De Viaje por Chicago

Neus y Vicente Martínez

De Viaje por Chicago

Chicago es una ciudad hermosa situada junto al lago Michigan, más conocida como “la ciudad del viento”. Además, es una de las ciudades más pobladas de los Estados Unidos, justo por detrás de Nueva York y Los Ángeles. Esta fue nuestra experiencia:

Preparativos antes de viajar

Antes de marchar para la ciudad del viento, tuvimos que prepararnos con el tema de visados, así que empezó nuestra búsqueda por Google. Llegamos finalmente a esta página con información detallada sobre los trámites a seguir para solicitar nuestra autorización ESTA. Un documento sencillo de obtener vía online y que nos evitó el desplazamiento a la embajada para obtener el visado convencional.

Cosas que vimos en Chicago 

Una vez pasamos el trámite para obtener la ESTA, cogimos nuestro avión para Estados Unidos y aterrizamos en Chicago. La primera sensación es impresionante, es increíble lo que pueden llegar a hipnotizar las vistas a los rascacielos, nada que ver con lo que puedas observar en las películas de Hollywood. La Torre de Willis es sencillamente espectacular. Merece la pena subirse a ella, al mirador de Skydeck en concreto, y contemplar la ciudad de Chicago desde esa altura. En total 110 plantas y

 442 metros. Poco después nos enteramos de esta noticia... la verdad es que ahora da un poco más de respeto subirse hasta allí “sólo” para disfrutar de las vistas.

El mirador Observatorio Jonh Hancock es otro punto de vista de la ciudad que nos encantó. Abajo se puede ver la Milla Magnífica, una zona comercial con un sinfín de tiendas y restaurantes de toda clase.

No obstante, Chicago no está abarrotada únicamente por rascacielos impresionantes o zonas comerciales. También tiene uno de los parques más populares y bonitos de los Estados Unidos: el Millennium Park.

El parque transmite una sensación muy agradable y difícil de describir. Desde hace varios años es el pulmón verde de la ciudad. Si os gusta el arte, el Millenium Park es como ver una galería contemporánea al aire libre. Y si hace buen tiempo, se pueden encontrar todo tipo de actividades culturales, deportivas y sociales que merecen la pena ver.

Chicago también es conocida por la arquitectura. Allí comenzó su carrera el arquitecto Frank Lloyd Wright, que en 1889 compró una casa en el barrio de Oak Park, a las afueras de la ciudad. Allí se mudó con su familia y acabó consolidando su despacho. De hecho, sólo en Oak Park hay 27 casas construidas por este arquitecto. Una gozada pasear por las calles de este tranquilo barrio disfrutando de las historias que encierra en él.

La última visita que quiero destacar es la que hicimos a Little Italy, el barrio italiano de Chicago. Su historia empezó cuando la comunidad italiana comenzó a instalarse en distintas áreas de Chicago, pero la mayoría de ellos se concentró en la parte oeste, sobre todo en la calle Taylor.

Ahora, Little Italy no es lo que fue durante los años sesenta, pero sigue la esencia italiana que marca diferencia con el resto de barrios de Chicago. Tiendas, restaurantes, bares...con muchas familias italianas trabajando con pasión por su negocio. Si te gusta la cocina italiana y al mismo tiempo quieres disfrutar de la cultura estadounidense, esta debe ser una visita obligatoria en tu viaje.