Sicilia con niños

Montañas, playas, templos griegos, catedrales normandas, palacios barrocos, mosaicos romanos y bizantinos, paisajes variados entre los que aparece incluso un gran volcán, una cocina que resulta familiar y un agradable recorrido en coche de alquiler, conduciendo al propio ritmo, aseguran un viaje todo el tiempo interesante y repleto de emociones para toda la familia.

Sicilia tiene el atractivo del mar y de unos paisajes de montaña espléndidos. Se compone de mil escenarios distintos, con rincones llenos de encanto y con pueblos y ciudades de la personalidad más variada. Nada mejor que recorrerla en coche parando en el camino para visitar lo más apetecible, que va a ser mucho, y que llamará la atención tanto de mayores como de pequeños.

 

Día 1º. Salida de Madrid, con escala en Roma y destino final Palermo, donde se hará noche.


 

Días 2º y. PALERMO hay que saberla ver. En sus barrios antiguos, avejentados, se palpa la atmósfera de una ciudad cargada de historia y de un sabor Mediterráneo que se siente en cada uno de sus rincones. Quizá por ello lanza un continuo recuerdo a Barcelona o a Valencia, pero un recuerdo definitivamente italiano: vivo, barroco y sensual. Eligiendo y sin querer verlo todo habrá que visitar, paseando, su casco antiguo, sus monumentos, sus iglesias y museos, el barrio del mercado, las catacumbas... Pero también -en coche- habrá que ver los alrededores. Muy cerca, MONREALE resulta impresionante. Ofrece el espectáculo de los mosaicos de su extraordinaria catedral normanda - a cuyo tejado no estará de más subir-. Algo más lejos BAGHERIA, dejará ver las nobles mansiones del s. XVIII que los ricos palermitanos hicieron construir fuera de la ciudad. Y, sobre todo, CEFALÚ mostrará el encanto de un pueblo a orillas del mar, con siglos de historia presente en sus calles, llenas de vida, y en sus viejos edificios.


 

Día 4º. Dejar la Palermo servirá para conocer los paisajes interiores, asomarse al litoral del sur y dejarse impresionar por el pasado clásico de la isla. El templo de SEGESTA, equilibrado y solitario, es trasladarse muchos siglos atrás, cuando en la isla vivían los griegos y los romanos, y las ruinas de SELINUNTE, tocando al mar, se convierten en auténtico espectáculo al dejarse envolver por un laberinto de capiteles y restos de columnas amontonados en el suelo. Noche en Agrigento.


 

Día 5º. Para terminar de imaginarse la Sicilia de la época helenística y romana, nada como visitar el Valle de los Templos de AGRIGENTO. En lo alto de una loma, uno tras otro se suceden templos, villas, monumentos rescatados del pasado, que nos acercan a lo que fue una próspera ciudad con orígenes griegos y hoy un conjunto arqueológico excepcional. Museos y arqueología aparte, la ciudad de Agrigento, con sus pendientes, con barrios antiguos plagados de interés, por los que dejarse llevar a través de intrincadas calles, con sus animadas terrazas donde tomar un refresco o un helado completan el panorama de un día lleno de distracciones. Noche en Agrigento.


 

Día 6º. Hay que atravesar el interior de la isla para llegar a Taormina. Un interior montañoso, de paisajes cambiantes, será la mejor manera de familiarizarse con la dureza del relieve siciliano y permitirá -con algún pequeño desvío- acercarse a alguna de las capitales de tierra adentro (Caltanissetta, Enna...). Pero sobre todo llevará a PIAZZA ARMERINA. Aquí, en lo que era un lugar aislado, se descubrió la más desbordante colección de mosaicos romanos que pueda imaginarse. La visita no deja indiferente a nadie porque es lo más parecido a pisar la antigua Roma. Una Roma de verdad y no de cuento. En la espléndida ciudad de Taormina finalizará la etapa.


 

Día 7º. La luz, el aire, los paisajes deslumbrantes se dan cita en TAORMINA, subida en lo alto de una roca, sobre el borde del mar. Con sus playas, su teatro romano, sus calles medievales y la figura del Etna humeante como telón de fondo resulta única. Una visita a la ciudad, un baño en alguna de las playas próximas y una excursión por el entorno impresionante que acompaña la subida al volcán serán un plan excelente para aprovechar el día. Noche en Catania.


 

Día 8º. CATANIA es la capital del levante siciliano. Barroca, con iglesias y monumentos imponentes, manifiesta su antigua opulencia e invita a pasear por sus calles y plazas. Será un plan entretenido descubrir alguno de sus rincones, pero tanto como Catania, será un plan estupendo visitar SIRACUSA. No está lejos y es una maravilla, rodeada de mar, con restos antiguos y barrocos, que transportarán a toda la familia hasta otra época. Noche en Catania.


 

Día 9º. Es hora de regresar. Dependiendo del vuelo, un paseo por Catania permitirá saborearla con más tranquilidad y aprovechar para hacer las últimas compras. Luego, será cuestión de llegar hasta el aeropuerto, para embarcar con destino a casa.

 

¿Cuánto cuesta mi viaje?

Todos nuestros viajes son a medida y puedes rediseñarlos a tu gusto. Para conocer el precio exacto de tu viaje propón los cambios que desees sobre el programa que te sugerimos - duración, fecha de salida, servicios...- y pídenos presupuesto con toda libertad. Uno de nuestros expertos lo elaborará para ti.