Japón y Birmania

Te gustará

Salir por la noche en Tokio, una ciudad que nunca duerme y disfrutar su exquisita cocina.

Descubrir la perfecta armonía de los jardines japoneses en Kioto, la antigua capital imperial.

Pasear al atardecer por Bagán, rodeado de templos de cúpulas doradas.

 

Día 1. Salida de Madrid con destino Tokio, haciendo escala en alguna capital europea. Noche a bordo.



Día 2. Llegada al aeropuerto de Tokio y, en tren, traslado a la ciudad. Alojamiento.



Días 3 a 5. Estancia en Tokio. 
La capital de Japón es una ciudad ultramoderna. Edificios enormes, luces de neón, tráfico y un constante movimiento en las calles, y la moda más avanzada, dan la imagen de un país donde se sigue manteniendo, a veces de manera sorprendentemente pura, la vieja tradición.


Los barrios más comerciales, repletos de electrónica y de diseño, conviven con venerables templos. El famoso mercado de pescado contrasta con el ambiente de los refinados restaurantes –muy caros– donde las formas, con su riguroso protocolo, son una auténtica ceremonia. Hay que pasear por la ciudad, y habrá que moverse por los alrededores para visitar la vecina ciudad de Nikko –a un par de horas en tren– donde se halla uno de los conjuntos más importantes de monasterios y templos de Japón. Recorrerlos será la forma de entrever la historia de este país, tan lleno de particularidades. Noches en Tokio.



Día 6. Tokio - Kioto
El viaje en ferrocarril para llegar a Kioto permitirá conocer el famoso tren bala.
Kioto es la capital histórica de Japón, el corazón de su cultura. Por ello su visita es imprescindible para cualquier viajero. A pesar de su tamaño –por supuesto, mucho menor que Tokio–, su entorno, con montañas en el horizonte y bosques le dan un carácter especial. Y hace posible que conserve en sus inmediaciones remansos de paz que parecen pertenecer a otro mundo.

Numerosos monasterios, viven en esta atmósfera de serenidad y ofrecen un ejemplo de la más refinada arquitectura tradicional, mantenida en uso y sirviendo al mismo espíritu con que se creó. Pasear en este entorno único es una experiencia singular para cualquier visitante.
Noche en Kioto.



Días 7. Estancia en Kioto.
El sabor de la ciudad y de las joyas que conserva agotarán el tiempo de la visita. Pero no estará de sobra salir de la ciudad y, tomando de nuevo el tren, acercarse hasta la vecina ciudad de Nara. Mucho más pequeña que Kioto, Nara es también una cuna de la cultura y una reserva de las viejas tradiciones japonesas. Sus monasterios, en un entorno más recogido, y la naturaleza vuelven a sustraernos de ese otro Japón trepidante y superpoblado que en algunos aspectos parece la caricatura de la modernidad.



Día 8. Kioto - Yangón.
En tren se llegará desde Kioto al aeropuerto de Osaka. Y de ahí, con escala en Bangkok, a Yangón.
La llegada a Yangón, supone un cambio total de horizonte: el regreso a una sociedad rural donde la serenidad y el ritmo calmado de las gentes parece presidirlo todo. Noche en Yangón.



Día 9. Yangón - Mandalay
Un avión conducirá hasta Mandalay, que fue construida en el siglo XIX para servir de capital al imperio. Por el río Ayeryawadi, que la atraviesa, se navegará hasta Mingún donde se elevó el que debía ser el monasterio más grande del mundo. Luego, desde la colina que domina la ciudad, se contemplará la magnífica puesta del sol y finalmente se paseará por las calles de la ciudad para familiarizarse con ellas y con esa atmósfera tan especial que le dan las gentes y los numerosos monjes que las recorren. Noche en Mandalay.



Día 10. Estancia en Mandalay. 
En los alrededores de Mandalay se levantan otras viejas ciudades imperiales. Amarapura es conocida por su largo puente de teca y por sus monasterios. Sagaing destaca por sus templetes esparcidos entre las colinas. Ava ofrece la imagen de su impresionante monasterio Bagayar y sus paisajes de arrozales y palmeras....



Día 11. En coche se tomará camino a Bagán. Una parada permitirá visitar el Monte Popa, especialmente venerado por los birmanos. Pero Bagán sorprenderá por el deslumbrante espectáculo de sus templos de cúpulas doradas, dispersos en el paisaje entre las colinas y el famoso río Ayeryawadi. Noche.



Día 12. La estancia en Bagán permitirá recorrer el recinto arqueológico tranquilamente, con las distintas luces del día. Y permitirá visitar la ciudad o hacer una pequeña excursión en barco por el río. Noche en Bagán.



Día 13. Bagán - Heho - Lago Inle
Un avión conducirá de Bagán hasta Heho, y de ahí, por tierra hasta el Lago Inle, aprovechando para visitar los alrededores. Noche en el lago.



Día 14. Poblada por etnias muy diversas, la región ha hecho del lago un lugar de encuentro. Casas, huertos, el mercado tienen su lugar sobre las aguas y generan una intensa actividad en superficie y en las orillas. Se dedicará el día entero a conocer y recorrer las inmediaciones del lago. Noche.



Día 15. El viaje termina. Un avión conducirá a Yangón, donde se conectará con el vuelo a Madrid que sale de Bangkok y que llega el día 16.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.