Nueva Zelanda y Bora Bora

Te gustará

Explorar Rotorua y sus paisajes lunares, con piscinas de barro y géiseres sorprendentes.

Navegar por el Mitford Sound entre espectaculares rocas cubiertas de vegetación.

Disfrutar Bora Bora, un paraíso tropical de aguas azulísimas.

 

Día 1. Salida en vuelo regular con destino Auckland. Noche en vuelo.



Día 2. En vuelo.



Día 3. Llegada a Auckland a primera hora de la mañana. Recepción y traslado al hotel. Día entero en la ciudad.
Auckland es la capital económica y la ciudad más poblada de Nueva Zelanda. Tiene un perfil moderno y una afinidad natural por el mar, no en balde se encuentra situada en un angosto istmo de menos de 11 kilómetros de anchura. En una de sus orillas está la bahía de Waitemata que se abre hacia el este al golfo de Hauraki y al océano Pacífico. Y en la otra, la bahía de Manukau, que mira al oeste y al Mar de Tasmania, que separa Nueva Zelanda de Australia.



Día 4. Recogida de un coche de alquiler y salida por carretera en dirección a Rotorua, donde se hará noche.



Día 5. Estancia en Rotorua.
Apodada la ciudad del azufre, Rotorua se huele antes de llegar a verse. Se la conoce debido a la intensísima actividad termal que registra: fuentes, piscinas de barro, géiseres y torrentes de agua caliente surgen por toda la ciudad, cubriéndola con un peculiar olor. Muchos visitantes acuden a ella para disfrutar de sus aguas y del particular paisaje que en torno a ellas se ha creado. Pero también, por su privilegiada ubicación a orillas del lago, que tiene fama de ser el mejor lugar del mundo para la pesca de la trucha.
En Rotorua vive una tercera parte de toda la población maorí de Nueva Zelanda, lo que supone que, como en ningún otro sitio, permanezcan arraigadas las tradiciones indígenas.



Día 6. Devolución del coche en el aeropuerto y salida en vuelo hacia Queenstown. Una vez en destino, un nuevo coche de alquiler servirá para llegar a Te Anau.
Te Anau, en la región de los fiordos se halla en el extremo de un extenso lago de aguas cristalinas y en medio de unos paisajes privilegiados. Visitar la ciudad, recorrer los alrededores o hacer alguna actividad de aire libre ocupará sobradamente lo que queda del día. Noche en Te Anau.



Día 7. En cualquier viaje por la región no debiera faltar una navegación por los fiordos. Por ello, saliendo de Te Anau, será cuestión de apuntarse a la excursión en barco que discurre por las aguas del mítico Milford Sound, el fiordo más imponente de la costa occidental y una auténtica delicia para cualquier amante de los espacios naturales. La navegación a través de él será una experiencia inolvidable. Luego habrá que dirigirse a Queenstown, donde se hará noche.



Día 8. Emplazada a orillas del lago Wakatipu y a los pies de los Alpes del sur, Queenstown se ha convertido en la zona de recreo más popular del país. Un día entero dedicado a ella dará tiempo para pasear junto al lago o para preparar la práctica de alguno de los deportes de aventura que se ofrecen por los alrededores. Alojamiento en la ciudad.



Día 9. Atravesando una región prácticamente virgen entre lagos y montañas. Se llegará a Mount Cook. El Monte Cook es el pico más alto de los Alpes Neozelandeses. Su entorno está protegido por un parque nacional en el que conviven los glaciares que se descuelgan por las laderas de la gran montaña y los bosques tropicales húmedos donde se desarrolla una poderosa vegetación. Recorrer el parque, andar por él y gozar de su extraordinaria naturaleza será la mejor forma de pasar el día. Noche en Mount Cook.



Día 10. Por carretera habrá que dirigirse a Christchurch.
Christchurch es una de las poblaciones más pintorescas y acogedoras del país. Se la considera la más inglesa de las ciudades fuera de las islas británicas y será, sin duda, un excelente lugar de despedida de Nueva Zelanda. Alojamiento en Christchurch.



Día 11. En el aeropuerto se devolverá el coche de alquiler y desde ahí se volará a Auckland para hacer la conexión con el vuelo a Papeete, la capital de Tahití.
Debido a que se cruza la línea horaria internacional, se llega a Tahití con fecha del día anterior. Recepción y traslado al hotel. Tahití es la más grande de las islas del archipiélago de la Sociedad, el más bello de los que componen la Polinesia Francesa. Noche en Papeete.



Día 12. (Día 11 del calendario). Traslado al aeropuerto y vuelo a Bora Bora. Recepción y traslado al hotel. Alojamiento en la isla.



Días 13 a 16. (12 a 15). Estancia en Bora Bora. Con su exuberante vegetación, sus picos volcánicos y su incomparable laguna de múltiples colores, Bora Bora es la encarnación de la isla tropical. El sol, las aguas transparentes, la arena y la atmósfera siempre limpia serán los acompañantes para unos días de descanso en un entorno paradisíaco.



Día 17. (16). Traslado al aeropuerto y vuelo a Papeete en Tahití donde se embarca con destino a Los Ángeles.



Día 18. (17). En Los Angeles conexión con el vuelo a Londres para tomar el vuelo a Madrid a donde se llega el día 19 (18).

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.