que reconocer los hoteles, que a veces fueron excelentes, en ocasiones resultaron muy básicos. Y es que en Bolivia el turismo está poco desarrollado y en algunas regiones, los recursos, su aislamiento y el clima

hacen del alojamiento algo muy precario. También nos pareció que el brillo de las ciudades coloniales en Guatemala, en Perú, en Colombia o en Ecuador desaparecía por completo en Bolivia. Seguramente porque es un país de economía muy modesta no ha podido conservar su patrimonio al nivel que lo han hecho sus vecinos.

A pesar de todo ello, el viaje fue excelente y estuvo lleno de interés, los guías funcionaron muy bien, fue muy amable toda la gente que nos atendió, encontramos una atmósfera acogedora y tuvimos la sensación de visitar un país distinto a cuanto habíamos visto hasta el momento.

Por lo que se refiere al mal de altura, hicimos bien atendiendo el consejo de empezar el viaje por un nivel bajo y ascender progresivamente hacia cotas más altas dando un poco de tiempo a adaptarnos. Algún punto del viaje rozó los 5.000 m pero a pesar de alguna pequeña molestia no representó para nosotros un problema importante.

M.V.

 

Hemos regresado de nuestro viaje muy satisfechos y sorprendidos por algunas ciudades y parajes que hemos visitado. En general podemos darle un 9 a nuestro viaje. No cambiariamos la ruta, quizas si la estación del año.  Nos ha gustado mucho el parque de Nacional del desierto de Taika y las lagunas de colores. Nos sorprendió por su incongruencia la ciudad de La Paz, y nos agradó Sucre. La experiencia en Potosí fue muy enriquecedora.


Pero nos agradó y sorprendió muy especialmente las misiones y sus pueblos y cultura. Ahora, no entendemos como esta zona no está más promocionada  turísticamente. 

 

Nuestra mayor decepción la hemos tenido en el Salar, ya que no hemos podido entrar en él. En época de lluvias el salar es un lago y no se puede entrar y solo en un pequeño lugar donde se amontonan los coches, es posible vislumbrar sus encantos. Nos hubiera gustado caminar  más en los distintos parajes y también nos hubiera gustado que los coches que nos transportaron hubieran tenido mejor visibilidad.


Los guías fueron atentos y profesionales en todos los tramos de nuestro viaje. Nos sentimos muy seguros.  Los hoteles en general estuvieron bien .
Gracias por su interés en nuestro viaje y deseamos que en un futuro próximo nos puedan diseñar otro bonito viaje.

Un cordial saludo

C. y F. C.