Sicilia en coche

Te gustará

Disfrutar la vida siciliana, una mezcla peculiar de buen tiempo, arte, caos y vitalidad

Ver atardecer sobre los templos griegos de Agrigento

Observar los espectaculares mosaicos de Piazza Armerina, una villa romana maravillosamente conservada

 

Día 1. Salida de Madrid, con escala en Roma y destino final PALERMO. Noche en la ciudad.


 

Día 2. Estancia en PALERMO.
Palermo hay que saberla ver porque en sus muros avejentados, o en sus calles desordenadas está buena parte de su encanto. Palermo, como Sicilia entera, se mira en otro mundo, un mundo más atento a sus raíces y a vivir en el pasado que a perseguir el futuro. 

En sus barrios antiguos, avejentados, se palpa la atmósfera de una ciudad cargada de historia y de un sabor a Mediterráneo, que da cuerpo a cada uno de sus rincones. Quizá por ello lanza un continuo recuerdo a Barcelona o a Valencia, pero un recuerdo definitivamente italiano: vivo, barroco y sensual. Habrá que visitar su casco antiguo, sus monumentos, sus iglesias y museos, el barrio del mercado, las catacumbas...


 

Día 3. La recogida de un coche de alquiler servirá para moverse por Sicilia libremente y para conocer los alrededores de Palermo. MONREALE ofrece el espectáculo de los mosaicos de su extraordinaria catedral normanda -a cuyo tejado no estará de más subir-. CEFALÚ, por otro lado, será otra visita más que recomendable, a orillas del Mediterráneo y llena de atractivos. Noche en Palermo.


 

Día 4. El final de la etapa del día está en Agrigento. El camino se puede recorrer en un par de horas, Pero no estará de más dar un rodeo y conocer otros lugares de la isla. Si se toma la dirección hacia Erice y se aprovechará para visitar las ruinas griegas de SEGESTA, con su magnífico templo y su teatro, situados en un bello entorno. Se podrá visitar ERICE próxima al mar, con su iglesia de aspecto masivo y los dos castillos. Y se debería hacer una parada en SELINUNTE para dejarse envolver por el encanto de su templo en ruinas.


Finalmente, ningún lugar como AGRIGENTO  permite imaginar la Sicilia de la época helenística y romana. Nada como visitar el Valle de los Templos para ver lo que debió ser Sicilia en los primeros siglos de nuestra era. Uno tras otro se suceden templos, villas, monumentos rescatados del pasado, para acercarnos a lo que fue una próspera ciudad con orígenes griegos y hoy un conjunto arqueológico excepcional. Museos y una ciudad, la de Agrigento, con barrios antiguos plagados de interés, por los que dejarse llevar a través de intrincadas calles,
completan el panorama de un día en la ciudad. Noche en Agrigento.


 

Día 5. No hay que hacer un largo camino por el interior de la isla para llegar a SIRACUSA, de nuevo en el mar. Pero merece la pena dejar a un lado el reloj y dar un nuevo rodeo aunque la carretera sea más larga y complicada. Será tan fácil como tomarse el recorrido con tranquilidad para disfrutar de un paisaje montañoso, de entornos cambiantes que ayudará a familiarizarse con la dureza del relieve siciliano y permitirá -con algún pequeño desvío- acercarse a alguna de las capitales de tierra adentro (Caltanissetta, Enna...).

Pero sobre todo llevará a PIAZZA ARMERINA, donde contemplar la más desbordante colección de mosaicos romanos que pueda imaginarse. Alojamiento en SIRACUSA.


 

Día 6. Siracusa es una maravilla, llena de encanto. No hay que dejar de visitar las ruinas antiguas. Merecen la pena. Pero Siracusa es, sobre todo, su ciudad vieja, en una península rodeada de mar, con restos antiguos y barrocos, que transportarán al visitante hasta otra época. Noche en SIRACUSA


 

Día 7.  En coche se seguirá hacia el norte a TAORMINA. La luz, el aire y los paisajes deslumbrantes se dan cita en esta ciudad, subida en lo alto de una roca, al borde del mar, con sus playas, su teatro romano, sus calles medievales y la figura del Etna humeante como telón de fondo. Noche en Taormina.


 

Dia 8. Estancia en TAORMINA.
Una visita a la ciudad y una excursión por el entorno impresionante de la subida al volcán serán un plan excelente para aprovechar el día.
También habrá que visitar CATANIA,  capital del levante siciliano. Barroca, con iglesias y monumentos imponentes, manifiesta su antigua opulencia e invita a pasear por sus calles y plazas.


 

Día 9. Es hora de regresar. El coche deberá devolverse en el aeropuerto de Catania para tomar a continuación el vuelo con destino a Madrid.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.