Almas muertas

Un pequeño terrateniente, Pável Ivánovich Chíchikov, se dedica a comprar campesinos muertos para registrarlos como vivos y conseguir así las tierras que se concedían a aquellos que poseyeran un cierto número de siervos. Para Nikolái Gógol este argumento es un pretexto, y al pasear a su héroe por toda Rusia para comprar almas muertas a los terratenientes de la época, encuentra la ocasión para pintar un retrato del ser humano en su versión más cruda y detestable. El impresionante y detallista trabajo gráfico del libro es de Alberto Gamón y esta edición cuenta con una nueva y excelente traducción de Marta Rebón, en la que ha trabajado durante cuatro años.

Otros títulos de interés