EE.UU.: Costa Este

Te interesará

- Hacer un breve recorrido por la capital, Washington

- Recorrer alguna de las mejores carreteras panorámicas de los EE.UU.

- Dejarte envolver por la naturaleza en su estado más puro

- Disfrutar del ambiente de ciudades como Charleston, San Agustín o Miami

 

Día 1. Salida en vuelo regular hacia Washington. Llegada y alojamiento en el hotel.


 

Día 2. WASHINGTON es una ciudad muy especial en los Estados Unidos. Su aspecto ya es diferente al de todas las demás, con su perfil de casas bajas y los grandes espacios abiertos frente a los edificios más notables. Nadie es extranjero en Washington y de ahí el interés de la ciudad. Sólo los museos, de los más diversos perfiles y todos extraordinarios, pueden ocupar varios días de visita. Pero no se trata de agotar la capital. Por ello, le dedicaremos un día que servirá para ver lo más importante y para tomarle el pulso a la ciudad. Noche en Washington.


 

Día 3. Conducir en los Estados Unidos resulta fácil y da toda la libertad para moverse al gusto de cada cual. A una hora y media de Washington por carretera se encuentra la entrada al Parque Nacional de SHENANDOAH. Subido al lomo de los montes Apalaches se rodea de unas alturas que no alcanzan a las de los parques de las Rocosas pero en cuanto a frondosidad, a fauna y a paisajes no tiene nada que envidiarles. Una naturaleza espléndida acompañará el camino a lo largo de la SKYLINE DRIVE, la carretera que discurre hacia el sur hasta Lewis Cabins donde termina la etapa.


 

Día 4. Queda aún la mitad del parque por recorrer y habrá que hacerlo a la velocidad limitada que establecen las normas. Pero las paradas para tomar algún sendero apetecible que recorrer a pie, visitar una cascada, acercarse a un curso de agua o contemplar los ciervos o osos que se encontrarán en el camino tampoco invitan a tomarse el recorrido con prisas. Llegado un momento, el parque se corta y la Skyline Drive se convierte en la BLUE RIDGE PARKWAY pero sin que el paisaje pierda espectacularidad. De nuevo osos, montañas y bosques inmaculados envuelven el camino y aseguran una experiencia para recordar. Fin de etapa en ROANOKE.


 

Día 5. Al amparo todavía de los Apalaches, la Blue Ridge Parkway desciende por territorio cherokee, siguiendo el curso del río, mientras deja el estado de Virginia y entra en Carolina del Norte. Los paisajes varían, se agostan, vuelven a hacerse frondosos y en conjunto despliegan todo el juego de matices que marca el paso desde los estados del Norte hasta los del Sur. ASHEVILLE será excelente para hacer noche.


 

Día 6. No terminan aún las ocasiones de sorprenderse con la naturaleza. Muy cerca de Asheville está el Parque Nacional de las GREAT SMOKY MOUNTAINS un espacio de clima brumoso entre montañas cubiertas de bosque cuya atmósfera sugiere la imagen del humo en continuo movimiento mecido por el aire. El parque y las caminatas que se pueden efectuar en él darán entretenimiento sobrado para todo el día. Noche en Asheville.


 

Día 7. Si las montañas y el bosque han sido hasta ahora los compañeros del viaje, el llano litoral y las ciudades serán los protagonistas de ahora en adelante. Desde Asheville se emprenderá camino hacia Charleston, donde se hará noche.


 

Día 8. CHARLESTON es la América de 'Lo que el viento se llevó' y quizás por ello es una ciudad poco conocida. Representa una mirada al pasado como le hubiera gustado ser: con un toque señorial y provinciano, bien cuidada, armoniosa... Encajada a orillas de dos ríos en su desembocadura en el mar, goza de la atmósfera casi tropical de las ciudades del sur y del toque de indolente superioridad de quienes presumen de un pasado francés. Pasear por ella será la más grata de las ocupaciones. Noche en Charlestón.


 

Día 9. SAVANNAH está a un par de horas de Charleston, también a orillas de un río. Es una ciudad negra y como tal una joya que ayuda a ponerle, no solo cara, sino también alma, a los estados de Sur. Además de visitar la ciudad, una navegación en un barco de ruedas como los de la época de Mark Twain, pondrá en situación a los viajeros y les dará la oportunidad de conocer mejor estas tierras bajas, de cultivos extensos. Noche en Charleston.


 

Día 10. Cada ciudad en este viaje tiene su sello distintivo y el de SAN AGUSTÍN es el español. Aquí es donde el almirante Pedro Menéndez de Avilés arribó a Florida y donde levantó el fuerte de San Marcos que aún se visita. Es la ciudad 'europea', más antigua de los Estados Unidos. Y fue un refugio para los esclavos que escapaban de las plantaciones norteamericanas para acogerse a la ley mucho más benévola de la corona española. Edificios coloniales, iglesias, calles y plazas conservan en el casco antiguo un agradable sabor español, que los lugareños conservan como propio. Noche en San Agustín.


 

Día 11. La América más moderna se abre paso también en este recorrido. El Centro Espacial J.F. Kennedy es una visita obligada llena de recuerdos sobre los pasos más espectaculares de la exploración del espacio. Lanzaderas, cohetes, trajes y toda clase de instrumentos, algunos de ellos de dimensiones enormes se conservan para componer este singular parque temático. Noche en Orlando.


 

Día 12. ORLANDO, cuando se habla de parques temáticos, es una referencia para todo el planeta. En un día habrá tiempo de visitar uno, pero no más. Y habrá que visitarlo sabiendo que los de Orlando son parques en continua renovación: nuevas atracciones, nuevos ambientes, nuevos personajes, nuevas aventuras se añaden a los anteriores para mantenerse como una fuente inagotable de sorpresas. Magic Kingdom, Mistery Islands o Universal se disputarán el interés, dependiendo en buena parte de las edades, y asegurarán entretenimiento para toda la jornada. Noche en Orlando. 


 

Día 13. MIAMI no podía faltar en un recorrido de norte a sur por la costa este de los Estados Unidos. Desde Orlando, se emprenderá camino hacia la capital latina y se aprovechará para hacer una visita a los Everglades, las tierras pantanosas del sur de Florida. Noche en Miami.


 

Día 14. Modernidad, art decó, playas, sabor cubano, nuevos ricos, parques, malls donde hacer las mejores compras, mojitos, excursiones a los cayos y muchas cosas más forman parte del cóctel que compone Miami. Hay ciudad para todos los gustos, en un clima siempre cálido que acompañará a los viajeros. Noche en Miami.


 

Día 15. Es el último día de viaje y dejará todavía muchas horas para disfrutar de la capital de Florida. Por la tarde habrá llegado el momento de dirigirse al aeropuerto para embarcar de regreso a España a donde se llega el día 16.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.