Papúa Nueva Guinea

Sugerencias

Viajar a Papúa es asomarse a la prehistoria: una naturaleza espectacular, comunidades humanas alejadas de la civilización y un mar plagado de islas como si se estuvieran formando aún los continentes.

Impresionan sus paisajes de montañas y selva que permiten ser vividos gracias a rutas de trekking de diferentes dificultades, el espléndido mar y las playas de la isla de Waigeo, y la vida primitiva de la comunidad Dani (una de las muchas tribus indígenas de la isla).

Papa 1.jpg

Papúa Nueva Guinea 

Papúa pertenece a Indonesia y ocupa buena parte de la mitad occidental de la isla de Nueva Guinea. Visitar esta remota región es hacer un viaje en el tiempo.

Es entrar en un mundo que no sólo está al otro lado del planeta, si no al otro lado de la Historia. Herramientas de piedra, casas de barro y bambú, sistemas de cultivo primitivos y un estilo de vida que, según los antropólogos, tiene más de 5.000 años de antigüedad.

Papa 2.jpg

En este país de contrastes asombrosos y de naturaleza, en algunos casos impenetrable, conviven cientos de grupos étnicos, de los cuales solo el 18% viven en centros urbanos. Las expresiones culturales son muy variopintas, de hecho se cree que existen más de 1.000 grupos culturales.

Después de varios aviones, miles de kilometros, y muchas horas de vuelo, por fín llegamos al aeropuerto de Jayapura, ya en la isla de Papúa. Al fondo de una bella bahía y rodeada de un entorno arbolado, Jayapura es una ciudad pequeña pero activa que nos sirve para enlazar con el vuelo a Wamena, capital del Valle de Baliem.

Papa 3.jpg

Valle de Baliem

Este viaje nació de unir nuestras dos pasiones, la naturaleza y conocer nuevas culturas, y por ello realizar un trekking en el Valle de Baliem para conocer a las tribus Dani nos pareció una buena forma de cumplir nuestros objetivos.

Con el permiso policial “Surat Jalan” en nuestro poder, imprescindible para poder moverse por el Valle, comenzamos por visitar la ciudad de Wamena, lugar de confluencia de quienes habitan este territorio. Conocemos sus mercados, el viejo y el moderno, a los que acuden los agricultores con sus productos a vender y también a comprar toda clase de provisiones (tempé, arroz, verduras, ubi).

Papa 4.jpg

Wamena será nuestra base para iniciar el recorrido circular que durante 4 jornadas, caminando, nos permitirá conocer el Valle de Baliem y relacionarnos con sus gentes. El Valle discurre por una meseta a 1.600 metros sobre el nivel del mar, en la zona media del cordón montañoso que atraviesa la isla.

Papa 5.jpg

Cada día, tras caminar entre cinco y seis horas, visitamos y dormimos en un poblado distinto. Y en todos encontramos la misma hospitalidad, las mismas personas entrañables que hacen todo lo que está en sus manos para que nos sintamos bien. 

Los Dani

El Valle es el hogar del grupo étnico Dani, que no fue descubierto hasta 1938 durante un vuelo de reconocimiento de unos exploradores ya que entonces era peligroso sobrevolar esa zona de altas montañas y bajas nieblas.

A pesar de los relatos y leyendas que habíamos oído sobre este misterioso lugar, que hablan de pueblos primitivos (caníbales hasta hace muy poco tiempo) y de batallas tribales bañadas en sangre, esta imagen se desvanece tan pronto como llegamos al primer poblado.

Papa 11.jpg

Los Dani son de complexión fuerte y rasgos duros, y aunque a primera vista puedan parecer serios y amenazantes no lo son, pues, normalmente, su seriedad se debe a la propia timidez.

Nos reciben miradas amables, rostros pacíficos y acogedores.

Papa 7.jpg

Los Dani viven en pequeñas cabañas circulares cuya arquitectura no ha cambiado en miles de años, donde por la noche el silencio lo envuelve todo. Además, las aldeas no disponen de electricidad ni agua corriente, siendo la lluvia y los ríos su fuente de agua.

Aprendemos que hay tres clases de cabañas: una para los hombres, “Honai”, otra para las mujeres y los niños, “Ebei”, y otra para los cerdos, “Wamai”. Aunque en ocasiones, las mujeres comparten la cabaña con el ganado y es donde cocinan.

Papa 8.jpg

Descubrimos, sobre todo, el orgullo con el que los Dani nos enseñan sus habilidades: hacer un fuego con dos ramitas, preparar un horno primitivo con un montón de hierba y unas cuantas piedras…

Su manera tradicional de vivir nos impacta y admira a partes iguales.

Papa 9.jpg

Un viaje a lo desconocido

El valle de Baliem es uno de los lugares más remotos del planeta, y llegar hasta allí supone sin duda un viaje a lo desconocido.

Ya de vuelta al siglo XXI, reflexionamos sobre el hecho de que el gobierno indonesio quiera “civilizar” a las tribus indígenas de Papúa poniendo fin así a su modo de vida milenario. Hemos comprobado que los mayores, que conocen el valor de su cultura, luchan contra esta tendencia y defienden sus tradiciones, pero los más jóvenes se sienten cada vez más atraídos por la modernidad. 

De cómo se gestione esta dualidad y el efecto del joven turismo dependerá que el valle de Baliem siga siendo un lugar dormido en el tiempo. 

Papa 14.jpg

Viajes a medida a Papúa
Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.