Qué llevar si viajas a... Bolivia

Bolivia es altura. Sin salida al mar, se asienta en un altiplano frío y de vegetación angosta que supera en muchos lugares los 4.000 m y que desciende hacia las tierras llanas de la Amazonia donde el paisaje es verde y de corte tropical. 

La temporada 'seca' se extiende de marzo a noviembre y se considera la mejor para viajar. Con todo, el relieve andino y las regiones de llanura, dan lugar a condiciones muy diversas en lo que a clima y a temperatura se refiere.

 


 

Qué llevar:

Tanto si se viaja al altiplano como a la región amazónica, hará falta un sombrero, llevar gafas de sol, y disponer de una crema que proteja la piel.

Quien además de gafas de sol lleve gafas de 'ver' y se sienta más cómodo sin ellas para hacer fotos o leer una guía de viajes, hará bien en llevar un cordoncillo que las sujete y deje las manos libres.

En las regiones bajas, en los ambientes de bosque lluvioso y, por supuesto, en la amazonia hay mosquitos. Un buen repelente ayudará a protegerse de ellos.

Unos prismáticos son siempre útiles si en el viaje se quiere avistar fauna o precisar en la observación de los paisajes.

Además, una navaja tipo suiza servirá para poder hacer un picnic (pelar fruta, cortar pan, abrir una lata) si llega el momento.

Las regiones altas son frías o muy frías incluso en época de buen tiempo. Por ello, un Buff a modo de bufanda o de cortavientos para la cara se agradecerá a la caída del sol cuando el ambiente se enfría.

Una chaqueta de abrigo y un forro polar o un jersey más ligero serán oportunos tambièn en las alturas. Más allá del salar de Uyuni, en la región de lagunas y desiertos la temperatura baja mucho cuando desciende el sol y un buen abrigo va a ser imprescindible.

Y cualquiera que sea el lugar que se visite, camisas de manga larga -para el frío y para los mosquitos- y pantalones largos o desmontables de un tejido técnico de fácil lavado y secado harán más cómodo el viaje y ahorrarán espacio en la maleta.

Incluso en época seca puede haber lluvias como consecuencia de vientos que vienen del sur. Por ello no estará de más llevar un impermeable fino en el bolso o la mochila, que no ocupe ni pese.

Los enchufes pueden ser de tipo americano y también europeo. Por comodidad, merece la pena disponer de un adaptador para cargar la batería de la cámara de fotos, la tableta o el móvil.

El mal de altura es una realidad y no tiene una solución mágica. Será bueno llevar un pequeño botiquín con los remedios más básicos que pueden incluir un paracetamol para el dolor de cabeza.

El viaje en avión puede largo y puede aconsejar unos calcetines de compresión para tener descansadas las piernas después de muchas horas en posición sentada.

Por último, no te olvides de hacer un repaso a las cosas básicas en que debieras pensar a la hora de hacer cualquier maleta ...