Costa Rica con niños

Costa Rica es el lugar ideal para viajar con niños. El clima es bueno, la gente amable, el ambiente pacífico y los paisajes y la vida al aire libre espléndidos. Montañas, playas, parques naturales, volcanes y bosques tropicales ofrecen todos los componentes para una aventura que resultará llena de emociones y siempre divertida.

Costa Rica es el lugar ideal para viajar con niños. El clima es bueno, la gente amable, el ambiente pacífico y los paisajes y la vida al aire libre espléndidos. Montañas, playas, parques naturales, volcanes y bosques tropicales ofrecen todos los componentes para una aventura que resultará llena de emociones y siempre divertida.

Conducir va a ser fácil y disponer de un coche de alquiler para ir de un lugar a otro dará toda la libertad para hacer el viaje al gusto de cada cual.  La variedad de los paisajes y de los planes en cada uno de los lugares por los que discurre el viaje serán experiencias para recordar siempre.

 

Día 1º. Salida de Madrid al medio día y llegada a San José a última hora de la tarde.


 

Día 2º. SAN JOSÉ es una capital pequeña, moderna, ordenada y activa. Sus gentes son de una amabilidad exquisita. Sus museos sorprenden por su número y variedad: el del jade, el Nacional, el del oro precolombino, el de insectos, el de fotografías antiguas...Y sus alrededores, en el Valle Central, ofrecen toda la diversidad de atractivos: reservas zoológicas, como la de mariposas en Guácimo o la de aves cerca de Atenas, pueblos típicos como Zarcero y Orosí o artesanos como Sarchí, reservas naturales como el Refugio de Vida Silvestre de Tapantí o volcanes como el de Poás, aún activo y protegido por un parque nacional. Un día en San José obligará a elegir entre alguno de los planes posibles y dejar pendientes muchas cosas que hacer para el final del viaje.


 

Día 3º. La naturaleza es, cómo no, la atracción más espectacular que ofrece Costa Rica y para los chicos un continuo mar de sorpresas. En autobús se tomará la dirección al Caribe y en el camino se atravesará la reserva natural de Braulio Carrillo, un bosque pluvioso, de vegetación espesa y atmósfera húmeda donde empezarse a familiarizar con los paisajes típicos del país. En la costa, el Parque Nacional de TORTUGUERO conjuga la tierra y el mar para crear un espacio de importancia única para diversas especies de tortugas. Se organiza en torno a una barra paralela al litoral -a la que hay que llegar en barco tras una emocionante navegación- y a los canales que con ella se forman. Aquí, las carey, las baula y sobre todo las tortugas verdes desovan y han hecho del lugar su refugio. Los guías ayudarán a conocer el parque, a observar su fauna y a contemplar -siempre que se pueda- el espectáculo único del desove. Noche en el parque.


 

Día 4º. En barco, de nuevo, se regresa a tierra firme, donde se tomará un todoterreno -sin conductor- con el que continuar el viaje. Habrá que dirigirse al interior del país, recorriendo diversos paisajes, hasta terminar en CHACHAGUA, próximo a el Arenal. Un bosque pluvioso rodea el hotel y permitirá, adentrándose por sus caminos, familiarizarse con sus árboles y plantas y sentirse en pleno contacto con la naturaleza más frondosa.


 

Día 5º. El paisaje centroamericano es, en muchos casos, espectacular. ARENAL es el lugar óptimo para visitar uno de los más famosos volcanes, en continua actividad, con sus pequeñas -y sin duda muy impresionantes- erupciones. Y para gozar, también, del lago que se extiende a sus pies y de la región de balnearios que se alimenta de las aguas termales que brotan del subsuelo. El río Tabacón, por el que discurren aguas calientes, será un buen lugar donde bañarse y disfrutar del aire libre. Lo mismo que la excursión a la catarata de Fortuna o el recorrido por la ruta que circunda el lago. De noche, desde el hotel del Observatorio, se escuchará, imponente, el rugido del volcán.


 

Día 6º. Desde El Arenal habrá que dirigirse al mar, pero esta vez a la costa del Pacífico. Con el coche se llegará hasta TAMARINDO, para alojarse junto a un playa, en un lugar ideal donde tomar el sol, descansar y disfrutar del agua. Alguna excursión a las islas próximas o por el parque marino de las Baulas de Guanacaste serán planes excelentes para quienes en lugar de quedarse quietos, deseen moverse por los alrededores.


 

Día 7º. Regresando a las tierras elevadas del interior, se llegará a MONTEVERDE. Aquí se ha creado una reserva biológica en plena montaña, ampliamente reconocida por su flora y su fauna. Monteverde se desarrolla en torno a una colonia cuáquera. La visita a su explotación agrícola, a su famoso jardín de mariposas, a su serpentario, al trapiche y, sobre todo, el recorrido por la vecina reserva de bosque nuboso ocuparán todo el tiempo disponible.


 

Días 8º y . De vuelta a la región del Pacífico, se encuentra QUEPOS, a la puerta del Parque Nacional MANUEL ANTONIO. Abierto al mar, con playas rodeadas de espesa vegetación tropical, rocas y vistas extraordinarias sobre el océano y las islas próximas, es uno de los lugares mejor conservados de Costa Rica. Dos días servirán para recorrer los numerosos senderos que atraviesan el parque y para familiarizarse con su rica vegetación y su fauna.


 

Día 10º. Habrá que pensar en el regreso y tomar el camino que lleva a SAN JOSÉ. Allí se podrá descansar del camino y aprovechar para hacer las últimas compras o visitar cualquiera de las cosas que quedaron pendientes al principio del viaje.


 

Día 11º. Por la mañana, regreso en avión a Madrid, con llegada a primera hora de la mañana del día 12º.

¿Cuánto cuesta mi viaje?

Todos nuestros viajes son a medida y puedes rediseñarlos a tu gusto. Para conocer el precio exacto de tu viaje propón los cambios que desees sobre el programa que te sugerimos - duración, fecha de salida, servicios...- y pídenos presupuesto con toda libertad. Uno de nuestros expertos lo elaborará para ti.