La Costa Dálmata con niños

Combinar tierra y mar, lagos y islas, paisajes de montaña y playas, pequeñas ciudades mirando al mar y algún que otro monumento será la mejor fórmula para que disfruten a la vez mayores y pequeños. La Costa Dálmata tiene todo ello en un recorrido pequeño, para ir haciendo en etapas, sin tener la sensación de que se repiten los días. Seguir el curso del mar por una carretera sinuosa y en trayectos cortos será entretenido todo el tiempo. Dar un salto a una isla y hacer una pequeña navegación en ferry, añadirá una experiencia novedosa al recorrido por tierra. Pasear por pequeñas ciudades medievales rodeadas de mar ofrecerá la ocasión de salir del presente para dejarse envolver por el ambiente de épocas pasadas. Entrar en parques como Plivice o Krka supondrá una novedad en los paisajes conocidos que pasan de áridos a verdes, con bosques que se llenan de senderos y que discurren entre llamativas cascadas y riachuelos de vivas corrientes.

La Costa Dálmata está llena de atractivos, goza de la alegría del Mediterráneo y de gente acogedora y ofrece todos los servicios que hacen un viaje cómodo para que disfrute de él toda la familia.

Mar, pequeños puertos, ciudades medievales, parques naturales, paisajes exóticos, islas... se reúnen en la costa Dálmata en un viaje tan variado y cómodo de hacer como lleno de sorpresas agradables para todos. Empezando por un extremo del recorrido -Dubrovnik, aunque los vuelos pueden aconsejar hacer el recorrido en sentido contrario- el viaje discurrirá por la costa en etapas cortas y desplazándose en coche de alquiler. La libertad para parar donde plazca y entretenerse allí donde cada cual se sienta  más a gusto hará del viaje una pequeña aventura, grata en cada momento, que tandrá en vilo a los más jóvenes y mantendrá también vivo el interés de los mayores.

 

Día 1º. Salida de Madrid con destino a Zagreb y, en un vuelo doméstico, a Dubrovnik.


 

Día 2º. DUBROVNIC es una ciudad singular. Tiene la grandeza de las ciudades históricas y la belleza de sus casas, palacios e iglesias y de su localización incomparable. Recorrer el camino que discurre por encima de la muralla siguiendo la línea del mar, acercarse al puerto y asomarse a las iglesias o perderse por las callejuelas que se encaraman por la pendiente será un divertimiento asegurado. Luego, tomar el coche y recorrer los alrededores -Trsteno, para ver el Arboreum- y Cavtat para a familiarizarse con esos paisajes donde se mezclan la tierra y el mar y que forman la esencia misma de la costa dálmata completará un día tan variado como lleno de emociones. Noche en Dubrovnik.


 

Día 3º. Bordear el mar nunca es aburrido. La costa aparece en el horizonte acompañada de islas, cualquiera de las cuales podría elegirse para disfrutar de sus atractivos. Un corto itinerario en ferry conduce hasta HVAR, la más larga de todas, cubierta en primavera por el tono azulado de la lavanda que da a su atmósfera un aroma especial. Las playas y los pequeños pueblos costeros se alcanzan tras pequeños desvíos que salen de la carretera que la atraviesa. En su extremo, la capital, Hvar es la más veneciana de las ciudades de las islas y una auténtica joya. Aparece plácidamente instalada a orillas del mar, con su catedral, dedicada a San Esteban, y su campanario que parece traído directamente de Italia, y con su histórico teatro. Noche en Hvar.


 

Día 4º. Excursiones recorriendo la isla, paradas en alguna playa o en alguún pequeño puerto ocuparán buena parte del día. A media tarde, otro ferry, esta vez en dirección a SPLIT, permitirá regresar al continente. Hallar ruinas romanas en el Mediterráneo no parece algo excepcional. Pero hallar un palacio como el que Diocleciano mandó construir frente al mar sí es algo totalmente único. Enorme, con sus potentes muros todavía en pie y formando parte de la ciudad de hoy, ofrece la oportunidad de sentirse en la propia Roma. Noche en Split.


 

Día 5º. Tras una breve visita matutina al centro histórico de Split, se emprenderá de nuevo el camino. Trogir, cuya ciudad primitiva, construida en un islote, le dio el nombre de Pequeña Venecia, y  Sibenik, con su famosa catedral situada en el barrio antiguo, serán dos paradas posibles. Pero lo que no debe perderse -aún a costa de un pequeño desvío- es el Parque Nacional del Krka. Andar por sus senderos, junto a ríos y cascadas, en medio de un paisaje extraordinario, va a resultar el más gratificante de los planes. Por último, ZADAR servirá como final de etapa.


 

Día 6º. Zadar es una ciudad histórica. Está situada en una península que penetra en el mar y tiene el atractivo de esa combinación de tierra y agua que da el carácter a las ciudades marineras. Después de pasear por sus calles, llega el momento de abandonar la costa y dirigirse tierra adentro. El interior de Croacia es una sucesión de cadenas montañosas que dan variedad al paisaje y producen una naturaleza especialmente viva. En dirección hacia el norte se llega a Plitvicka Jezera, donde se hará noche.


 

Día 7º. El Parque Nacional de PLITVICE tiene fama más que justificada. Conjuga montañas, riachuelos y cascadas, lagos y bosques. Recorrerlo, detenerse en sus distintos rincones, caminar por ellos, navegar por los lagos y disfrutar de la naturaleza al aire libre será lo mejor para aprovechar el día y hacerse con un paisaje que poco tiene que ver con el que ha acompañado el viaje en días anteriores. Por la tarde, salida hacia ZAGREB, para aprovechar el atardecer y hacer noche.


 

Día 8º. La capital, una ciudad de aire centroeuropeo, de dimensiones abarcables, invita a pasear por sus calles. Llegados aquí, aquél aire mediterráneo lleno de resonancias italianas que se encontraba en los pueblos a orillas del mar se ha perdido por completo. Ahora es el reflejo de Austria el que dibuja el escenario en el que se ha construido la ciudad. La catedral, la iglesia de san Marcos con su inconfundible tejado de colores, los edificios públicos, las nobles casonas están envueltos en un halo de dignidad que hacen pensar en un país distinto. Tras una corta y muy amena visita a la ciudad habrá llegado la hora de volver a casa. Será cuestión de tomar el camino al aeropuerto para salir en avión de regreso a España.

¿Cuánto cuesta mi viaje?

Todos nuestros viajes son a medida y puedes rediseñarlos a tu gusto. Para conocer el precio exacto de tu viaje propón los cambios que desees sobre el programa que te sugerimos - duración, fecha de salida, servicios...- y pídenos presupuesto con toda libertad. Uno de nuestros expertos lo elaborará para ti.