Qué llevar si viajas a... Laos

Laos no tiene mar. Lo separa del Pacífico la cadena montañosa que corre a lo largo de su frontera con Vietnam. Su clima, su geografía y su paisajes están condicionados por el perfil muy montañoso en el norte y por el valle, por donde discurre el río Mekong, y que se va ampliando a medida que avanza hacia las regiones del sur 

El clima, tropical, se ve afectado por el monzón que marca el ciclo de las estaciones. De noviembre a febrero las temperaturas son frescas pudiendo llegar a los 10 ºC en las regiones de montaña. A partir de marzo empieza el calor que se hace intenso y se atempera en junio cuando llegan las lluvias. 

De junio a septiembre es la temporada lluviosa con tormentas que suelen ser cortas aunque diarias, vegetación en plena efervescencia y con carreteras secundarias, a menudo, atascadas.

 


 

 

Qué llevar:

 

Para protegerse del sol habrá que llevar un sombrero -mejor con un cordoncillo para no tenerlo que pescar en aguas del Mekong-, gafas oscuras y una crema protectora.

Si se tiene intención de viajar en coche o moverse a menudo, una funda rígida para las gafas, evitará roturas que pueden complicar el viaje y quienes usen gafas para ver y cámaras de fotos agradecerán un cordoncillo para colgarlas del cuello y dejar las manos libres.

Es preciso beber agua embotellada. Se va a poder comprar en botellas de plástico pero no irá mal disponer de una botella más sólida con funda aislante para mantener el agua fría y  para guardar lo no consumido durante las comidas.

Las lluvias pueden producirse también fuera de temporada. Por ello convendrá llevar unimpermeable que pueda guardarse en la mochila para tenerlo a mano. Y si se viaja en época de monzón un paraguas será necesario y una capa impermeable para la mochila puede ayudar a evitar los efectos del diluvio. 

Las bolsas estancas protegerán también los móviles o cámaras de fotos de la humedad.

Para aliviar el calor, una pequeña toalla de microfibra con la que refrescarse será muy útil.

Más que útil puede resultar imprescindible un buen repelente que evite la picadura de los mosquitos.

En Laos hay mucha fruta. Quienes quieran comerla sobre la marcha, agradecerán una navaja de bolsillo para pelarla.

Por regla general el vestido deberá ser ligero y adaptado al calor. Alguna camisa o camiseta de secado rápido, pantalones frescos de lavar y poner y, si está previsto viajar a una zona de montaña, un jersey de alguna fibra ligera y cálida que no pese y ocupe poco en la maleta deben componer el vestuario.
Por supuesto, el calzado debe ser lo más cómodo posible. Zapatillas para caminar, de una fibra impermeable en época de lluvias, y unas sandalias que protejan el pie harán más fáciles las visitas y los recorridos que se efectúen.

Finalmente, hay que considerar que los vuelos hasta Laos son largos. Unos calcetines de compresión para utilizar durante el viaje mejorarán la circulación en las piernas y ayudarán a llegar con menos cansandio al destino.

Por último, no te olvides de hacer un repaso a las cosas básicas en que debieras pensar a la hora de hacer la maleta ...