Viaje a Jerusalén

El 11 de julio de 1832, Alphonse de Lamartine zarpa desde Marsella, junto a su mujer y a su hija, rumbo a Oriente, para realizar su sueño de juventud: el viaje a Jerusalén.

Llega a Beirut y desde allí recorre Siria, Galilea y Jericó para entrar en Jerusalén a pesar de la epidemia de peste que asola la zona. A sus descripciones de poeta une la profundidad del filósofo y la perspicacia del político experimentado, lo que compone un punto de vista fresco y original.

Ediciones del Viento recupera una excelente versión de S. Mobellán de Casa-Fiel, publicada en Barcelona en 1875, que refleja a la perfección el ritmo, la agudeza y la erudición del texto original.

El texto de Lamartine se une así a los publicados con anterioridad en esta colección (De parís a Jerusalén, de Chateaubriand, y Guía para viajeros inocentes, de Mark Twain) para formar una visión completa del viaje más emblemático de los últimos siglos: el viaje a los Santos Lugares.