Cuaderno Deviaje 1

Sugerencias

Estos 30 años de trayectoria de Deviaje nos han permitido vivir experiencias insólitas y singulares, y siempre hemos vuelto a casa con la retina llena de nuevos rincones y de momentos inolvidables.

Por eso, aunque en una situación como esta tendremos que esperar para volver a despegar, queremos seguir sugiriendo nuevos destinos y recordando los que nos han parecido mágicos.

Comenzamos con Lima (Perú) y Benarés (India).

Lima

Hace unos años cuando ofrecías a un cliente un viaje a Perú y le hablabas de una estancia en Lima, la respuesta era casi siempre la misma “en Lima solo para conectar”.

Hasta que apareció él en el mapa gastronómico de la ciudad: él es Gastón Acurio, además de un gran cocinero, Acurio es una persona mediática que convenció a su país de lo que supondría dar a conocer las excelencias gastronómicas del país andino.

Lima 4.jpg

Y dicho y hecho. Gracias a Gastón y sus dotes de comunicación Lima ha pasado a ser un lugar de referencia para los amantes de la buena comida. Desde la inauguración de su restaurante Astrid & Gastón en 1994 en Lima, Acurio ha abierto 34 restaurantes dedicados a diferentes especialidades de la comida peruana.

Por él sabemos qué son el estilo nikkei, resultado del diálogo entre las culturas peruana y japonesa; chifa, cocina traída y adaptada a Perú por inmigrantes chinos, coreanos y vietnamitas a mediados del  siglo XIX o novoandina, un nuevo estilo culinario peruano que retoma costumbres del pasado prehispánico…

Lima 1.jpg

Después de él, otros cocineros han seguido su estela y llevado al olimpo la comida peruana en restaurantes como Central, Maido, o Malabar… en este momento los tops de Lima.

Pero, sin duda, es gracias a este imaginativo cocinero que la propuesta de una visita a Lima ha cambiado radicalmente.  Ahora la frase más recurrente es… ¿con tres días tendremos tiempo suficiente para conocerla?.

Lima 3.jpg

 Antonio Villanueva

Ceremonia AARTI: Magia y emoción en Benarés.

Una de las experiencias más impactantes de toda mi vida fue asistir a la ceremonia religiosa “Aarti” dedicada al río Ganges de Benarés. Una ceremonia muy singular que se lleva a cabo todos los días al atardecer en unas escalinatas (ghats) que llevan al río. Un acto de purificación y agradecimiento para honrar al río Ganges, y a  la diosa madre Ganga que simboliza.

Solo el camino que conduce al ghat Dashashwamedh ya supuso una excitante aventura. Durante los veinte minutos que duraba el camino hasta la entrada del ghat, las escenas que veíamos eran abrumadoras. Caminábamos entre la muchedumbre con el calor pegajoso omnipresente de la India, entre pitidos de motos, el bullicio de la gente y los olores más exóticos.

Por aquella calle atestada nos cruzamos con monjes, vendedores ambulantes, peregrinos, familias enteras subidas en motos, tullidos arrastrándose por el suelo, perros vagabundos, los peculiares sadhus (hombres santos y ascetas del hinduismo), mujeres envueltas en saris de colores fascinantes, y, cómo no, una vaca que huía despavorida en medio del gentío.

Benars 2.jpg

Casi sin darnos cuenta llegamos a la entrada del ghat y vimos por primera vez el Ganges.

Allá donde mirábamos había gente, cada escalón, cada esquina, cada pasillo todo estaba ocupado. Gracias a nuestro guía encontramos sitio en una azotea a cambio de unas pocas rupias. En cuanto subimos, empezamos a ser conscientes de todo lo que estaba pasando a nuestro alrededor.

Frente a nosotras barcas repletas de gente en la orilla, plataformas con shadus impartiendo bendiciones, y siete altares preparados para la ceremonia, rodeados de un sin número de personas expectantes. ¡Algo asombroso iba a pasar!

Al caer la tarde, el humo del incienso nos envolvió en un halo mágico. Tintinearon las campanillas, los sacerdotes vestidos de color azafrán subieron a los altares, y con un solemne canto y el sonido de las caracolas dio comienzo a la ceremonia.

Al terminar los cánticos y oraciones, los devotos colocaron sus ofrendas de flores y lámparas en las aguas del Ganges como muestra de fe. 

Benars 1.jpg

Todas las emociones que invadieron mi cuerpo esa tarde junto al Ganges supusieron una experiencia vital que llevaré siempre en mi corazón.

 Ana Álvarez

Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.