Perú (I)

Sugerencias

He pasado unos días en Perú y he vuelto entusiasmado. Es un país que recomiendo vivamente, al que hay que ir porque despierta muchas emociones, que es lo que busco cuando viajo.

En Perú encuentras un país con una gran personalidad, con restos precolombinos muy sobresalientes y enigmáticos, ciudades coloniales estupendas, muy cercanas a nosotros y fáciles de entender, y con una naturaleza poderosa y muy especial.

Perú es además un país muy cuidado, en el que todo funciona bien y la gente es francamente amable y educada.

Paisajes extraordinarios

Los paisajes son extraordinarios, empezando por la costa, muy inhóspita. El Pacífico no es un mar acogedor y sus orillas son desérticas e impactantes. Un poco más allá, enseguida, empieza la cordillera con su enorme altura.

La experiencia de la altura es especial: la sientes todo el tiempo, físicamente, es una compañera de viaje. Era una sensación nueva para mí, y me resultó emocionante. Dudaba de si me iba a afectar o no y finalmente te afecta, es inevitable. Recomiendo seguir al pie de la letra todas los consejos que te dan: planear el viaje para ascender poco a poco, tomar té de coca, beber mucha agua, comer poco, etc.

Ausangate, cerca de...

A esta altura los paisajes resultan muy duros. El altiplano y la puna, que crean una sensación poderosa con sus espacios infinitos y sus cielos inmensos y soleados.

Es un mundo diferente, de aire muy claro, luminoso y frío, y un viento que azota una vegetación rala, que sobrevive a duras penas. Un mundo en el que encuentras lugares imposibles como el lago Titicaca, un verdadero mar, encaramado en lo alto de la cordillera a una altura inverosímil.

Todo esto te crea unas sensaciones muy particulares y te pone muy alerta para todas las sorpresas que encierra Perú, que para mí fueron muchas. Pasas de un sitio a otro y vas encontrando nuevos atractivos, siempre de interés.

Lima y Arequipa

Lima es una ciudad inmensa, todo el tiempo nublada, grisácea, nada tropical, situada junto al mar en un entorno desértico. Tiene mucho movimiento, un centro colonial con gracia, barrios donde encontrar artesanía, una gastronomía estupenda y buenos museos, es decir todos los elementos de los que disfruto en una ciudad, en una estancia corta.

Lima-balcones.jpg

No se puede dejar de ver un museo absolutamente extraordinario: el museo Larco -una institución privada- dedicado a las culturas prehispánicas con una colección sensacional.

En Lima estuvimos poco tiempo, y desde allí nos encaramamos a Arequipa, en la cordillera, una bella ciudad colonial, con un plano en retícula y con sus conventos, sus iglesias y su catedral.

Allí me di centa de que Perú es un país que va hacia arriba. Se nota en muchas cosas: los servicios son eficaces, los monumentos están muy bien cuidados, hay tiendas atractivas y bien puestas, los restaurantes tienen gracia y en general ves buen gusto e iniciativa. A la vez se mantiene una manera de vivir popular, de tiendas provincianas y restaurantes caseros, con maravillosos mercados tradicionales a los que los indígenas llegan desde los pueblos para vender sus productos. La mezcla de la vida rural, indígena, y el mundo urbano es armoniosa. El campo no se ha despoblado, pese al drama de los años de guerrilla, que desplazó a una población inmensa hacia las ciudades y resultó un trauma para el país.

Campesinos

Las comunidades rurales siguen muy vivas. Ves cómo mantienen sus señas de identidad, siguen vistiendo los trajes típicos, conservan sus lenguas -de cultura aymara, incaica, etc.-, cultivan la tierra con medios muy básicos, en condiciones muy duras y en un clima difícil, continúan trabajando en oficios artesanos y se organizan todavía como lo hacían sus abuelos.

Hay un cierto movimiento de recuperación de toda esta forma de vida tradicional, supongo que también como una manera de que no tengan que dejar el campo, de evitar la degradación de las ciudades y de preservar también la vida de las zonas agrícolas.

Quechuas.jpg

Esta vida rural enriquece mucho las ciudades. Los campesinos acuden a sus mercados a vender lo que cultivan y añaden un toque de exotismo que sorprende todo el tiempo: mirar los productos que ofrecen, escuchar sus lenguas, observar cómo se desenvuelven, las curiosas vestimentas que diferencian a cada grupo, sus sombreros, ... todo es llamativo e interesante para el viajero.

Viajar en coche

Hicimos un recorrido por el país en un coche con conductor porque nos aconsejaron que no condujéramos nosotros mismos y creo que fue lo más prudente, entre otras cosas porque las carreteras no siempre están señalizadas y las compañías de coches de alquiler no tienen muy rodado este tipo de servicio. Aunque algunos trayectos se pueden hacer en tren o avión, creo que el coche permite conocer mejor el país: pararte en los pueblecitos, visitar mercados y acercarte a lugares que de otro modo te perderías. Recuerdo que nos permitió conocer un santuario que se visita poco: Tipón, un recinto inca que me pareció soberbio, con unas terrazas inmensas y una armonía en su disposición sobre el paisaje que producían auténtica emoción.

Cuzco

Por supuesto estuvimos en Cuzco, una ciudad sorprendente. Asentada en un llano y rodeada de montañas, está repleta de visitantes que le dan un ambiente internacional. Pese a ello no pierde su carácter, porque tiene tantas cosas y tanta fuerza que puede con todo. Muy cuidada, ha sabido conservar la atmósfera de una ciudad rica en monumentos y en historia y un aire muy peruano, de edificios bajos, mucha población indígena y sabor provinciano.

3047402.jpg

 

En Cuzco reconoces trazos de viejas ciudades españolas. Pero su personalidad es distinta. Para mí tuvo mucho más atractivo del que esperaba. Es una ciudad festiva, de ritmo tranquilo, estimulante, con muchas cosas para visitar - museos, iglesias- y un mercado fantástico. 

Los alrededores te permiten escapadas llenas de interés. Hicimos un plan que recomiendo a cualquiera, sobre todo si, como a mi, te gusta andar. En taxi fuimos a unos pocos kilómetros en la montaña y regresamos, bajando la ladera, a pie, pasando por sitios arqueológicos importantes y poco visitados, cruzando campos de cultivo y con unas vistas imponentes sobre la ciudad. Esta mezcla de campo y ciudad me parece uno de los mayores atractivos del país.

Miguel Briongos

Viajes a medida a Perú
Perú, el imperio de los incas >

Las visitas a lugares legendarios de la cultura inca -Machu Picchu, Cuzco- con los paisajes más imponentes -el lago Titicaca, el Cañón del Colca- se combinan en este viaje. El recorrido está cuidadosamente planeado para facilitar la aclimatación a la altura. Traslados interiores en avión y tren.

 

14 días / pedir presupuesto
Esencia de Perú >

Conoce los lugares esenciales de Perú -Lima, Machu Picchu, Cuzco y el lago Titicaca- en un viaje lleno de emociones. El itinerario está pensado para facilitar la aclimatación a la altura. Traslados interiores en avión, coche con conductor y tren.

 

10 días / pedir presupuesto
Perú: el norte desconocido >

Un recorrido por la región menos conocida de Perú para visitar la colonial Trujillo, los imponentes restos arqueológicos incaicos y preincaicos del norte y los espectaculares paisajes del límite de la amazonia. Desplazamientos interiores en avión y coche.

 

11 días / pedir presupuesto
Perú, de norte a sur >

Un viaje largo para recorrer el inmenso Perú, incluido el poco conocido norte del país, con visitas a restos incas y preincaicos, ciudades coloniales, mercados indígenas y paisajes espectaculares. Traslados interiores en tren y autobús

20 días / pedir presupuesto
De Machu Pichu a la selva amazónica >

Hacer un recorrido por los paisajes más característicos de Perú -el Cañón del Colca, los Andes, el lago Titicaca, la selva amazónica- sin olvidar las ciudades incas de Cuzco y Machu Picchu es el objetivo de este viaje. Itinerario diseñado para hacer muy fácil la aclimatación a la altura. Traslados interiores en avión, tren y autobús

17 días / pedir presupuesto
La Cordillera Blanca y el Camino del Inca >

Para espíritus aventureros, el viaje combina dos recorridos de trekking en los Andes -Huaraz y el Camino del Inca- y unos días en la selva amazónica. Itinerario pensado para facilitar la aclimatación a la altura. Desplazamientos interiores en avión, coche y autobús.

 

19 días / pedir presupuesto
Perú y las islas Galápagos >

Un viaje que combina las visitas a los impactantes lugares arqueológicos incas en Perú -Cuzco, Machu Picchu, el Valle Sagrado- con el descubrimiento de la naturaleza andina y del peculiar ecosistema de las islas Galápagos, en Ecuador. Itinerario calculado para hacer fácil la aclimatación a la altura. Traslados en avión, barco y tren.

16 días / pedir presupuesto
El altiplano de Chile, Bolivia y Perú >

Un viaje para conocer alguno de los paisajes más singulares de la América andina -desiertos, lagos, montañas, altiplanos- y una de las joyas del continente: la ciudad inca de Machu Picchu.

17 días / pedir presupuesto
Cómo hacer un viaje a medida
+

Todos nuestros viajes son a medida y están pensados para viajar con la máxima libertad. Son viajes individuales, que puedes hacer en pareja, en familia o con un pequeño grupo que organices.
Te proponemos una colección de viajes para que tu elijas uno y lo adaptes a tus deseos. Puedes modificar a tu elección la duración total, el tiempo que quieres estar en cada lugar del itinerario, el medio de transporte, el tipo de hotel... Tú lo decides todo.

Si tienes un proyecto de viaje diferente y no encuentras en nuestro catálogo nada que te encaje, consúltanos y lo organizaremos para ti. Pídenos un presupuesto con total libertad.