Playas de la Costa Verde de Brasil

Te gustará

Recorrer la  carretera costera que une Sao Paulo y Río, un paisaje de montañas, selva, aguas cristalinas e islas vírgenes.

Bañarte en calas salvajes cerca de Ubatuba.

Tumbarte al sol en una pequeña isla cerca de Paraty.

Bailar samba en Río de Janeiro.

 

Día 1º. Salida de Madrid hacia Sao Paulo, vía Lisboa. Llegada y alojamiento en hotel próximo al aeropuerto.



Día 2º. Sin entrar en Sao Paulo, en un coche con chófer se emprenderá camino hacia Ubatuba. La carretera que lleva a la costa encuentra un paisaje cada vez más frondoso a medida que se acerca al mar. Desde las tierras altas del interior desciende en medio de una rica vegetación y magnificas vistas al océano hasta alcanzar el agua. Llegados a Ubatuba, habrá tiempo para conocer el entorno, dar un paseo por la ciudad y buscar algún lugar agradable donde cenar. Noche en una pousada, en Praia da Fortaleza.



Día 3º. Día en Ubatuba.  
La región de Ubatuba es conocida por sus playas. El litoral, recortado, favorece la formación de numerosas calas hasta las que llega una frondosa vegetación. Algunas de estas calas, al sur de la ciudad, tienen fama en todo el país, pero las del norte son casi desconocidas y se dice que, ocultas en el relieve de la costa, se cuentan entre las más salvajes y bellas de Brasil. Noche en Ubatuba.



Día 4º. Un nuevo trayecto en coche llevará, siguiendo de la costa, camino a Paraty.
Al llegar, el visitante encuentra una hermosa ciudad colonial declarada Patrimonio de la Humanidad. Paraty prosperó espectacularmente en el siglo XVIII como escala en el camino desde Río hacia los yacimientos de oro de Minas Gerais. Fue un puerto importante en el que desembarcaban los mineros y las provisiones para las explotaciones áureas, y también donde se cargaba el oro en los barcos que iban a Europa. El pueblo creció y los ciudadanos que se habían enriquecido emprendieron la construcción de iglesias y casas y el arreglo de calles y plazas. Además del centro histórico, hay que señalar el entorno boscoso de la Mata Atlántica, con sus senderos y cascadas y el Caminho do Ouro, ahora abierto a los turistas. Noche en la ciudad.



Día 5º. Día libre en Paraty.  
La extraordinaria bahía a la que se asoma Paraty posee también, a corta distancia, playas magníficas. Y resguarda pequeñas islas a las que se puede llegar en barcas de alquiler para disfrutar en ellas del agua y del sol. Alojamiento en Paraty.



Día 6º. Temprano, nuevamente por carretera, se alcanza la población costera de Mangaratiba, desde la que sale un barco que conduce a Ilha Grande. A pesar del nombre y de ser la mayor de las islas de la costa, su población no alcanza los tres mil habitantes. Pero su entorno natural es magnífico. Espacios vírgenes, playas de arena blanca, aguas verdes cuya transparencia desvela unos fondos limpios y claros hacen del lugar una experiencia única. Alojamiento en Ilha Grande.



Días 7º y 8º. Dos días en Ilha Grande darán ocasión de descansar al sol, disfrutar de la playa y olvidarse del mundo. Noches en una pousada.



Día 9º. En barco, habrá que regresar a puerto y de ahí, por carretera, seguir camino hasta Río de Janeiro donde se hará noche.



Día 10º. Estancia en Río de Janeiro.  
Río está asentada entre un fondo de montañas cubiertas de tupida vegetación y el mar, y goza del más espléndido de los paisajes. Su magnífica costa incluye excelentes playas y bahías, salpicadas de islas. Pasear por las famosas playas de Flamengo, Copacabana e Ipanema y tomar el sol o remojarse en ellas, se convierte en un continuo espectáculo al que el paisaje y las gentes contribuyen a partes iguales.
No pueden faltar dos visitas -ambas incluidas en el viaje. Una, al famoso Pan de Azúcar, para contemplar desde lo alto el panorama inigualable de la bahía. La otra, al pico del Corcovado, verdadero símbolo de la ciudad, en cuya cima se encuentra la famosa estatua del Cristo Redentor, desde donde se divisan las más espectaculares panorámicas. Noche.



Día 11º. Rio es un espectáculo y cualquier paseo por sus calles o por las playas un entretenimiento sin igual. Un día libre, permitirá gozar de la ciudad y dará ocasión a quien lo desee de visitar alguna escuela de samba, de sobrevolarla en helicóptero, de hacer un recorrido por sus alrededores y en todos los casos de disfrutar de su ambiente. Noche en la ciudad.



Día 12º. La mayor parte del día podrá dedicarse aún a Rio de Janeiro y a cuantas atracciones ofrece. Pero no habrá que olvidar que el viaje está a punto de terminar. Por la noche, será cuestión de emprender el regreso. Conducidos al aeropuerto, se tomará el vuelo a Madrid, vía Lisboa, que llega el día 13º a primera hora de la mañana.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.