Los Parques Nacionales de Estados Unidos

Te gustará

Conducir por paisajes desérticos y sentirte protagonista de una road movie.

Observar las manadas de bisontes en Yellowstone.

Acudir a un espectáculo en Las Vegas, un paraíso artificial que no se parece a ningún otro sitio.

 

Día 1. Salida en vuelo con destino a Salt Lake City. Llegada a última hora de la tarde y noche en la ciudad.



Día 2. Recogida de un coche de alquiler y salida hacia Jackson Hole. En el camino, se puede visitar el parque Grand Teton. Noche en Jackson Hole.



Días 3. En coche se emprenderá camino hacia el Parque Nacional de Yellowstone, en el corazón de las montañas Rocosas. Alojamiento en el área de Yellowstone.



Día 4. Estancia en Yellowstone.
El Parque Nacional de Yellowstone es el mayor y más antiguo de los Estados Unidos. Sus géiseres, fuentes termales, fumarolas, cañones y barrancos hacen de él un lugar extraordinario. La naturaleza se despliega en un sinfín de paisajes de montaña en los que prados y bosques se mezclan con lagos y cascadas, donde viven aún en libertad los últimos grandes mamíferos salvajes del continente americano.



Día 5. Nuevamente en coche y tras una larga jornada se llega a Salt Lake City para hacer noche.



Día 6. Desde Salt Lake City el camino se dirige hacia Moab. Es la población más importante de los Canyonlands. Situada al sureste de Utah, Moab sirve de base para explorar el Parque Nacional de Arches, con su paisaje árido, casi lunar, pero impresionante por la diversidad de sus formaciones rocosas. Sobre la llanura desértica destacan enormes moles de arenisca roja y dorada que componen más de 1.500 arcos naturales de diversas formas y tamaños originados por la acción erosiva del clima. Noche en Moab.



Día 7. Estancia en Moab. 
El objetivo del día será la visita al parque nacional Canyonlands, un conjunto grandioso de cañones, rocas y ríos caudalosos que componen los más bellos panoramas.



Día 8. Prosiguiendo la ruta en coche, se llegará a Bryce Canyon.
A pesar del nombre, más que de un cañón, el Parque se compone de una docena de pequeñas barrancas situadas al este de la cordillera, a la orilla del Paunsaugunt Plateau. Los elementos atmosféricos han esculpido en las paredes rojizas de los desfiladeros un sinfín de formas fantásticas cuyos nombres reflejan la imaginación de quienes las descubrieron hace no tanto tiempo.



Día 9. Salida hacia Kanab, donde se hará noche.



Día 10. Prosiguiendo la ruta en coche, se atraviesan tierras desérticas mil veces contempladas en las películas. Monument Valley, con sus extrañas rocas de arenisca rojiza resulta un paisaje formidable, especialmente a la caída de la tarde, cuando las rocas reciben de lleno los rayos del sol.



Día 11. La continuación del camino conduce a South Rim, en el Gran Cañón. La visita al Gran Cañón del Colorado, es uno de los puntos fuertes de cualquier viaje por el Oeste americano. El gran corte en la superficie del suelo producido por la erosión del río y del viento se ha convertido en uno de los fenómenos geológicos más extraordinarios y bellos que puedan contemplarse.



Día 12. Salida en coche hacia Las Vegas. Concebida como el reino de la animación, con sus brillantes reclamos de luces de neón, es una ciudad extraordinaria, surgida en mitad del árido desierto de Nevada como un espejismo. Noche en la ciudad.



Día 13. Estancia en Las Vegas.
La ciudad de Las Vegas, está situada en un extenso y llano valle desértico, rodeado de áridas montañas. Sin embargo, consigue mantenerse como un oasis verde, con flores y palmeras, que sobreviven del agua que se importa de otros lugares. Las Vegas es el paraíso de lo artificial, del lujo desaforado en los hoteles, de las luces de colores, de los horarios que parecen no tener fin y todo ello es precisamente lo que la convierte en una ciudad incomparable y le da todo su atractivo.



Día 14. Tras devolver el coche, se volará hasta Fresno donde se tomará un nuevo vehículo. El primer contacto con la naturaleza será en el parque de Yosemite, enmarcado entre paredones de granito que ascienden verticales hacia el cielo, adornado por una docena de bellísimas cascadas y vestido con las frondas de los bosques de abetos y de secuoyas gigantes. Alojamiento en la zona del Parque Nacional.



Día 15. Estancia en Yosemite.
La variedad de la naturaleza del paqie, su extensión, sus rincones tan distintos justifican dedicarle un día para moverse por él sin prisas y disfrutarlo con tranquilidad. 



Día 16. Una vez recorrido el camino desde Yosemite a San Francisco, habrá que devolver el coche de alquiler. Noche en San Francisco.



Día 17 y 18. Estancia en San Francisco.
Considerada por los estadoundensesla la ciudad liberal por excelencia, San Francisco es una capital abierta y agradable que invita a pasear. El puerto, convertido en un área para el ocio, es un lugar de visita obligada. Sus museos también lo son, como lo es el barrio chino, alguna de las primeras misiones españolas en tierra americana, los parques y el famoso Golden Gate.



Día 19. El viaje toca a su fin y llega la hora del regreso. En avión se emprenderá el vuelo con destino Madrid que tiene su llegada el día 20º.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.