Australia y Nueva Zelanda

Te gustará

Disfrutar unos paisajes espectaculares y casi vírgenes.

Navegar por el río Dart en un estrecho valle rodeado de montañas.

Recorrer los espectaculares glaciares de Westland.

Bucear en la gran barrera de coral en la isla Hayman.

 

Día 1. Salida en vuelo con destino Sidney y escala en Londres. Noche a bordo.



Día 2. Llegada a Sidney. Recepción, traslado y alojamiento en el hotel. Noche.



Días 3 y 4. Estancia en Sidney.
La ciudad más antigua de Australia, ubicada junto a una amplia y luminosa bahía, es una población viva y cosmopolita. Habrá que visitarla y disfrutar de ella, paseando por el puerto, navegando por sus aguas, o saboreando una exquisita cena junto al mar. No podrá faltar una visita a Hyde Park, Darling Harbour, los barrios de Chinatown y Paddington, y a su espléndida bahía -The Rocks Bay-, donde se halla el edificio que ha hecho célebre a la ciudad: la Sidney Opera House.



Día 5. Desde el aeropuerto de Sidney se saldrá en vuelo con destino a Christchurch, en Nueva Zelanda.
Nueva Zelanda tiene fama por su naturaleza espléndida y por sus magníficos paisajes. De las dos islas, la del sur es la que mayores atractivos ofrece. Christchurch es una de las poblaciones más pintorescas y acogedoras del país. Se la considera la más inglesa de las ciudades fuera de las islas británicas y será, sin duda, un excelente lugar para empezar a tomar contacto con el país. Recogida en el aeropuerto de un coche de alquiler. Alojamiento en Christchurch.



Día 6. La naturaleza montañosa de la isla se hace inmediatamente presente al viajero. Saliendo por carretera hacia la costa oeste, se cruzarán los neveros de los Alpes neozelandeses a través del impresionante Arthur Pass. Luego, llegados a la costa del mar de Tasmania, hay que tomar la carretera que discurre, en dirección sur, hacia Franz Josef Glacier, por donde se accede a la entrada al Parque Nacional Westland. Noche en Franz Josef.



Día 7. Estancia en Franz Josef.
Qué duda cabe de que los paisajes son uno de los grandes atractivos de Nueva Zelanda. La visita a los impresionantes glaciares Fox y Franz Josef será una excelente forma de pasar el día.



Día 8. Salida por carretera hacia Queenstown, atravesando una región prácticamente virgen entre lagos y montañas. Emplazada a orillas del lago Wakatipu y a los pies de los Alpes del sur, Queenstown se ha convertido en la zona de recreo más popular del país. Habrá tiempo para pasear junto al lago o para preparar la práctica de alguno de los deportes de aventura que se ofrecen por los alrededores. Alojamiento en la ciudad.



Día 9. Las montañas, la nieve y los ríos de aguas vivas se prestan a toda clase de aventuras. En coche se llegará desde Queenstown a Glenorchy y allí se participará en una excursión de Dart River Safaris para navegar por la corriente que discurre por estrechos valles en un recorrido lleno de emoción. Finalmente, se hará noche en Te Anau.



Día 10. No puede faltar en el viaje la excursión en barco a través del mítico Milford Sound, el fiordo más imponente de la costa occidental y una auténtica delicia para cualquier amante de los espacios naturales. Desde Te Anau un autobús llevará a Milford Sound donde se efectuará el embarque. La navegación a través del fiordo será una experiencia inolvidable. Al término de ella se regresará a Queenstown donde se hará noche.



Día 11. Estancia en Queenstown.
Los atractivos de Queenstown son numerosos y merece la pena aprovecharlos. Por ello se dispondrá de un día libre para disfrutar con tranquilidad de la ciudad, de los alicientes que ofrece y para que los màs activos tengan ocasión de apuntarse a alguna otra actividad ‘outdoor’ que desde ella pueden realizarse. Noche.



Día 12. Tras devolver el coche de alquiler, desde Queenstown habrá que volar a Auckland, la capital económica y la ciudad más poblada de Nueva Zelanda. Tiene un perfil moderno y una afinidad natural por el mar. No en balde se encuentra enclavada en un angosto istmo de menos de 11 kilómetros de anchura. Noche en la ciudad.



Día 13. Un vuelo de Auckland a Brisbane y de ahí a Hamilton Island llevará al noroeste de Australia, la región más soleada y más celebrada por su clima y por sus playas. Seguidamente, un barco conducirá hasta Haymand Island.



Días 14 y 15. Estancia en Hayman Island.
La isla es un paraíso para gozar de la arena, del agua del mar y del sol. Además, la proximidad a la Barrera de Coral la convierte en un lugar privilegiado para los amantes del buceo o simplemente para quines quieran disfrutar de los paisajes marinos más bellos. Un par de días en la isla ayudarán a descansar del viaje y a gozar de un ambiente tranquilo y al mismo tiempo lleno de emociones.



Día 16. Es hora de emprender el regreso. De nuevo en Hamilton Island, se volará a Cairns, ya en el continente. Y de ahí se tomará el avión con escalas en Singapur y Londres, que conecta con el vuelo a Madrid.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.