Por los lagos de Italia y Venecia

Te gustará

Recorrer el civilizado paisaje de los lagos bordeados de pueblos tranquilos y villas suntuosas.

Descubrir en Padua los imponentes frescos de Giotto.

Navegar por el Gran Canal en Venecia, una ciudad inigualable.

 

Día 1. Salida de Madrid con destino Milán. Recogida en el aeropuerto del coche de alquiler.
Los lagos italianos ocupan la vertiente sur de los Alpes y se alojan en los valles que forman sus estribaciones. Un entorno siempre verde acompaña siempre a sus paisajes. Sin detenerse en Milán se saldrá directamente hacia el Lago de Orta. Parar en Orta de San Giulio y llegar a la isla del mismo nombre será el primer contacto con la región y una experiencia llena de atractivos. Luego, atravesando los montes que separan del valle contiguo, se llegará a Stresa, en el Lago Maggiore, donde se hará noche.



Día 2. Estancia en Stresa.
A orillas del lago, en Stresa se levantaron algunas de las grandes mansiones que tanta admiración despertaron. Merecerá la pena visitar la Villa Pallavicino y la Villa Taranto, con sus espléndidos jardines. Y no puede faltar una visita a las Islas Borromeas, que dejarán, sin duda, un recuerdo inolvidable. Noche en Stresa.



Día 3. El ferry que atraviesa el lago desde Intra hasta Laveno permite llegar a Santa Caterina del Sasso, el santuario situado sobre las aguas mismas y que tanta devoción inspiró en el pasado. Luego se seguirá camino hasta llegar a Como. Un paseo por la ciudad, por su elegante centro, la visita al duomo… ocuparán el resto del día. Noche en Como.



Día 4. Estancia en Como.
El lago de Como vuelve a ofrecer el paisaje idílico que combina montaña, agua, pueblos pintorescos y una naturaleza exuberante. Se dispondrá de un día entero para recorrer sus orillas y parar en los lugares más apetecibles. Entre ellos no podrá faltar una visita a la Villa Carlota, en Tremezo, o al pueblo de Bellagio. Noche en Como.



Día 5. Después de Como, espera todavía el lago de Garda. Quien lo desee, tendrá ocasión de hacer una breve parada en Bérgamo, para visitar la ciudad alta, amurallada y llena de monumentos de interés y de bellos rincones. seguidamente se llegará a Sirmione, protegida por una venerable fortaleza del siglo XIII y situada en el extremo de una península que se adentra en el lago de Garda. Noche en Garda.



Día 6. Estancia en Garda.
El lago de Garda es el mayor de Italia. Nada como aprovechar el día para recorrerlo y disfrutar de todos los atractivos que ofrece. La barrera de los Dolomitas favorece un clima suave, apreciado por quienes buscaron un espacio de privilegio donde construir sus villas y palacios. Gargano, rodeada de invernaderos de limoneros y cidros, Limone sul Garda o Malcesine, cuyo castillo Scaligero perteneció a unas de las principales familias de Verona, son algunas de las poblaciones a reseñar. Pero existen muchas otras como Riva del Garda, en el extremo norte del lago, en cuyas proximidades se encuentran las impresionantes cascadas del río Varone.

El cercano Torbole, descrito por Goethe en sus viajes italianos, es un lugar popular entre los pescadores. Por último y muy cerca de Sirmione, está otra de las poblaciones más animadas del lago: Desenzano del Garda. En el corazón de la ciudad, en Piazza Malvezzi se monta un mercado de antigüedades, famoso por la plata y los grabados. Noche en el lago de Garda.
Y, por supuesto, quienes prefieran una vida más urbana, desde Garda podrán acercarse a Verona. Situada a muy corta distancia y disfrutar de todas las maravillas que ofrece a los visitantes.



Día 7. El camino continúa hacia Venecia. Pero el paso por Padua hace obligatoria una nueva parada. La capilla de los Scrovegni, con sus famosísimos frescos del Giotto, la iglesia de los Eremitani, la basílica de San Antonio y frente a ella la imponente escultura del Gattamelata, el palacio de la Ragione con su bello ciclo de frescos justificarán de sobra este alto en el camino. No lejos de Padua, Venecia, donde se devolverá el coche de alquiler, será el fin de la etapa. Noche.



Día 8. Estancia en Venecia.
Romántica y espectacular, Venecia supera siempre lo que se espera de ella. Son tantos los lugares a visitar, tan vistoso el brillo de sus palacios, tan bella la combinación de calles y canales, tan sobresaliente la expresión artística que aparece en monumentos, en iglesias y museos y en la ciudad en su conjunto, que perderse en ella se convierte en el mejor de los planes.

Pasear por la Plaza de San Marcos, la Academia de Bellas Artes, asomarse al Gran Canal o hacer una escapada a las islas de Murano o Torcello, será toda una experiencia.



Día 9. El viaje llega a su término. A la hora indicada habrá que dirigirse al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a Madrid.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.