La isla del día siguiente. Crónica de una travesía por el Pacífico

En 1988, hace ahora 28 años, cinco españoles, Kitín Muñoz, director de expedición, Kiko Botana, navegante, Pepe de Miguel, cámara de televisión, Juan Ginés García, teniente del ejército y responsable de logística y comunicaciones y yo, como fotógrafo y "conseguidor", realizamos una de las mayores proezas de la historia de la navegación actual: navegar en una balsa de totora, construida por los indios aimaras del Lago Titicaca, desde el puerto del Callao en Perú hasta la isla de Nuku-Hiva, en el Archipiélago de las Marquesas y posteriormente hacia la isla de Tahití, en el Archipiélago de la Sociedad. En total 5.491 millas náuticas (10.170 km), casi la misma distancia que separa las ciudades de Madrid y Hong Kong, en 72 días a bordo de una embarcación réplica exacta de las utilizadas por los navegantes preincaicos en el 200 d.C. Al regresar a España desde la Polinesia, mis cuadernos de viaje quedaron unidos por una cuerda, y escondidos en un oscuro cajón. En 1991, salieron tan solo de su escondite para ser encuadernados por un maravilloso artesano palestino de la Ciudad Vieja de Jerusalén, que con el mimo de sus arrugadas manos unió los dos cuadernos originales en un grueso y magnífico libro de piel roja de cordero. En su portada en letras doradas, aparece la leyenda: CUADERNO DE BITÁCORA. Por Eric Frattini y en su grueso lomo: Expedición URU - 1988. Tras cinco años de vivencias, guerras y hasta algún matrimonio en Oriente Medio, el cuaderno quedó ubicado en la sección de viajes de mi biblioteca compuesta por casi seis mil volúmenes. Allí permaneció en tranquilo y sabio reposo durante los siguientes veinte años. Ahora, cuando «ya no hablamos de corrido», como dice una muy querida amiga, y nuestros recuerdos comienzan a fallar, decido a mis 52 años que ya es hora de compartir con alguien más, aquella gran vivencia que fue la travesía de la Uru. Disfrútenla como lo hizo aquel joven de 24 años, que era yo por aquel entonces. Sobre el autor: Eric Frattini Con tan solo 22 años, Eric Frattini es contratado como fotógrafo oficial del Camel Trophy'85, que atraviesa la isla de Borneo, desde Balikpapan hasta la ciudad de Samarinda. Al año siguiente participa también como fotógrafo en el Camel Trophy'86, que recorrerá casi cuatro mil kilómetros, a través del continente australiano, desde Cooktown, en la costa de la Gran Barrera de Coral, a la ciudad de Darwin. En 1987, participa con el CamelTeam Pegaso, en el 9º Rally París-Argel-Dakar. En 1988, forma parte de la Expedición URU, en la que cinco españoles cruzan el Océano Pacífico, desde Perú hasta Polinesia, a bordo de una balsa de totora. Por esta expedición los tripulantes reciben la Medalla de Honor de la República Francesa y la Medalla de Honor del Gobierno de Polinesia. En 1989, es nombrado corresponsal en Oriente Medio, residiendo en Beirut (Líbano) y Jerusalén (Israel); y en 1994 le nombran jefe de la 2ª Unidad de la UNTV, para la que llega a cubrir las guerras de Yugoslavia, Golfo Pérsico, Somalia, Líbano, Chechenia, Ruanda, Irak, Afganistán, etcétera. Es autor de más de una veintena de ensayos y cuatro novelas, traducidos a varios idiomas. Su libro TheEntity. FiveCenturies of SecretVaticanEspionage (St. Martin'sPress, New York, 2008) entró a formar parte de la biblioteca de estudios de inteligencia de la CIA en Langley. En 2013 recibió el IIº Premio Nacional de Investigación Periodística que concede la revista italiana Terra Incognita por su trabajo de investigación sobre el caso 'Vatileaks' y que supuso la publicación del libro Los Cuervos del Vaticano, y en el mes de julio del mismo año recibió en la isla de Lípari, el Premio Anual Strillaerischia (Italia) al Mejor Enviado Especial por su trabajo en Afganistán junto a la ISAF. En 2013, fue preseleccionado entre más de dos mil candidatos, como OBR (OnBoardReporter), para participar en la 12ª edición de la Volvo OceanRace, la más dura vuelta al mundo a vela por etapas. En febrero de 2014, fue invitado a navegar once días a bordo del portaaviones nuclear estadounidense USS Nimitz y en octubre del mismo año, pisó el Polo Norte. Aún le quedan muchas cosas por hacer..

Otros títulos de interés