Las playas del nordeste de Brasil, a tu aire

Te gustará

Pasear por la pequeña ciudad colonial de Olinda.

Nadar con los delfines en Fernando de Noronha y bucear en sus limpísimas aguas.

Disfrutar una caipirinha mientras escuchas música en Salvador de Bahía.

 

Día 1º. Salida de Madrid con escala en Lisboa y destino a Recife. A la llegada, conexión con el vuelo a Natal. Traslado al hotel y alojamiento.



Día 2º. Estancia en Natal. 
El litoral de Rio Grande do Norte tiene playas excelentes, de ahí que Natal, la capital del estado, sea punto de destino de muchos amantes del mar y de los paisajes limpios y apartados. Natal es una ciudad agradable. Las playas de la propia ciudad son magníficas y justifican que se les dedique buena parte del día, lo mismo que a las excursiones en buggy, que recorren la orilla en paseos llenos de emoción. Noche en Natal.



Día 3º. Un coche de alquiler dará la libertad necesaria para ajustar el viaje a la propia medida. Emprendiendo camino en dirección sur, se llegará a la Praia da Pipa.  La playa es en muchos tramos de virginidad absoluta, limitada por acantilados y por soberbias dunas. Tanto la propia playa, como las pequeñas calas que siguen la costa hacia el norte y hacia el sur permitirán disfrutar del mar y de todos sus atractivos. Ligeramente alejado del agua, el pueblo tiene la animación necesaria para dar a la estancia la atmósfera más agradable. Noche en Praia da Pipa.



Día 4º. Estancia en Praia da Pipa.
Un día entero se dedicará al lugar para saborearlo sin prisas, para gozar del agua, de la arena y del sol y para descansar fuera del mundo en un entorno de tranquilidad y sosiego. Noche en Praia da Pipa.



Día 5º. Praia da Pipa - Joao Pessoa.
Tomando nuevamente el camino hacia el sur, se llegará a Joao Pessoa. La ciudad mantiene las trazas de su larga historia, en un casco antiguo de agradable sabor. Cuando las casas terminan, a muy pocos kilómetros, las playas, algunas de ellas con corales, serán una excusa para conocer los alrededores y para dejarse llevar por la sensación de que el tiempo no existe. Noche en Joao Pessoa.



Día 6º. Joao Pessao - Olinda.
En coche, siguiendo en paralelo al litoral, se llega a Olinda. La pequeña ciudad, convertida en Patrimonio de la Humanidad, es una joya por ese gusto por el detalle y por la cuidada sensibilidad que tanto caracterizan a lo portugués. Las casas, sus adornos, los colores crean un conjunto que mantiene viva la atmósfera romántica de otros tiempos y esa alegría que parece envolver todo lo brasileño. Una visita guiada por la ciudad, recorriéndola a pie para acercarse a todos sus rincones servirá, por la tarde, para conocer lo principal y familiarizarse con ella. Noche en Olinda.



Día 7º. Olinda- Fernando de Noronha.
De Olinda se llegará a Recife, en cuyo aeropuerto se devolverá el coche de alquiler. De ahí, un vuelo conducirá a la isla de Fernando de Noronha.  Fernando de Noronha está comprendida en un pequeño archipiélago hoy protegido como parque natural. La limpieza de las aguas y la fauna marina hacen de ella un paraíso para los amantes del mar, del submarinismo y de los espacios naturales. Noche.



Días 8º y 9º. Estancia en Fernando de Noronha.
Dos días serán suficientes para conocer las bellezas de la isla y gozar de todo cuanto ofrece. Numerosas playas permiten acercarse al mar, aunque unas pocas tienen el acceso restringido con el fin de preservar la riqueza marina. El buceo, especialmente celebrado por la transparencia de las aguas, la práctica del surf, la navegación, por ejemplo para visitar la bahía de los Delfines donde habita una gran colonia de estos mamíferos marinos, y, por tierra, las excursiones a pie por los distintos rincones de la isla o en buggy serán actividades entre las que repartir el tiempo disponible. Noches.



Día 10º. Fernando de Noronha- Salvador de Bahía.
Un avión llevará de regreso a Recife, para tomar a continuación el vuelo que conduce a Salvador de Bahía. Salvador de Bahía tiene una atmósfera especial y es la más mítica de las ciudades de Brasil. Su población de origen africano le ha dado ese sabor y ese color inconfundibles que reflejan un mundo vivo y expresivo, a la vez que lleno de misterios. En Bahia se conservan, más que en cualquier otro lugar, las tradiciones religiosas africanas y se produce esa mezcla con la cultura colonial cuyo resultado es un barroco brillante y sensual hasta el extremo. Noche en Bahía.



Día 11º. Por la mañana se hará una visita guiada al centro histórico de Bahía. Tras ella, tendrá lugar el traslado a Praia do Forte. Noche.



Día 12º. Praia do Forte está a poca distancia de Salvador de Bahía y es otro de esos espacios privilegiados que Brasil conserva junto al mar. Una playa magnífica, cerca de una reserva de tortugas, dará ocasión de disfrutar del mar y la arena.



Día 13º. La mayor parte del día podrá dedicarse aún a Praia do Forte. Pero habrá que prepararse para el fin de viaje. Por la noche, será cuestión de emprender el regreso a Madrid. Habrá que ir a Salvador y desde su aeropuerto volar a Lisboa, para llegar a destino el día 14º a primera hora de la mañana.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.