Corea del Norte

Sugerencias

Corea del Norte es un país insólito. Una tierra lejana, de mentalidad aún más lejana, en el que el viajero no puede moverse libremente y cuya forma de vida, diferente a todas, asombra y conmueve. Para mi ha sido una experiencia extraordinaria, casi irreal, un viaje interesantísimo a un mundo radicalmente ajeno al mío.

Presidente Eterno

Desde el viaje en avión - de las líneas coreanas- el creador del sistema coreano, Kim Il Sung, el Presidente Eterno, y su hijo Kim Jong-Il te acompañan a todas horas. Las azafatas llevan un pin con sus efigies, sus retratos se ven en todas partes y parte de las visitas están dedicadas a sus estatuas, los museos a ellos dedicados y - sobre todo- a su mausoleo. El lugar en el que sus restos reposan embalsamados es un centro de peregrinación para los coreanos. Hay colas de miles de personas que esperan su turno para la visita. Todos los hombres van con traje y las mujeres con el espectacular traje tradicional coreano. Atraviesas edificios descomunales, kilómetros de escaleras mecánicas, hileras de guardias ... todo de una escala gigantesca. Te desinfectan los pies, un ventilador sopla aire sobre ti para eliminar impurezas y, finalmente, llegas ante los féretros. Una música tristísima suena por todo el recinto y te encoje el corazón. Los visitantes lloran y gimen a moco tendido, como en una película siciliana. La verdad es que se te encoje el ánimo y, por muy distante que te sientas al entrar, sales de allí acongojado.

Padre e hijo fueron los creadores del actual estado y de su peculiar sistema, una mezcla de estalinismo y confucianismo bastante particular que ellos llaman la cultura juche. Militarismo, dependencia de los recursos propios y una desaforada adoración al líder son parte este sistema. Las normas son estrictas: debes inclinarte ante sus estatuas, no se puede fotografiar al líder de espaldas, ni de medio cuerpo, ... es un culto con sus propios ritos y normas que ellos siguen a rajatabla y te recomiendan respetar enteramente si no quieres ofender a tus acompañantes.

Homenaje a los lder...

Mass Games

Un país con una enorme ciudad -Pyongyang- prácticamente desierta, sin coches en las calles, con miles de personas barriendo sin césar calles y cunetas, sin tiendas, sin movimiento ... es un espectáculo sorprendente y una imagen que parece surrealista.

Kaesong1.jpg

Hay carteles con mensajes de pura estética socialista: hombres hipermusculosos, mujeres dulcísimos, salud, fuerza, felicidad, prosperidad... enormes cromos a todo color.

Una vez al año, en agosto o septiembre se celebran los Mass Games, juegos en los que la multitud de espectadores forma parte del espectáculo y se construyen imágenes asombrosas con miles de participantes. Una estética kitsch pero muy potente que resulta a la vez atractiva y preocupante. Compré un video de los Mass Games y estoy deseando ir a verlos, e incluso mi mujer y mis hijas quiere unirse.

Zona Desmilitarizada

El país es solemne, serio, la música es militar, no hay vida pública que no sea la oficial y todos los recursos son para el ejército. Visitamos la DMZ, la zona desmilitarizada de la frontera, y vimos un cambio de turno. Los soldados del sur se retiraron y, entre insultos, llegaron los del norte: Nos toca a nosotros, perros.

No sabes si asustarte o sentirte en una comedia bélica. Un militar nos dio una charla y -él solo- se fue exaltando cada vez más. Terminó gritando que iban a aplastar a Estados Unidos con sus armas nucleares, una paranoia constantemente alimentada. De hecho, las dos Coreas siguen oficialmente en guerra.

Desfile.jpg

Sin bromas

Charlo con mi guía y me animo a preguntarle.
- Si tú quisieras tener un coche ¿lo podrías comprar?
-No tengo dinero.-me responde.
-Pero si tuvieras el dinero, ¿lo podrías comprar? Imagínate que lo tienes porque ... porque yo te lo doy.
- ¿Por qué me ibas a dar tú dinero?- responde asombrado.
-Porque me caes muy bien y me apetece. Es solo una suposición. Imagina que tienes familia en Corea del Sur y ellos te dan dinero, ¿podrías comprarte un coche?
-Yo no tengo familia en Corea del Sur.

Me rindo. Las conversaciones con los guías- siempre nos acompañan uno o dos- son siempre así, literales. No hay ironía, ni bromas, si suposiciones. El sentido del humor está excluido. El régimen coreano es de una solemnidad aplastante: no hay ni un resquicio para la risa.

Tampoco hay lugar para la creación. Todo está reglamentado, incluidos los peinados. Hay treinta modelos - y ni uno más- entre los que debes escoger uno en función de tu edad, situación, etc. El individuo no puede crear nada: todo lo ha creado ya el eterno líder.

Aislamiento

Corea está aislada de buena parte del mundo: es virtualmente posible conectarse a Internet, muchas páginas están bloqueadas, los ciudadanos necesitan permisos especiales para trasladarse dentro del país, y otros aún más escasos y difíciles para viajar fuera.

Durante el viaje sentí que yo también estaba aislado de la vida cotidiana de los coreanos. Los guías te acompañan día y noche, no interactúas con la gente y apenas la ves. En el metro te ceden el sitio y te observan de reojo. Conoces la Corea que te enseñan, el país oficial, que resulta insólito e irreal.

Pyongyang3.jpg

Los guías oficiales que hablan español lo hacen con acento caribeño, por las relaciones del régimen con Cuba, y son frecuentes los libros y vídeos traducidos al español, algunos sorprendentes. Un bibliotecario nos enseñó con mucho empeño un ejemplar de La rata común es español.

Cohetes y Winnie The Poo

Entre los ejemplos de apertura del régimen que te citan están las obras de teatro protagonizadas por Winnie the Poo y Mickey Mouse, antes prohibidos como venenos occidentales. Esta sensación de tragicomedia, de situación irreal, te asalta todo el tiempo.

No ves miseria ni pobreza y conoces de aquel país lo que el gobierne quiere que conozcas y nada más.

Corea del Norte tiene 22 millones de habitantes, tecnología militar muy desarrollada - armas nucleares, satélites, cohetes- y un cierto refinamiento oriental. Eficacia, limpieza, hoteles muy dignos y comidas correctas. El viajero no sufre incomodidades y, si te habitúas a las reglas, entras en el juego y suspendes tu sentido crítico durante unos días, puedes disfrutar mucho de visitar a una sociedad fuera de la norma, un lugar diferente a todos.

 Antonio Villanueva

Viajes a medida a Corea del Norte
Corea del Norte >

Si algo puede afirmarse con rotundidad es que Corea del Norte es un país distinto a cuaquier otro en el planeta. Un país que parece de ficción y que ofrece al viajero una experiencia única.

11 días / pedir presupuesto
Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.