Norte de Tailandia y la isla de Bali

Te gustará

Recorrer el perfecto paisaje que rodea Chiang Mai: arrozales esmeralda, templos dorados y ríos caudalosos.

Descubrir Bangkok, uno de los corazones del Asia moderna, donde templos y mercados se mezclan en un bullicioso caos.

Descansar en las playas de la encantadora Bali.

 

Día 1. Salida de Madrid con destino Bangkok. Noche en vuelo.



Día 2. Sólo llegar a Bangkok se embarcará hacia Chiang Mai, situada en la provincia más septentrional del país, al borde del famoso Triángulo del Oro. Una vez en el hotel, lo mejor será disponer de tiempo para el descanso y para pasear sin prisa por la ciudad a modo de primer contacto con ella y con el país. Noche en la Chiang Mai.



Día 3. Estancia en Chiang Mai. 
Chiang Mai es la capital del Norte de Tailandia, la ciudad de los mil templos, diseminados por sus calles y por los alrededores y profusamente decorados. Una visita guiada de medio día a la colina de Doi Suthep, con su templo y una magnífica vista sobre el valle, y un recorrido para conocer una aldea hmong no podrán faltar.

Como tampoco habría que perderse pasear por el famoso night market, abierto hasta altas horas de la noche y donde conviven la artesanía local con las imitaciones de las más conocidas marcas, a precios de saldo. Los alrededores de la ciudad, están igualmente llenos de atractivos: viveros de orquídeas, campos de adiestramiento de elefantes, pueblos dedicados a la fabricación artesanal de esmaltes, a la talla de la madera, o al tejido del algodón y seda.



Día 4. Situada casi al borde de la frontera con Laos, a orillas del río Mekong, Chiang Saen conserva los restos de una larga historia y de su condición de ciudad de frontera. Viejas murallas de adobe, imágenes de buda y el perfil de las pagodas se mezclan con la actividad que genera el puerto donde atracan barcazas que vienen de China siguiendo el curso del río.

Desde Chian Mai, y entre paisajes llenos de encanto, se alcanzará Chiang Saen por carretera en compañía de un guía y con parada en el campamento de elefantes de Mae Ping. Una navegación por el río Kok permitirá visitar algunas de las aldeas de las tribus de las montañas. Noche en Chiang Saen.



Día 5. Chiang Saen está dentro del famoso Triángulo del Oro. Será cuestión de dedicar la mañana a recorrerlo para llegar, finalmente, a Chiang Rai, una pequeña y agradable capital de provincia desde la que -a primera hora de la tarde- se tomará el avión que conducirá a Bangkok. Noche en Bangkok.



Día 6. Estancia en Bangkok.
Bangkok, la capital de Tailandia, es una ciudad inmensa. Su agitada actividad, le da ese aire, a veces, caótico de las capitales del lejano oriente, pero en ello reside su interés. Sus templos, el gran palacio real, su río extraordinario, sus mercados y, en definitiva, la misma actividad de la calle, a cualquier hora, acaban produciendo una fascinación especial en el visitante. Por la mañana y en compañía de un guía se visitará el Palacio Real con su llamativa arquitectura de dorados y de formas ligeras y se hará una parada en el templo de Wat Pho para admirar su famoso buda yaciente. 



Día 7. Estancia en Bangkok. 
Desde Bangkok lo mejor será hacer una excursión -acompañados de un guía- a Ayuthaya, la antigua capital del Reino de Siam, que en otro tiempo llegó a ser la ciudad más grande y espléndida de todo el Oriente. Ayuthaya, situada en una especie de isla y todavía una ciudad agradable y llena de atractivos culturales, dará la excusa para regresar a Bangkok, después del almuerzo, navegando por el río para ofrecer una mirada distinta de la vida de la región. .



Día 8. Por la mañana, un vuelo desde Bangkok conducirá a Denpasar, la capital de la isla de Bali. Recepción y traslado por carretera a Ubud, donde se hará noche.



Día 9. Estancia en Ubud. 
Bali es una de las islas más bellas de Indonesia. Sus tradiciones, costumbres y ritos, junto a la belleza de sus playas y de sus paisajes y a la simpatía de sus habitantes, explican su enorme atractivo. La estancia en Ubud, en el interior de la isla, podrá dedicarse a descansar en un maravilloso entorno natural o, mejor, a realizar alguna de las excursiones optativas para gozar de los paisajes y del enorme atractivo de los pueblos, con sus templos y sus edificios y tradiciones.



Día 10. Traslado por carretera a la playa de Jinbaran, en el sur. Alojamiento.



Días 11 a 13. Estancia en Jimbaran.
Bali es sinónimo de reposo, de buen clima y de gusto por dejar pasar el tiempo. A orillas del mar, habrá que aprovechar los días para disfrutar de las playas y del sol y para descansar del viaje. Auque, quien lo desee, tendrá también la ocasión para salir a conocer los alrededores y asistir a algún espectáculo de danza o del célebre teatro de sombras.



Día 14. El viaje llega a su término. Desde Denpasar se tomará el avión que conduce a Bangkok y de ahí el vuelo de regreso hacia Madrid, a donde se llega a primeras horas del día 15.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.