Birmania

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Birman-mapa general.jpg

Contenido

[editar] A modo de introducción

  • Por qué ir a Birmania.
Birman-elefantes.jpg
Porque el viajero aún está a tiempo de encontrar un país en una situación que desapareció en la mayor parte del mundo. Birmania es, mucho más que otros lugares, una ventana al pasado.
Birmania todavía no ha perdido las costumbres, la cultura, el trato de la gente y el ritmo de vida tradicionales.
Vive en el equilibrio de un mundo que está sólo en el inicio de la carrera hacia el desarrollo.
Hay que aprovechar para visitarlo así, antes de que la influencia de los países de su entorno borre sus rasgos más característicos.
  • ¿Por qué es así Birmania?
Porque es un país que ha vivido aislado. En su historia reciente, ha tenido regímenes militares a quienes no ha interesado abrirse al mundo exterior. (Laos es un ejemplo parecido y más exagerado).
Y porque en la política internacional ha jugado un papel secundario que lo dejó fuera del camino de modernización que emprendieron algunos de sus vecinos. Occidente buscó la alianza de Tailandia. Se vio envuelto en una guerra en Vietnam. Tuvo que parar el comunismo en Camboya...
Birmania se mantuvo muy al margen de todos esos movimientos y pudo hacer su vida. Ha vivido un desarrollo menos influido por el exterior.
  • Un desarrollo condicionado por dos cosas:
Birman-bagan monjes.jpg
Una es el budismo. Birmania es un país muy religioso. El budismo está presente en todas las formas de la vida. En los monumentos. En la cantidad de atención y de tiempo que le dedica la gente. Y, sobre todo, en la actitud de las personas.
El budismo de Birmania es de una versión (theravada) llamativamente plácida y serena. Y esa serenidad impregna el país y las relaciones de los birmanos entre ellos y hacia el extranjero.
La otra es la laboriosidad y el ingenio de la gente. Esa es una característica de muchas poblaciones del sudeste asiático. De Tailandia podría decirse lo mismo, de Vietnam también. Pero mientras estos países miran a Occidente o a Japón y tratan de correr más que nadie en la carrera del desarrollo, Birmania mira a la tradición y ha desarrollado un mundo que parece más equilibrado: más sobrio y tranquilo y al mismo tiempo organizado y eficaz.
  • Birmania es un país seguro
El viajero puede moverse con tranquilidad total. Probablemente ayuda a ello el que haya habido gobiernos autoritarios, cuya presencia, el extranjero que va de visita, no percibe de manera especial.
Además de seguro, en Birmania el viajero se encuentra en un entorno agradable, se siente bien acogido y cómodo cuando anda por la calle o entra en una tienda.
  • La impresión que se lleva el viajero
Birman-lago-inle etnico2.jpg
El primer encuentro con Birmania es un encuentro con el pasado.
Es un país, en el campo, rudimentario y, en la ciudad, provinciano.
Hay que saber apreciar lo positivo de ambas cosas. En Birmania no hay que buscar Hong Kong. Lo que ve el viajero es una sociedad que vive en un mundo que se acaba.
En lo material es un país muy modesto. Pero el viajero puede encuentrar servicios buenos y no sufre la precariedad de la vida de los birmanos.
Y el viajero no sufre el espectáculo de la pobreza porque Birmania no es un país pobre. Es un país que refleja otro tiempo, no el subdesarrollo. La gente va arreglada y planchada, los niños cuidados, las calles están limpias...
Además de ser un país modesto en lo material, es un país muy rico en lo cultural y lo espiritual.
El viajero disfruta de ello, mezcla las dos cosas y percibe la sensación de estar en un país que funciona bien.
No sólo los monumentos o los templos indican que Birmania es un país avanzado en cuanto a sensibilidad y cultura, sino que el trato con las personas y su buen hacer facilita el viaje y permite disfrutarlo sin inconvenientes.


[editar] Qué hay en Birmania

O dicho de otro modo: ¿Qué puede esperar el viajero del viaje?

Niños
Los medios de transporte
La calle en Yangon
Novicios de visita a Mandalay
Viejos espíritus acompañan a buda
Los jóvenes
Pagoda de Shwe Si Gon
Vendiendo camisetas de Aung San Suu Kyi
  • Se van a ver ciudades
... empezando por la capital, con su deje de la antigua administración inglesa, cuando Birmania fue colonia británica. Vecina de la India, Birmania fue la lógica extensión de la presencia inglesa en este país.
Yangón es una ciudad un poco destartalada por el paso del tiempo. Los ingleses se fueron y ha vivido desde entonces a su modo, reforzando su modo de ser oriental. Y eso es lo que le da su encanto y la hace distinta de otras capitales de la región.
En los viajes a Birmania se suele visitar además Madalay que fue capital imperial relativamente reciente (en el siglo XIX) y Bagán.


  • El viajero entra en contacto con el campo
Birmania es un país rural y monumentos, pagodas, santuarios y monasterios se sitúan en los alrededores de las ciudades, en poblaciones más pequeñas, en el campo.
A poco que se pueda, deben visitarse esos alrededores. Cerca de Mandalay o de Bagán se harán recorridos que permitirán asomarse tanto al pasado como al presente de la vida de los birmanos.
La vida en los pueblos, la agricultura, la vida de los monjes se conocerá recorriendo el país.


  • El viaje llevará a conocer la naturaleza y las gentes
Birmania es además un país de naturaleza tropical, con regiones llanas y regiones de montaña donde viven minorías étnicas muy particulares.
Dependiendo del tiempo de que se disponga, la visita al lago Inle, a Pindaya, a Mirauk-Oo o al monte Popa permiten acercarse a toda esta variedad de paisajes y de gentes que hacen de Birmania un país especialmente rico.


  • Conviene captar momentos y escenarios singulares
Siendo un país marcado por una cultura y una espiritualidad propias y por unos paisajes de encanto especial hay que procurar darle al viaje el sabor de los momentos singulares: ver una puesta de sol, un amanecer, la salida de los monjes tras el desayuno.


Galería de fotos ver Birmania: Signos y símbolos

Galería de fotos ver Vida en la calle, en Birmania


[editar] Un mínimo para conocer el país

[editar] Geografía

Birmania es parte de Indochina.

Su superficie es de 676.000 kilómetros cuadrados (mayor que la de España).

Está bañada por el océano Índico (golfo de Bengala y mar de Andamán en el sur).

Tiene una latitud tropical en la mayoría del territorio, excepto el extremo norte (estado Kachín) que penetra hacia la India y China, y donde recientemente (Putao, Mykytina), se están proponiendo actividades de trekking.

El corazón del país, lo que se identifica con el estado Burma, es una llanura bañada por el río Irrawady. El Irrawady es muy importante porque atraviesa de norte a sur la llanura central, el espacio del que quisieron apoderarse las sucesivas etnias que se propusieron dominar Birmania.

El Irrawady divide al país en dos a lo largo de sus dos mil kilómetros, desde las montañas Kachín, al norte, hasta la desembocadura en el mar de Andamán. Antes de alcanzar el mar, forma un inmenso delta que constituye una de las regiones agrícolas más ricas de la tierra.

El país hace frontera con Bangladesh, India, China, Tailandia y Laos, delimitando con estos dos últimos el célebre "triángulo de oro".

Los diferentes sistemas montañosos que rodean Birmania, hacen extremadamente difícil la comunicación con sus vecinos, especialmente India. Durante la dominación británica la relación comercial con este país, se hacía fundamentalmente por mar. Las montañas del este impiden el paso del monzón, por lo que la región central de Birmania tiene un bajo nivel lluvias.

Yangón, Bagán y Mandalay comparten el mismo tipo de paisaje de la llanura. Para disfrutar de la variedad geográfica, de Birmania será conveniente adentrarse por dos estados: Shan (Kalaw, Inle) y Mon (Moawlamyne).


[editar] Clima

El país básicamente tiene tres estaciones:

Una época de lluvias que se extiende de finales de Mayo hasta principios de Noviembre.

Una época seca y fresca, la ideal para viajar, desde finales de Noviembre hasta finales de Marzo.

Y una época extremadamente calurosa, desde Marzo hasta el inicio de la estación de lluvias. Entre mediados de Abril y finales de Mayo el viaje es poco aconsejable debido a las altas temperaturas. En Bagán la temperatura puede alcanzar fácilmente los 45 grados.

No obstante, existen grandes diferencias entre la costa, enormemente lluviosa, y el interior. Bagán es de las zonas menos lluviosas de Asia del Sudeste.

[editar] Flora

Aparece en relación con la latitud y altura de los distintos lugares: Selva monzónica, bosque tropical lluvioso, fundamentalmente el sur, vegetación de altura (coníferas) en las cordilleras del norte y este, formaciones de manglares, en la costa.

Los bosques de bambú figuran entre los mayores del mundo. Existe una enorme variedad de árboles frutales.


[editar] Fauna

En el norte del país, la fauna es similar a la de India y China, y la del sur, predominantemente sundaica, es decir, similar a la de Malasia, Sumatra, Java y Borneo.

Es rica especialmente en aves, de las que se contabilizan más de 1000 especies.

Por lo demás, existen todavía especies de felinos (tigres, leopardos) prácticamente desaparecidos en otras partes de la zona. En Birmania se encuentran más elefantes adiestrados para el trabajo que en cualquier otro lugar de Asia. En Taungoo, por ejemplo se pueden ver grandes manadas adiestradas para el trabajo y en condiciones mucho menos turísticas que en Tailandia.

Como en otras regiones, la fauna se encuentra enormemente amenazada por los procesos descontrolados de deforestación.

[editar] Población

Se calculan alrededor de 50 millones de habitantes, el 75% de los cuales es población rural.

Las ciudades mas grandes son Yangón, Mandalay y Taunggy, todas ellas destinos turísticos.

La tasa de alfabetización es muy elevada -alrededor del 85%- y es muy frecuente ver en los trenes birmanos gente que alquila revistas y novelas para leer durante el viaje.

Lógicamente, la mayoría de la población es de etnia birmana, 65%, pero las minorías -los shan (relacionados con los thai), los karen, los kachín, los mon- representan una fracción importante.


[editar] Política y Economía

Shwe Yan Pyay, en Inle
Descargando a orillas del Irrawady
Carteles en la calle con la imagen del padre de Aung San Suu Kyi
Celebrando las elecciones
Novicios de visita a Mandalay
En el Monte Popa
Ceremonia de shinpyu
Agua

Desde principios de 2012, la situación política está en plena evolución. La convocatoria de elecciones ha permitido presentar candidaturas a partidos que habían sido ilegalizados y ha permitido también a sus miembros ocupar escaños en el parlamento.

Birmania es un país socialista a su manera. Una junta militar gobierna con un régimen autoritario que se ha ido diluyendo y que afecta a los ciudadanos del país pero que el turista no percibe.

Recientemente se ha emprendido una política de apertura al exterior para atraer negocios. Hace pocos años apenas existían coches en Birmania y actualmente en Yangón ya se producen algunos atascos. No obstante, los vaivenes de la política interna dan lugar a protestas de la población -las últimas, fuertemente conflictivas, lideradas por los monjes- y a reacciones autoritarias por parte del gobierno que crearon incertidumbre.

Uno de los últimos sobresaltos ha sido la creación de una nueva capital, que está sustituyendo a Yangón para los asuntos administrativos y de gobierno. Pero lo cierto es que seguramente a la vista de las revueltas en los países árabes, con la llegada de otras generaciones a los círculos de poder y con la evolución de los países del entorno se ha abierto la vía hacia lo que parece la transición hacia un gobierno democrático.

La líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, hija de uno de los héroes de la independencia, y durante años confinada en arresto domiciliario a un aislamiento total, ha quedado en libertad. Con una gran popularidad entre la población ha ganado un puesto en el parlamento y su partido ha sido legalizado. Quedan aún muchos privilegios y espacios de poder reservados a la junta militar, pero parece haber un acuerdo para abrir una vía que permita a Birmania situarse en un terreno de normalidad democrática. Y también en la pista de despegue para un rápido desarrollo económico.


[editar] Historia

La historia de Birmania es básicamente la de la lucha entre los mon, shan y burmeses por el control de la gran llanura central, de gran valor productivo y estratégico.

El primer reinado que expresa la victoria de los burmeses tiene por capital Bagán, monumental realización que lleva a cabo el rey Anawrata y que es destruida en 1287 por Gengis Khan.

El caos que sigue a esta destrucción da nuevas oportunidades a los mon y a los shan.

Pero en 1550 los burmas consiguen de nuevo unificar del país en un solo reino, cuyo posterior declive hará aflorar las divisiones que acabarán facilitando la dominación inglesa. El ultimo intento por unificar el país se realiza desde Mandalay, en los siglos XVIII y XIX.

Birmania pasará a ser colonia inglesa y su destino quedará ligado al de la India, de la que administrativamente será una provincia.


En 1948 consigue la independencia, de la mano de Aung Sang, que posteriormente morirá asesinado en un consejo de ministros. Se suceden las luchas por el poder hasta que U Nu toma el control del país, decretando una particular vía birmana al socialismo. En 1962, el poder cae en manos de Ne Win, personaje, según algunos, que parece salido de una novela latinoamericana. Desde esta fecha estará detrás de todos los acontecimientos políticos en Birmania y sus arbitrariedades, como la de abolir todos los billetes que no fueran múltiplos de 9 (número de la buena suerte según los astrólogos), impregnarán todos los ámbitos de la vida birmana. La política económica desembocará en tal caos, que en 1988 se produce un levantamiento popular.

Ante la insostenible situación, se convocan elecciones en las que la líder de la oposición democrática, Aung Sang Si Ky, hija del artífice de la independencia, obtiene el 85% de los votos. Pero el ejército anula las elecciones, instituyendo una Junta militar para el restablecimiento de la ley y el orden, el SLORC, que simultánea una política autoritaria y una política neoliberal de la que nace una nueva clase dedicada a los negocios, y con vinculaciones con la Junta. La mejora de las condiciones económicas, mitiga un tanto la protesta popular contra la dictadura, pero el recorte de las libertades crea sistemáticamente brotes de descontento.

Año 2012. La pérdida de peso del país (consiguió situar a un birmano, U Thant, al frente de la Secretaría General de la ONU y llegó a ser primer exportador mundial de arroz), las sanciones internacionales, la fuerte migración de birmanos fuera del país y quién sabe si la primavera árabe, indujeron a los nuevos líderes militares a emprender un proceso de apertura, decidido y rápido. Aung Sang Si Ky quedó libre para ejercer sus derechos y se anunciaron elecciones generales libres para abril de 2012. La larga historia de intervención militar hace que para muchos el futuro siga siendo incierto, pero las perspectivas son de clara normalización y también de rápido desarrollo económico.

El premio Nobel en economía Joseph Stiglitz opina sobre la nueva situación en el periódico El País.


[editar] Religión

El 87% de los birmanos es de religión budista, de observancia theravada -la más intimista-, también llamada hinayana, o del pequeño vehículo.

El país entero vive su religiosidad de una forma sentida, como lo atestigua el inmenso número de pagodas que existen.

Como creencia peculiar del pueblo birmano, los Nats son espíritus que se encuentran en todos los seres y a los que conviene tener satisfechos mediante ofrendas. Los birmanos sostienen que existen 37 de estos medio-espíritus, medio-diosecillos, cuya residencia está en el monte Popa y uno de los cuales es el propio Buda. Con su universo, los birmanos tratan de vivir la religiosidad de una forma folklórica y comprensible para todo el mundo.

Como código práctico de conducta, el Bamashan chin establece una serie de normas que todo birmano ha de observar: conocer los textos budistas clásicos, hablar correctamente el birmano clásico, respetar a los mayores, no exteriorizar jamás las inclinaciones sexuales entre miembros del sexo opuesto, usar apropiadamente el lenguaje escogiendo siempre la vía más sutil de comunicación. En definitiva, nos habla de como saber estar en Birmania, país donde las formas son extraordinariamente importantes.

Como regla práctica, es imprescindible descalzarse antes de entrar en un templo.


[editar] Un poco de budismo

El budismo impregna la vida de los birmanos. Es una religión que carece de una figura de dios al modo como la entienden cristianos, judíos o musulmanes. Para el budismo, el hombre nace engañado. Los sentidos le muestran una realidad ilusoria y dolorosa. Por ello, el objetivo de la vida es desprenderse de ese engaño para darse cuenta al fin de la verdadera naturaleza del mundo y para fundirse con ella. Cuando el hombre alcanza este estadio de visión lúcida de la realidad se convierte en buda. Alcanza la felicidad y la inteligencia absolutas y se libera de todas las ataduras que lo han limitado hasta entonces. Ha alcanzado el nirvana.

De las distintas ramas budistas, la tibetana se conoce como la del 'gran vehículo'. Entiende que la búsqueda de la santidad debe avanzar conjuntamente para la humanidad entera. La rama birmana se conoce como 'teravada' y se inclina por la búsqueda individual de la liberación. Cada uno debe esforzarse y mejorar en su virtud para desprenderse de las necesidades y las inclinaciones que lo atan a la tierra. El mérito es una noción fundamental en ese trayecto larguísimo hacia la perfección. Consiste en la acumulación de buenas obras que van engrosando una especie de hucha por la que cada uno obtiene la recompensa de un avance en el camino hacia el nirvana.

Casi todos los varones pasan por una iniciación a monjes como parte de su educación. Se trata de una ceremonia conocida como shinpyu que tiene lugar alrededor de los 10 años y por la cual los chicos entran de novicios en un monasterio. Se trata de una gran ceremonia, con los niños vestidos como príncipes, primorosamente maquillados, celebrada con gran lujo por la que la familia 'acumula' mucho mérito. En novicio, será desprovisto de sus posesiones como prueba de desprendimiento, se le cortará el pelo y recibirá el cuenco con el que pedirá su alimento.

La estancia de los novicios suele durar un par de semanas. Nueve días es una buena medida porque el nueve es un número auspicioso. Pero muchos jóvenes prolongan su estancia en los monasterios. Quedarse no significa permanecer para siempre. Algunos regresan a sus pueblos a atender a su familia o para casarse. El mérito que hayan hecho entre tanto contará a su favor. Otros jóvenes harán los votos preceptivos y se quedarán en la comunidad de monjes para siempre.

Los monjes suelen gozar de gran respeto en la sociedad. Cuando los hombres son adultos es costumbre también que regresen al monasterio, lo mismo que hicieron cuando eran pequeñós, para pasar unas semanas y mantener la práctica de sus obligaciones religiosas.

¿Representan una carga tantos monjes? Para muchos birmanos no, porque cuando salen por la mañana con su cuenco vacío dan a la gente la oportunidad de ser generosos con ellos dándoles arroz y así de ganar mérito a través de la limosna.

Aunque el mérito se obtiene también mediante pequeños gestos generosos y anónimos. De vez en cuando aparecen en la calle orzas de barro con agua y un vaso o una taza para que los caminantes sacien su sed, o haces de cereal con sus espigas colgados de un árbol para que las aves puedan comer los granos. Alguien los ha puesto ahí en un gesto de desprendida bondad como atención a los demás y para cumplir con el precepto de vivir con mérito.


[editar] Lecturas recomendadas

Niñas monjas
Yangon
La calle en Yangon
Jugando en la calle
Escenas
Fuerte de Mandalay
Blanqueo de la pagoda
Estupa en Mine Thauk

Birmania suele enamorar a primera vista con su carga de exotismo y especial sensibilidad. Historias secretas de Birmania ayudará a aproximarse al país.

Una visión mucho más crítica y seguramente tan cierta como la anterior es la que da Norman Lewis en Tierra Dorada.

Para tener a mano una pequeña selección ver aquí.


[editar] ¿Cuándo ir?

La mejor época para viajar a Birmania es desde noviembre hasta principios de marzo. Es época seca pero las lluvias han dejado su poso y los paisajes están verdes y el campo se ve fértil. En marzo, la tierra se seca anticipando los calores que en abril y mayo son sofocantes y hacen poco aconsejable el viaje. En junio acostumbra a llegar el monzón y las lluvias, que pueden ser aparatosas, refrescan el ambiente y hacen el calor más soportable. La época de lluvias suele durar hasta principios de noviembre.


[editar] ¿Qué llevar en la maleta?

Birmania está en la región tropical y en zona de monzón. Ello significa -según las épocas- sol, calor y lluvia. Y significa también, en determinados lugares, mosquitos y otros insectos.

Gorro, gafas de sol, ropa ligera... son las recomendaciones típicas para la visita a un país de clima en general cálido.

Crema para el sol será bien venida.

Repelente de mosquitos -sobre todo en áreas con algún riesgo de malaria- va a ser necesario. Alguna camisa de manga larga y pantalones largos de colores claros ayudarán a protegerse en lugares donde los insectos sean más abundantes.

Salvo en las épocas más secas, habrá que equiparse bien contra la lluvia con un chubasquero que pueda llevarse en la mochila. Y si nos protegemos nosotros, será bueno proteger también al propio equipaje, que convendrá que sea impermeable.

En cualquier época, será conveniente alguna prenda de abrigo, para la zona de Kalaw y lago Inle. Si es verano algo ligero será suficiente, pero en invierno un anorak mediano o un buen forro polar se agradecerá cuando se pone el sol.

Cargar la cámara de fotos hace aconsejable un adaptador que se ajuste a los enchufes de tipo inglés que predominan en los hoteles. E iluminarse en caso de apagón hace aconsejable también una pequeña linterna.


[editar] Salud

Birmania es un país tropical y son de aplicación todas las precauciones propias de países con este clima. Deben evitarse las verduras crudas, las frutas sin pelar, no hay que beber agua del grifo..... . Además, en determinadas épocas el calor es intenso y será prudente beber con regularidad para mantener una buena hidratación.

Existen focos de malaria, por lo que conviene informarse sobre la oportunidad de seguir un tratamiento profiláctico. Consultar a las instituciones adecuadas si es aconsejable alguna vacuna.


[editar] A dónde ir y cuantos días

Birmania está relativamente lejos. La duración del viaje y el interés de cuanto hay que ver obligan a disponer de una docena de días como mínimo.

La llegada se hace por la capital Yangón que sirve de entrada y de toma de contacto con el país, y justifica que se le dedique un poco de tiempo. Lo habitual es visitar también Mandalay, la antigua capital imperial, y sus alrededores. Bagán con sus pagodas no puede faltar en ningún viaje. El monte Popa es un lugar de peregrinación muy señalado para los birmanos y para su particular espiritualidad. El lago Inle tiene todo el interés de la vida que genera tanto en las orillas como en sus aguas. El mercado , las viviendas lacustres y la importante actividad que se desarrolla en el agua son motivo de atención. En sus inmediaciones, además, numerosas minorías étnicas despiertan el interés y permiten conocer rincones poco visitados...

La visita a Birmania permite también acercarse a Camboya o a Malasia...

Como muestra de algunos viajes posibles:

  • Birmania, país de pagodas milenarias (ver)
  • Birmania y Camboya (ver)
  • Birmania y Bali (ver)
  • Birmania y Malasia (ver)


[editar] ¿Qué ver?


[editar] Otras informaciones

[editar] Comida y bebida

La cocina típicamente birmana es menos 'brillante' que la de sus vecinos chinos, indios o tailandeses. En principio, se asemeja a la india, aunque más suave: abundancia de arroz y de curries, ensaladas muy variadas, a veces con un acompañamiento que resulta algo extraño para los paladares occidentales ( p.e. el ngapi, pasta de gambas fermentada).

Los fideos aparecen con frecuencia y son un plato que nunca falta en el desayuno tradicional. Con el nombre de mohinga se toma por la mañana una sopa ligera de fideos y arroz que se sirve en un bol y a la que según el gusto de cada cual se añade verduras, pedacitos de pollo o de pescado o algún otro alimento que se elige para componer la combinación más apetecible.

La cocina birmana acostumbra a ser aceitosa, de todas formas es difícil de encontrar platos exclusivos de la gastronomía del país, como no sea en puestos callejeros de higiene muy regular. La alternativa más a mano suele ser la de acudir a los restaurantes chinos, que tienen un nivel de calidad elevado. La cocina india esta bien representada en Yangón, y la europea es bastante difícil de encontrar fuera del hotel Strand y algún otro gran hotel de cadenas internacionales.

Es muy agradable cenar "a la inglesa" en los pueblos de Maymo o Kalaw, antiguas estaciones de veraneo de la época de colonial.

Las cervezas chinas son omnipresentes y más baratas que la birmana, de marca Mandalay, tostada, muy aceptable.

Las bebidas refrescantes están ampliamente representadas, excepto Pepsi-Cola, que se retiró del mercado birmano por su crítica a la situación de los derechos humanos en el país.

El coste de una comida normal en un restaurante chino, de buena calidad, ronda entre los 3 o 4 dólares.


[editar] Compras

Birmania es el mayor productor mundial de rubíes, que además son de una gran calidad. Se encuentran en la zona de Mogok, al norte de Mandalay. Se compran siempre en tiendas del gobierno, que extienden un certificado de autenticidad. No es aconsejable de comprar por otros conductos.

En Bagán son famosos los trabajos de laca y las marionetas, que se emplean en las representaciones populares. En las regiones tribales, pueden adquirirse tapices y mantas.

Monjes en Mandalay
Flores para el mercado
Bagan, templo Sulamani
Mercado
Demonio en Bagan
Pescador del lago Inle

En Birmania se regatea, pero, a diferencia de otros países, el comprador no debe esperar un gran ahorro respecto al precio que le ha dado el vendedor, y desde luego, sólo debe entrar en el regateo si tiene intención de comprar.

En el mercado central de Yangón, el Bayoke Aung Sang, se encuentra una variada oferta de la artesanía y los productos típicos del país. Es una buena ocasión para adquirir lo que haya quedado pendiente después del viaje. Las compras se realizan a menudo en dólares.


[editar] Dinero

Es probable que las cosas cambien en poco tiempo, pero hoy el asunto del dinero es un poco engorroso.

La moneda oficial es el Kyat -pronunciar chat-. Existe un cambio oficial con oficina en Yangon y en las pocas ciudades importantes. También en algún aeropuerto. Pero con alguna frecuencia las ventanillas están bajadas porque es fuera de hora o día de fiesta. Y existe un circuito paralelo, al que no es fácil acceder si no es con ayuda de un guía que conoce el lugar.

Para no tener problemas con el cambio hay que llevar dólares, que son mucho mejor aceptados que los euros.

Quizás en ningún otro país se es tan riguroso con el estado de los billetes de dólar. Solamente se admiten los que corresponden a emisiones recientes y están en perfecto estado. Los billetes viejos o manoseados no se aceptan en ningún caso, ni para hacer una pequeña compra a un tendero que decida cobrar en dólares.

El cambio varía según el lugar. Cuanto más cerca se está de Yangon, mejor es para el viajero y cuanto más lejos peor. Además, no es el mismo para billetes grandes que para pequeños. Los pequeños reciben peor trato.

Las tarjetas de crédito prácticamente no se aceptan en ninguna parte. Ni siquiera como pago del restaurante o de algún extra en los hoteles de lujo. Habrá que pagar en dólares. O habrá que pagar en kyats a un cambio muy desfavorable cuando los precios del hotel o del restaurante figuren marcados en dólares.

Como orientación, 1 euro equivale aproximadamente a 1.000 kyats, lo que significa que hay que llevar en el bolsillo un buen fajo de billetes para atender las distintas incidencias: pago en kyats cuando haga falta y pago en dólares si se hace gasto en algún establecimiento de categoría.

Oficialmente, los viajeros que no hayan contratado ningún tipo de servicio con una agencia de viajes, tendrán que cambiar obligatoriamente 300 dólares en la aduana. A menudo ello no es así, pero conviene tenerlo en cuenta en el caso en que se solicite.


[editar] Visados

Su obtención se ha simplificado mucho. Cuando se viaja con una agencia de viajes, suele ser habitual que a través de esta se envíen los datos del pasaporte a birmania, desde donde se expide un formulario de aproval, que el viajero llevará consigo y transformará a la llegada, en el visado definitivo, estampado en el pasaporte. De todos modos, conviene informarse bien al respecto.


[editar] Correo y comunicaciones

Es sorprendentemente eficaz el servicio postal al exterior. En cambio, es caótico el sistema telefónico. Para llamar, hay que hacerlo preferentemente desde Yangón. Las comunicaciones telefónicas internas son a veces imposibles.

En Yangón, lo mejor -y barato- es llamar desde la central de teléfonos. En Bagán y Mandalay habrá que llamar desde los grandes hoteles.


[editar] Teléfonos móviles

Por el momento (2012) los móviles extranjeros no funcionan en el país. Quienes quieran estar comunicados lo mejor que pueden hacer es alquilar un móvil birmano en alguna tienda en el mismo aeropuerto de Yangon o en la capital. A pesar de ello, la cobertura es pobre y no alcanza a muchas partes de Birmania.


[editar] Electricidad

Lo mismo que la europea, funciona a 230 voltios y 50 Hz....cuando funciona. Ocurren con alguna frecuencia los cortes de suministro. Aunque los hoteles suelen tener sus propios generadores, es aconsejable prever siempre una linterna... ayudara en caso de apagones.

Los enchufes casi siempre son de tipo inglés, a veces con ranuras para patillas de tipo americano y pocas veces son de tipo europeo, de patillas redondas. Es muy conveniente llevar adaptador.


[editar] Idioma

El birmano es un idioma de la familia del tibetano. Es decir, de los que resultan imposibles para los extranjeros. Arrancarse a decir adiós y gracias en birmano, garantiza el jolgorio por parte de la audiencia nativa.

Por lo demás, el inglés puede sacar de algún apuro, aunque su conocimiento fuera de los hoteles y de los que prestan servicio a los turistas no es habitual. Está más extendido entre la gente mayor que entre los jóvenes, como consecuencia del aislamiento del país.


[editar] Fotos

Birmania es un país muy fotogénico. La gente de la calle, los monjes o los vendedores de los mercados acostumbran a ser muy amables y posan para el turista a poco que se les pida con una sonrisa o con cualquier gesto de amistad. Conviene, sin embargo, abstenerse de hacer fotos a todo lo que desde una mentalidad militar pueda considerarse objetivo estratégico.


Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad