El cañon del río Lobos

Miguel García Cacho

Vamos camino a Soria y aunque en estas fechas la "Soria Fría y Pura" de Machado esta fielmente reflejada en el termómetro, Soria sigue siendo capital de la numantina resistencia del románico español y tierra de sorprendentes paisajes. Por otra parte, llegar a estas tierras en Noviembre nos brinda el placer de recordar a cierta especie porcina, la llegada de su San Martín. Santo que les convertirá en unos meses en suculentos manjares, protagonistas de las Jornadas Rito-Gastronómicas de Burgo de Osma. Pero antes de poner rumbo a esta Ciudad Gastronómica cargada de tesoros artísticos, conviene abrir apetito con un plato fuerte: El Parque Natural del Cañón del Río Lobos.

Surcando la llanura soriana, es difícil imaginar que sobre ese oleaje de campos de cereal vayamos a divisar algo mas que algún islote con castillo vigía. Y sin embargo, ahí están los Picos de Urbión acunando al Duero, pueblos pinariegos como Vinuesa, oscuras lagunas o espectaculares cortados de hasta 200 metros por los que transcurre el río Lobos.

Se requieren nuevas dotes de fantasía para imaginar a San Bartolomé perseguir demonios a lomos de su caballo, saltando el cañón y dejando huella en sus calizas paredes. O introducirse en el poder esotérico que concentra la zona, testigo de la presencia de la Orden Templaría, entorno a su Ermita protogotica de S. Bartolomé (s.XIII). Más difícil todavía será encontrar los tres olmos centenarios que abrigaron a la ermita y que solo viven ya en el recuerdo.

Todas estas dificultades se verán recompensadas por la facilidad de acceso a este parque natural, al que podemos acceder desde Burgo de Osma por la S-920. Poco después, tras pasar Ucero, cogeremos el desvío a la izquierda donde se encuentra el Centro de Visitantes y Vigilancia -Tf.:975 36 35 64-, desde aquí podemos comenzar este cómodo recorrido por el Río Lobos que entre Ucero (Soria) y Hontoria del Pinar (Burgos) muestra un camino de unos 20 kms. para pasear o recorrerlo en bicicleta de montaña. Un paseo junto a un río truchero cubierto de nenúfares, encajonado entre paredes rocosas coronadas por pinos y sabinas, llenas de grietas y cuevas y acompañados por corzos, jabalíes, nutrias, gatos monteses, ardillas, víboras y el vuelo de buitres, aguilas, halcones, azores...

No hay que perderse la panorámica que obtendremos del cañón desde la cima de la Cuesta de la Galiana. Después de quedarnos colgados desde tan sugerente mirador, solo resta, al margen de la visita pendiente a Burgo de Osma, no olvidar que camino a Soria podemos encontrar un pueblo medieval con un encanto especial: Calatañazor "Castillo de Buitres".

Desde la cercana población de Muriel de la Fuente podemos despedirnos de la silueta de Calatañazor y acercarnos a un espectacular paraje: "La Fuentona", nacimiento del río Abion que crea una profundisima laguna.

BURGO DE OSMA. Hermosa villa castellana, sus murallas guardan un conjunto monumental entre callejas de soportales, viejas mansiones, museos. Entre los tesoros de esta ciudad episcopal, se encuentran la Universidad de Sta. Catalina, el Hospital de S. Agustín y sobre todo su Catedral.

Burgo de Osma, cuenta con otro exquisito templo, le llaman "La Catedral del Buen Comer" y es sede de las afamadas Jornadas Rito-Gastronómicas de la Matanza, declaradas de interés turístico. De este modo, el Restaurante Virrey Palafox ofrece un Menú Homenaje a la matanza y gastronomía castellana, todos los fines de semana desde últimos de enero a finales de marzo. Su sabrosa labor la complementa con la organización de cenas medievales y el prestigio de unos fogones que saben ensalzar los platos de la tierra.

Más información:

Ofic. Municipal de Turismo de Burgo de Osma:Tf. 97536 01 16

www.jcyl.es/turismo