Descubriendo Sofía

Sugerencias

Pese a estar situado en la encrucijada de pueblos y religiones más alborotada de Europa desde hace milenios, Bulgaria es hasta hoy día uno de los pocos destinos del viejo continente para los que la invitación a “descubrirlos” no suena trivial.

Este país balcánico sigue siendo el gran desconocido del continente, un país que guarda tenazmente el secreto de su maravilloso folklore y de sus vivas tradiciones. Vamos a conocer mejor su capital, Sofía y el monumento Buzludja, situado en los Montes Balcanes.  

Sofía

En un mismo espacio de la capital de Bulgaria distintos momentos coinciden y conviven. Lo descubrimos junto a la iglesia de Sveta Nedelva al encontrar la Gran Mezquita (construida a mediados del s. XVI), recuerdo de los cinco siglos de dominio otomano, y a su lado maltrechos rascacielos comunistas.

Mezquita.jpg

Paseando por sus calles damos con el edificio más antiguo de la ciudad,  la pequeña iglesia de Sveti Georgi, construida en el siglo IV de nuestra era. El megalómano edificio blanco que la abraza por tres de sus costados es el Palacio de la Presidencia.

Cabe destacar que en Sofía hay multitud de tipos de transporte público: autobús, tranvía, trolebús, metro y marshrutkas. Es por esto que hay pocas calles que no estén cubiertas por cables bajo el cielo y raíles sobre la tierra.

Tranvia.jpg

La ciudad está repleta de palacetes y residencias Art Decó, insignes testigos de épocas de gloria pasada, que se mezclan de manera ecléctica con edificios de pisos de sobriedad comunista dando a la ciudad un aire romántico y nostálgico.

Los baños turcos son otra de las marcas de Sofía, así como el cercano jardín de las fuentes, donde aún hoy la gente va a recoger agua, chapotear y resguardarse del calor estival. Los Baños Centrales estuvieron en funcionamiento hasta 1986, y actualmente se han convertido en el Museo histórico de la ciudad.

Baos turcos.jpg

Algo que me llamó especialmente la atención fue la cantidad de parques que tiene Sofía, verdaderos bosques con arroyos, torrentes y kilómetros del más espléndido verdor.

En los árboles hay gran cantidad de pulseras de lana roja y blanca, como símbolo de la tradición búlgara Mărțișorul, que celebra la llegada de la primavera a través de estas pulseras que la gente se regala entre amigos.

pulseras rojas.jpg

La inmensa mayoría de los edificios de la ciudad siguen funcionando con calefacción de carbón, por lo que en invierno hay mucha contaminación en la ciudad y puede hacerse difícil respirar.

Por eso son tan importantes los pulmones que suponen sus enormes y bellos parques, que los ciudadanos utilizan a lo largo de todo el año (como el Parque Sur).

La gran catedral de Alexander Nevski fue construida a principios del siglo XX para conmemorar a los rusos caídos en la lucha por la liberación de Bulgaria del Imperio Otomano (1877-1878). Con cabida para 10.000 feligreses, es una de las catedrales ortodoxas más grandes del mundo, y se cuenta que sus cúpulas se construyeron con más de dos toneladas de oro.

Catedral.jpg

Entre los monumentos a destacar están El Parque Kambanite (de las Campanas), el Monumento al Ejército Soviético, y en la Colina de la Hermandad (Bratska mogila), el construido en recuerdo de los partisanos que dieron su vida por liberar a Bulgaria durante la II Guerra Mundial.

Hoy está lleno de graffitis que critican al comunismo, y es un lugar ideal para entender las tensiones y equilibrios que se establecen entre distintas memorias de la era comunista búlgara. 

Colina de la Herman...

Buzludzha

El Parlamento de Buzludzha fue uno de los lugares que más me impresionaron en el viaje. Este megalómano proyecto se construyó con suscripciones populares y trabajo voluntario entre 1973 y 1981, año de su inauguración y fecha de gran importancia simbólica, pues también se celebraban los 1.300 años de la nación búlgara.

Se encuentra a cientos de kilómetros de Sofía, y a varias decenas de km de la población más cercana. Se sitúa en un punto alto de la cordillera que divide el país por la mitad y en su alta torre brillaba una inmensa estrella roja de diamante que, se decía, se podía observar tanto desde Grecia como desde Rumanía.

Buzludzha.jpg

Después de la caída del régimen comunista en 1989, sólo tras 8 años de uso de este parlamento, Buzludzha fue abandonada a su suerte y ha permanecido así desde entonces. Esto ha permitido que los ciudadanos se reapropien de este espacio, utilizándolo para dejar su visión de lo que fue el comunismo y el régimen totalitario búlgaro.

Los graffitis que cubren sus muros son especialmente interesantes: durante mucho tiempo la entrada principal estuvo enmarcada por un inmenso "Forget your past", en el que ahora sin embargo se puede leer "Never forget your past".

Buzludzha 1.jpg

Las tierras de Bulgaria mezclan naturaleza, arte, tradición e historia. Y ahora todo eso también forma parte de mi memoria viajera. 

Sara V.

Viajes a medida a Bulgaria
Bulgaria, monasterios y paisajes >

Algo más de una semana permite recorrer Bulgaria y conocer lo mejor de sus paisajes y de su pasado cultural visitando algunos de sus más bellos monasterios y deteniéndose en ciudades y pueblos llenos de tipismo y personalidad.

9 días / pedir presupuesto
Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.