Por las Misiones de Bolivia y en busca de El Dorado

Te gustará

Descubrir la espectacular arquitectura de las misiones barrocas en la remota y hermosa región de Chiquitania.

Admirar el paisaje lunar del Salar de Uyuni, una planicie de blanco cegador y cielo muy azul.

Navegar por el lago Titicaca hasta la isla de la Luna.

 

Día 1º. Salida en vuelo con destino Santa Cruz. Llegada por la tarde y traslado al hotel. Alojamiento.



Día 2º. Estancia en Santa Cruz.
Santa Cruz de la Sierra es una ciudad del llano, dinámica y rebosante de vida. Antigua y moderna a la vez, cautiva por la peculiar arquitectura de su centro histórico, lo mismo que por la calidez y hospitalidad de sus habitantes. Lejos de la capital, será un lugar perfecto para tener un primer contacto con el país paseando por sus calles y tomándole el pulso al ambiente.



Día 3º. Ruta de las Misiones.
Por carretera se saldrá en dirección a la Gran Chiquitanía, al este de Santa Cruz. Entre los años 1601 y 1768 los jesuitas establecieron en ella sus misiones, que han sobrevivido hasta el presente como un legado único en toda Sudamérica. Siete de los diez pueblos chiquitanos conservan templos de la época, verdaderos tesoros monumentales, reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Se llegará hasta Concepción. Tras la visita, continuación a San Ignacio donde se hará noche.



Día 4º. Hay que retomar el camino para visitar la iglesias de San Miguel y San Rafael, así como la de Santa Ana, donde la laboriosidad de los indígenas chiquitanos se expresa en las pinturas y preciosas esculturas que las decoran. Tras la visita, regreso a Concepción para hacer noche.



Día 5º. Después de visitar la iglesia de la Concepción, verdadera joya del siglo XVIII y el museo misional, se seguirá camino hacia San Javier, donde se halla la más antigua fundación jesuítica. Luego, se regresará a Santa Cruz. Alojamiento en la ciudad.



Día 6º. Traslado al aeropuerto y salida en vuelo hacia Sucre. 
Capital histórica de Bolivia y cuna de los movimientos libertadores en América, Sucre es una ciudad de torres y campanarios coloniales que realzan la arquitectura de sus bellísimas iglesias. Conserva nobles residencias, calles angostas y empedradas, blancas fachadas con sabor a historia, cultura y arte. Sucre es como el vivo museo de la que fue la vida señorial de la colonia. Visita de medio día a sus principales monumentos. Alojamiento en la ciudad.



Día 7º. Junto a Sucre se han conservado las huellas de un pasado prehistórico, cuando dinosaurios y otros congéneres poblaban el lugar. Un parque temático, el Parque Cretácico, recuerda este momento. Después de visitarlo, por la mañana, quedará la tarde libre para disfrutar de la ciudad y pasear por sus calles. Noche. 



Día 8º. Por carretera, se emprenderá camino hacia Potosí. La ciudad ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad. Una vez en ella, empezar a recorrerla será pasear por los callejones de una antigua ciudad colonial que vive en el recuerdo del esplendor pasado. Efectuada la visita a las históricas minas del Cerro Rico, por la tarde se verá la Casa de la Moneda, donde se acuñaban las piezas de plata que financiaron el desarrollo económico de toda la Europa del siglo XVII. Noche en Potosí.



Día 9º. Traslado por carretera hacia Uyuni, donde se hará noche.



Día 10º. Estancia en Uyuni.
El Salar de Uyuni es un espectáculo único en el mundo por su grandeza. Una enorme llanura se extiende hasta el horizonte y transmite la extraña sensación propia de los fenómenos insólitos. En época de lluvia el suelo se ve inundado por una fina capa de agua que se seca con el tiempo para dejar al descubierto una extensión blanca que parece infinita y que no es otra cosa que el desierto de sal más grande del planeta. Se empleará el día en recorrer la enorme llanura y sus alrededores.



Día 11º. Dejando atrás Uyuni la carretera conducirá a Oruro, para continuar hacia La Paz, situada a 3.700 metros y que se extiende encajonada por el valle del río Choqueyapu. Alojamiento en la ciudad.



Día 12º. Desde La Paz será cuestión de hacer un recorrido por los alrededores.
Tiwanaku fue el centro de una antigua civilización. De camino a su emplazamiento se visitará Laja, lugar de la primera fundación de la ciudad de La Paz, con su plaza de corte colonial, el Reloj Solar y la Iglesia barroca. Se llegará también al Mirador de Llo’ko Llo’ko desde donde se contempla una magnífica panorámica de la Cordillera Real de Los Andes. Y se visitará igualmente el Valle de la Luna, con su dramático paisaje de dureza extrema, resultado de miles de años de erosión. Noche en La Paz.



Día 13º. El lago Titicaca no debiera faltar en ningún viaje a Bolivia. En Huatajata se visitará el museo Altiplano. Y luego se tomará un ‘aliscafo’ para navegar por las aguas del lago. Con él se alcanzarán las ruinas de Iñak Uyu en la Isla de la Luna, el santuario de Copacabana y la famosa Mamita del Lago. La navegación terminará en la Isla del Sol. Allí se contempla las ruinas de Pilcocaina (Templo del Sol). Tras una corta caminata, que permitirá aún encontrarse con algunas llamas, se llega a la Posada del Inca. El almuerzo, la tarde libre para descansar y algún paseo hasta la hora de la cena completarán el día en la isla.



Día 14º. Por su tamaño, la altura a que se encuentra, y el paisaje que lo rodea, el lago Titicaca es una experiencia muy singular. La mañana, libre, servirá para disfrutar de ella. Se visitará todavía en la isla el Jardín del Inca y la Fuente de la Eterna Juventud. Después del almuerzo en el restaurante arqueológico Uma Kollu se regresará a La Paz. Cena de despedida en La Paz y noche. 



Día 15º. Traslado al aeropuerto y vuelo de regreso a Madrid vía Santa Cruz, donde se llegará a primera hora del día 16º.

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.