Sudáfrica y Seychelles

Rozando el paraíso más salvaje

SUDÁFRICA

Con una larga línea de costa y un clima templado la mayor parte del año, con paisajes magníficos y una naturaleza espléndida que ha conservado lo mejor de la fauna africana, Sudáfrica os está esperando.

Ciudad del Cabo tiene una localización única y su entorno está lleno de lugares interesantes: las playas, la reserva natural del Cabo de Buena Esperanza, la región de bodegas y viñedos, la famosa Table Mountain. La Ruta Jardín, que se extiende a lo largo de la costa por hermosos paisajes y pueblos pintorescos, es otra de las joyas de Sudáfrica. Las ciudades, Durbán, por ejemplo, con su mezcla de razas y con playas próximas, o enclaves como Lesoto y Swazilandia, con sus marcadas particularidades étnicas, añaden variedad al viaje.

Pero lo mejor de Sudáfrica son los parques y reservas naturales. Diversas son las posibilidades, repartidas por toda la geografía, pero entre ellas el Kruger, uno de los grandes parques africanos. La posición geográfica de Sudáfrica hace el viaje especialmente cómodo y recomendable a lo largo de casi todo el año.

SEYCHELLES

La imagen del paraíso la da Seychelles. Un archipiélago en aguas del Índico con playas y palmeras, aguas transparentes y un clima de auténtico privilegio. Mahe es la isla principal donde se encuentra Victoria, la capital. Descanso en la arena y algún recorrido por la costa pueden ser planes de lujo.

En el interior hay un estupendo parque nacional –el Morne Seychellois- que hará las delicias de los visitantes y mar adentro, a poca distancia hay bancos de peces donde el buceo se convierte en la mejor de las experiencias.

Pero hay muchas más islas a tiro de barco o de avión pequeño según la economía de cada cual y el tiempo de que disponga. Praslin es la segunda isla en tamaño y tiene también magníficas playas para el buceo con paisajes marinos que combinan el coral y los peces de llamativos colores y, para que no todo sea playa, con un valle –el valle de Mai, en el interior- que se ha convertido en reserva natural.

La Digue es otra isla, famosa por la playa de la Source d’Argent. Y el enorme atolón de Aldabra resulta un lugar único porque ofrece la ocasión de encontrar tortugas gigantes. Hay muchas más islas, casi todas desiertas, a las que se llega tras una corta navegación para disfrutar del sol y el aire en la más absoluta soledad.

Qué ver en Sudáfrica

Qué ver en Seychelles