Rajastán, en coche

Te gustará

- Recorrer en coche los caminos de Rajastán para visitar ciudades poco frecuentadas.

- Descubrir Jaisalmer, nuestra ciudad favorita de la India, cerrada por murallas rosadas y rodeada de dunas.

- Admirar la incansable vida de esta región árida: caravanas de dromedarios, saris, turbantes y arquitectura monumental.


Día 1º. Salida de Madrid, con destino Delhi. Recepción, traslado y alojamiento en la ciudad.



Día 2º. Estancia en Delhi.
Una visita guiada por la vieja y nueva Delhi, permitirá hacerse una idea de esta capital extraordinaria, de su historia y de sus gentes, venidas de todos los rincones de la India. Habrá que visitar los principales lugares de la ciudad: el Fuerte Rojo, la imponente mezquita Jama -en pleno bazar-, el minarete Qtub de extraordinaria belleza o el observatorio astronómico de Jantar Mantar, entre otros. Habrá que pasear también por el centro -alrededor de Connaught Place, por ejemplo-, para conocer la vida cotidiana en la Nueva Delhi y asomarse a sus comercios siempre atareados.



Día 3º. Salida por carretera hacia la región de Shekhawati, primer contacto con el Rajastán. En Mandawa habrá que visitar sus magníficos havelis, las casas palaciegas, de antiguos comerciantes y hacendados, que aun hablan de su pasado esplendor. Por la tarde se podrán conocer Dundlod y Nawalgarh. Alojamiento en Mandawa.



Día 4º. La ruta continúa por la región árida que rodea al Rajastán. La etapa conduce a Bikaner, ciudad fortificada, cálida, seca y curiosamente bella. Se visitará su impresionante ciudadela: el fuerte Junagarh, de imponentes murallas y ricos palacios. Noche en Bikaner.



Día 5º. Se seguirá camino hacia el oeste, donde el desierto se apodera del paisaje y esconde ciudades insólitas. Entre ellas sobresale Jaisalmer, que en su aislamiento parece salida de las Mil y Una Noches. Noche en la ciudad.



Día 6º. Estancia en Jaisalmer.
Por la mañana, nada como visitar el fuerte, los refinados havelis -las casas de los mercaderes ricos, de cuando la ciudad era paso obligado en la ruta de las caravanas-. Y, quien lo desee, podrá pasear por las dunas del desierto del Thar a lomos de camello.



Día 7º. Deshaciendo el camino del desierto se regresará por carretera a Jodphur. Por la tarde, habrá que dirigirse al majestuoso fuerte de Meherangargh, situado en la cima de un escarpado risco que se yergue en el centro de la ciudad. Y habrá aún tiempo para vagar por el laberinto de callejuelas de su viejo centro y de disfrutar de la estampa imponente del palacio de Umaid Bhawan, construido en mármol y arenisca roja, y que fue en su día residencia del marajá Umaid Singh. Noche en Jodhpur.



Día 8º. Salida hacia Udaipur, la siguiente etapa en el viaje. En ruta, en plenos montes Aravalli, se visitará el templo jainita de Ranakpur, auténtica joya labrada en piedra. Noche en Udaipur.



Día 9º. Estancia en Udaipur.
Udaipur es, tal vez, la ciudad más romántica del Rajastán. Su lago, tranquilo como el de una ilustración de libro, sus palacios y sus templos llenos de vida le dan una atmósfera irrepetible. El día entero podrá dedicarse a disfrutar de la ciudad.



Día 10º. Tras Udaipur, el camino se dirige a Ajmer, una ciudad de raíces y de población musulmanas que le dan su carácter particular. Tras visitar su mezquita, se proseguirá hacia Jaipur, la capital del Rajastán. Callejear por la “ciudad rosada”, acercarse a los palacios, al magnífico observatorio, devolverá la sensación de opulencia que se respira en las grandes ciudades de los marajás. Alojamiento en la ciudad.



Día 11º. Estancia en Jaipur.
Por la mañana, habrá que visitar el fuerte Amber, al que se asciende a lomos de elefante y que da la medida del poder del antiguo imperio Rajput. Por la tarde, visita del Palacio de la Ciudad.



Día 12º. Después de Jaipur, Fatehpur Sikri es un paso más en esa búsqueda del refinamiento extremo. El lugar, en el s. XVI, vivió la mayor y más efímera de las glorias al acoger durante poco más de 30 años a la corte del imperio mogol. La ciudadela es hoy la muestra de belleza más cuidada que pueda imaginarse. El viaje continúa hacia Agra.
La India es, sin duda, un país de maravillas. Y si hubiera que elegir, habría que reconocer que en Agra está una de las más exquisitas y no por conocida menos sorprendente: el Taj Mahal. Extraordinariamente bello, desde su concepción hasta cualquiera de sus filigranas, emocionará sin ninguna duda al visitante. Noche en la ciudad.



Día 13º. Visitado el Taj Mahal y el Fuerte Rojo habrá que dirigirse a Delhi. La tarde libre -con coche y hotel disponibles- permitirá organizar el tiempo al gusto de cada cual. Luego habrá que trasladarse al aeropuerto para salir en vuelo destino a Madrid, a donde se llega en la mañana del día 14º.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.