Australia continental y Tasmania

Te gustará

Pasear por las dos grandes ciudades australianas: Sidney y Melbourne, muy diferentes e igual de atractivas.

Disfrutar de paisajes muy diversos: del mar azul de la bahía de Port Douglas al desierto que rodea Ayers Rock.

Recorrer la naturaleza intacta de la isla de Tasmania.

 

Día 1. Salida en vuelo con destino Melbourne y con escala en Londres. Noche a bordo.



Día 2. Llegada a Melbourne. Traslado y alojamiento en el hotel. 
La ciudad de Melbourne, la segunda en importancia del país, presume de su historia. Junto a la arquitectura moderna, conserva edificios y calles señoriales que la convierten en la joya victoriana de Australia. Ahora es una ciudad sofisticada donde se mezclan la moda, el gusto por la cocina exquisita, el aprecio por el teatro, el cuidado a sus numerosos jardines... Habrá que recorrerla sin prisas y disfrutarla paseando.



Día 3. Estancia en Melbourne.
La eterna rival de Sidney presume de haber sabido conjugar la tradición en sus barrios victorianos, levantados bajo el impulso de la fiebre del oro, y la actualidad, puesta de relieve en edificios de moderna arquitectura. Pasar un día en ella dará tiempo a visitar los numerosos parques y jardines que la han hecho famosa –no habrá que perderse su célebre Jardín Botánico– y asomarse a su bello entorno con una escarpada costa frente al mar.



Día 4. Traslado al aeropuerto y salida en vuelo con destino Hobart, capital de Tasmania. Recogida en el aeropuerto de un coche de alquiler. Alojamiento en la ciudad.
Tasmania, situada al sur del continente, es una isla de abruptas montañas y verdes valles, donde surgen lagos, ríos y cascadas en el entorno de parques y reservas naturales, de belleza extraordinaria. Noche en Hobart.



Día 5. Salida por carretera hacia Strahan. En ruta se podrán visitar el Parque Nacional del Lago St.Clair y el Jerusalem National Park, así como ciudades típicamente mineras como Zeeham y Queenstown. Noche en Strahan.



Día 6. Estancia en Strahan.
La mejor forma de conocer el lugar será apuntarse a una excursión opcional para navegar por el Parque de Franklin-Gordon River, o acercarse a las playas próximas para admirar sus bellas dunas. Noche en Cradle Mountain.



Día 7. Hablar de Tasmania es hablar de naturaleza y de una naturaleza fértil en contraposición al resto del continente. Para disfrutar del día habrá que recorrer el Parque de Cradle Mountain, el más grande de la isla o apuntarse a alguna de las actividades opcionales de aire libre que se ofrecen. Alojamiento en la zona del Parque Nacional.



Día 8. Devolución del coche de alquiler en el aeropuerto de Lauceston y salida en vuelo con destino a Sidney.



Días 9 y 10. Estancia en Sidney. 
Sobre una hermosa bahía se ubica la ciudad más antigua de Australia, Sidney. Un par de días darán tiempo a conocerla y a disfrutar de su privilegiado entorno. Entre los lugares a visitar no podrán faltar Hyde Park, Darling Harbour, los barrios de Chinatown y Paddington, y su espléndida bahía -The Rocks Bay-, donde se halla el más célebre edificio de la ciudad, el Sidney Opera House.



Día 11. Desde el aeropuerto de Sidney se saldrá en vuelo con destino Ayers Rock. Recogida de un coche de alquiler 4 x 4. 
Por la tarde, una excelente forma de conocer el lugar puede ser la visita al Parque Nacional Uluru para contemplar al atardecer la inmensa mole de piedra que emerge sobre el horizonte plano del desierto y que parece crear un paisaje de ficción.



Día 12. Protegido por el Parque Nacional Uluru, Ayers Rock es, junto con los canguros, una de las principales señas de identidad de Australia. Para los aborígenes posee un profundo significado espiritual y mágico: aquí han acudido durante más de 25.000 años como parte imprescindible de su cultura y religión. 
También habrá que acercarse a los Olgas, conjunto de formaciones rocosas, de formas insólitas, que han hecho famosa a la región. Y finalmente, se saldrá por carretera hacia Kings Canyon, donde se hará noche.



Día 13. El Outback australiano es el corazón desértico del continente. Quienes lo deseen podrán hacer una caminata en Kings Canyon antes de salir en coche hacia Alice Springs. Kings Canyon y Alice Springs no son más que minúsculas capitales que han hecho habitable y transitable este desierto. Conducir por la región es sumergirse en un paisaje único y extremadamente duro. El Parque Nacional de Watarrka, en el camino, dará buena medida de la naturaleza virgen que envuelve al desierto. Noche en Alice Springs.



Día 14. Devolución del coche y salida en vuelo hacia Cairns donde se recoge un nuevo coche de alquiler para llegar por carretera a Port Douglas. Noche en Port Douglas.



Días 15 y 16. Estancia en Port Douglas.
Port Douglas es el mejor lugar para disfrutar de las playas, el sol y del extraordinario espectáculo de la Barrera de Coral. Una navegación en catamarán hasta la Barrera de Coral ocupará buena parte de un día y permitirá gozar de los más sorprendentes paisajes marinos. Al día siguiente, quien lo desee podrá visitar el Parque Nacional Daintree, en un entorno de vegetación tropical y de bosque lluvioso. Y quien lo prefiera, podrá pasar el día tomando el sol plácidamente en la playa, descansando y disfrutando de un día tranquilo.



Día 17. Finalmente, habrá que regresar a Cairns y devolver el coche en el aeropuerto. Y desde allí, volar a Singapur y a Londres, antes de aterrizar en Madrid, a donde se llega el día 18.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.