Uzbekistán

El corazón de la ruta de la seda.

Jiva, Samarkanda, Bujara...son nombres que envuelven al viajero en un mundo que se abre a la imaginación. Son lugares de las mil y una noches, ciudades de la ruta de la seda que han llegado hasta hoy y que hablan de una vieja historia.

Uzbekistán aloja a estas ciudades, que son como tesoros y que han sido restauradas para dar idea de su riqueza y de la refinada cultura que se tejió en torno a ellas. Pero el país tiene más y dependerá del tiempo del que se disponga para ampliar el abanico de visitas.

Taskent es la capital, una ciudad renovada y que muestra el pulso del país en la actualidad. No tiene el encanto de las poblaciones históricas de La ruta de la seda, pero ofrece el interés de una gran capital de Asia Central.

El mar de Aral, es hoy el esqueleto de lo que fue el segundo gran lago del planeta, solo superado por el Caspio. Como paisaje, hoy desértico, es sobrecogedor. Y el valle de Fergana, en el otro extremo del país, resulta justamente lo contrario: fértil, con paisajes de horizontes escarpados entre altas montañas, lleno de cultivos y de vida.

Por si fuera poco, Tayikistán está al lado, igual que Irán. Con ambos se puede combinar el viaje a Uzbekistán, lo mismo que con Moscú, capital de la que dependió hasta hace nada y con la que conserva excelentes comunicaciones.

Qué ver en Uzbekistán

Programas sugeridos en Uzbekistán

Otros destinos en Asia