Madeira

Situado a 500 km de distancia de la costa africana y a 1.000 km del continente europeo, el archipiélago de Madeira, de origen volcánico, está formado por dos islas principales (la isla de Madeira y la isla de Porto Santo), y dos conjuntos de islas deshabitadas (las islas Desertas, tres pequeñas islas situadas a 25 km al sureste de la isla de Madeira, y las islas Selvagens, dos islas y dieciséis islotes situadas a 250 km al sur de Madeira, que constituyen reservas naturales).

La capital es Funchal situada al sur de la isla. Fue la primera ciudad que los portugueses fundaron fuera del continente y se extiende por las faldas de la inmensa montaña que conforma la isla hasta llegar al mar.

El archipiélago dispone de un clima privilegiado con aguas cálidas y temperaturas ideales a lo largo de todo el año (25ºC en verano y 17ºC en invierno), y goza también de una naturaleza exuberante y llena de contrastes. El clima nunca es tan caluroso en verano como en el sur de Europa, y en invierno tampoco es tan frío porque las temperaturas resultan templadas cuando no son veraniegas. Como corresponde a un clima atlántico el tiempo de Madeira cambia rápidamente dependiendo de los vientos, la altitud... pero el sol y un frescor agradable están casi garantizados.

Madeira no es propiamente un destino de playa. Aunque las playas existen, no constituyen su principal atractivo. Las hay de arena blanca -importada- en Calheta y Machico, y de arena negra en São Vicente y Prainha en la Península de São Lourenço. Y también existen otras playas de piedra donde es perfectamente posible bañarse (en Funchal, por ejemplo), sin contar las piscinas naturales acondicionadas en Porto Moniz y Seixal. No son las inmensas extensiones de arena blanca del Caribe o del sur de Europa.

Madeira y Porto Santo son islas tranquilas y seguras, ideales para pasear, disfrutar del mar y la gastronomía. Para quienes gustan mezclarse con la naturaleza ofrecen innumerables rutas de trekking con variados niveles de dificultad y, por supuesto, actividades relacionadas con el mar, como pueden ser el avistamiento de cetáceos, snorkel, submarinismo, vela y pesca deportiva.

Hoteles recomendados en Madeira

Programas sugeridos en Madeira

Otros destinos en Portugal