Qué llevar si viajas a... Etiopía


Etiopía
 tiene un clima muy distinto según las regiones.

El norte cristiano está en buena parte sobre una meseta por encima de los 2.000 metros, de modo que las temperaturas suelen ser suaves e incluso frescas en cualquier época.

En cambio, el sur y los bordes de esta meseta están en tierras bajas, a menudo de clima muy caluroso y en algunas regiones de riguroso desierto. 


 

Qué llevar:

Aunque la temperatura en muchos lugares puede ser templada, la altura juega a favor de los rayos del sol. Hay que llevar un gorro y no vendrá nada mal una crema solar.

El riesgo de picadura de mosquitos en los lugares situados a menos de 2.000 m y de alguna que otra pulga, sobre todo en las visitas a las iglesias, aconseja llevar un repelente enérgico para la piel y, si es posible, en zonas bajas donde se dan casos de malaria, un repelente para la ropa.

Justamente, para prevenir picaduras de mosquitos y malaria, convendrá llevar alguna camisa de manfa larga y de color claro, lo mismo que pantalones largos e igualmente claros.

Las gafas de sol son muy convenientes. Un cordoncillo para sujetarlas al cuello a la hora de utilizar la cámara de fotos será de mucha ayuda. Y una funda rígida para evitarse el disgusto de que se rompan en el curso de un trayecto en coche en mitad de ninguna parte, también.

No debe beberse más agua que la embotellada. Una botella rígida para llevar en la mochila y rellenarla con el agua sobrante de la comida del hotel será bien útil.

Aunque se anuncia una nueva presa que dará electricidad suficiente al país, los apagones son muy frecuentes todavía. Convendrá llevar una linterna o una 'frontal' para leer en la cama o para desenvolverse en el hotel cuando no haya generadores.

Muchos lugares en Etiopía están por encima de los dos mil metros. Quienes tengan previsto hacer caminatas, a buen seguro agradecerán un bastón plegable de aluminio.

Las lluvias suelen ser dispersas -en los meses húmedos- y de poca duración. Conviene llevar un impermeable muy fino y ligero que pueda dejarse en la mochila para cuando se necesite.

Es posible que haya que andar por caminos en un cierto mal estado y es seguro que habrá que descalzarse para entrar en las iglesias. Por ello, calzado cómodo para caminar y sandalias que hagan fácil calzarse y descalzarse serán lo más apropiado. Y unos calcetines un poco altos para evitar la picadura de pulgas que suele haber en las alfombras de las iglesias también pueden ser útiles.

No es propiamente para el viaje, pero el caso es que de vez en cuando los niños piden al viajero un bolígrafo. Llevar algunos de ellos servirá para hacer un obsequio.

 

Por último, no te olvides de hacer un repaso a las cosas básicas en que debieras pensar a la hora de hacer cualquier maleta ...