Por el sur de la India

Te gustará

- Descubrir los exuberantes templos tamiles, pintados de todos los colores y visitados por fervorosos fieles.

- Pasear por el puerto de Cochín, donde las inmensas redes de pesca se secan al sol.

- Deslizarte en barca por un canal en las Backwaters, un paisaje idílico de agua y vegetación.

 

Día 1º. Salida de Madrid con destino a Doha y a continuación a Madrás.



Día 2º. Llegada a Madrás. Madrás es la capital indiscutible del sur y combina la buena cocina -muy picante- con restos coloniales, antiguos templos dravídicos y la vital efervescencia de la cultura tamil. Conocida actualmente con el nombre de Chennai, Madrás será el primer encuentro con esa India del sur, de carácter tan marcado.
Tras descansar del viaje en el hotel, habrá tiempo para asomarse a la playa o al mercado de las especias y empezar, así, a tomarle el pulso a la ciudad. Noche en Madrás.



Día 3º. Al sur de Madrás, dos ciudades-templo ofrecen al visitante más monumentos, incluso, que la capital Madrás. Son Kanchipuram y Mahabalipuram, ahora conocida como Mamallapuram. En coche, se dedicará todo el día a conocerlas. Kanchipuram es uno de los siete lugares más sagrados de la India, con unos mil templos, según dicen. En Mahabalipuram, a orillas del mar de Andamán, la arquitectura religiosa vuelve a brillar con fuerza, en esa mezcla de monolitos, edificios, cuevas y esculturas cuya combinación resulta consustancial con ese complicado universo de lo sagrado que se da en India. Noche en Madrás.



Día 4º. Un avión conducirá hasta Trichy. A la llegada y una vez dejado el equipaje en el hotel se seguirá a Tanjore, la antigua capital del imperio chola. De nuevo, los templos, sobresalientes, serán la atracción principal. El de Brihadishwara, declarado patrimonio de la humanidad, ha sido venerado durante mil años y constituye la obra cumbre de la arquitectura chola. Noche en Trichy.



Día 5º. Trichy posee algunas joyas que no hay que perderse: el fuerte, el templo de Ranganathaswami y, sobre todo, la isla de Srirangam. El conjunto hace de Trichy una de las más extraordinarias ciudades del Sur de la India. Tras visitarla, se seguirá camino hacia Madurai, donde se pasará la noche.



Día 6º. Estancia en Madurai.
Madurai es un centro cultural y espiritual de extraordinario relieve. Su templo de Meenakshi, situado en el centro de la ciudad, es una explosión de color y atrae a miles de peregrinos que dan al lugar una animación extraordinaria. Con tiempo libre en la ciudad, cada cual tendrá ocasión de organizar sus visitas al ritmo que prefiera, dedicarse a pasear con tranquilidad y mezclarse con la gente en el bullicio de la calle.



Día 7º. Nuevamente en coche, se emprenderá camino hacia Periyar, la reserva nacional más importante del sur de la India. Su centro está ocupado por un extenso lago, cuyas aguas combinan con una variada vegetación de frondosos bosques, de arrozales y de cocoteros, y con una abundante fauna. El hotel será un lugar perfecto para gozar del entorno o, si queda todavía ánimo, para contratar una excursión en lancha y hacer un recorrido a la búsqueda de la rica -aunque esquiva- fauna del lugar. Noche en el hotel.



Día 8º. Por un paisaje tropical y de montaña, se descenderá hacia el llano dejando junto a la carretera numerosas plantaciones de té. Una vez se abandonan las tierras altas, se alcanzan las Backwaters, donde el agua y la tierra se mezclan creando una extensa región de lenguas de tierra, lagos y canales. Noche en Kumarakon.



Día 9º. Estancia en las Backwaters.
Ríos, canales y lagos sirven de vías de comunicación entre poblaciones y casas cuyos habitantes viven de la pequeña agricultura. Además de disfrutar de la vida al aire libre en el asentamiento del hotel, una excursión, navegando por las vías fluviales, bordeadas de una rica vegetación, dará idea de la vida de las gentes de la región. Noche en Kumarakon.



Día 10º. Prosiguiendo la ruta, por un paisaje dominado por el verde típico de Kerala, se llega a Cochin, ciudad construida sobre islotes y penínsulas abiertas al mar Arábigo. En ella todavía se respira la atmósfera de una rica historia … Noche en la ciudad.



Día 11º. Estancia en Cochin.
Portugueses, holandeses y, naturalmente, indios dieron lugar a una ciudad llena de encanto. Disponiendo de coche para trasladarse de un lugar a otro sin dificultad, será cuestión de recorrer los distintos barrios para conocer todos los atractivos que ofrece al viajero: el frente de mar con las famosas redes chinas, el barrio judío, el palacio holandés…



Día 12º. En avión se irá de Cochín a Bombay a donde se llega a media tarde. Un pequeño paseo aprovechando las últimas horas de luz servirá de toma de contacto con la ciudad. Alojamiento en Bombay.



Día 13º. Estancia en Bombay.
Bombay es una gran capital a la que no falta de nada. Moderna, viva, llena de monumentos y de lugares de interés ofrece atractivos suficientes para ocupar el tiempo disponible. El coche que ha servido durante el viaje será de gran utilidad para desplazarse de un lugar a otro y moverse con facilidad. Tiendas y mercados callejeros darán, además, ocasión para realizar las últimas compras.



Día 14º. De madrugada, traslado al aeropuerto y salida hacia Doha donde se hará conexión con el vuelo de regreso a Madrid, a donde se llega poco después del mediodía.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.