Bolivia

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Vacio.jpg
Bolivia-banderas-2.jpg Bolivia-sucre-palacio antiguo gobierno de la nacion.jpg

Contenido

[editar] ¿Qué hay de Bolivia?

San Ignacio
San Javier

Bolivia juega con la altura para ofrecer al viajero paisajes, modos de vida y regiones que se diría que pertenecen a países distintos. Encaramada a la Cordillera en la parte occidental y asentada en la vertiente amazónica en la nor-oriental, los contrastes son imponentes para quien viaja por el país. Llamativas cumbres volcánicas, desiertos bajo un sol azul, llanuras cubiertas de vegetación semitropical, lagos enormes en las máximas alturas, salares como en ninguna otra parte del mundo ofrecen al viajero un abanico de experiencias muy variadas y sobre todo impactantes.

Bolivia es un país modesto, más pobre que otros países de su entorno dotados economías más fuertes. Comparando con ellos, algunos servicios -los hoteles, por ejemplo- están, en general, menos desarrollados y en algunos lugares son básicos. Aunque, como contrapartida, también es verdad que el turismo es escaso y eso mismo resulta una ventaja para el viajero que prefiere no verse envuelto por manadas de viajeros como él.

En todo caso, el ambiente que va a encontrar es acogedor, la gente con la que entrará en contacto educada, la comunicación con todo el mundo, fácil y próxima, de modo que su estancia va a ser cómoda, agradable y nada tensa.

La huella de la presencia española se nota. En las Misiones, muy llamativamente, y en el centro de las ciudades de Sucre, Potosí, Santa Cruz, La Paz… la traza urbana es típicamente colonial con calles en ángulo recto, construcciones bajas, soportales a veces e iglesias barrocas. Pero no hay que contar con ciudades como Antigua en Guatemala, Cartagena de Indias en Colombia o Arequipa o Trujillo en Perú, perfectamente restauradas y puestas de punta en blanco. En Bolivia habrá que esperar porque los recursos no son muchos y el patrimonio sufre por ello.

A pesar de su aislamiento, de la falta de salida al mar y del nivel aún bajo de desarrollo, Bolivia no ha perdido el tren del presente. No se ha quedado en el mundo de sus abuelos. El carácter indígena de la población se ha amortiguado en parte y su expresión es más moderna de lo que cabría esperar. Las comunidades indígenas siguen cohesionando a buena parte de la población y mantienen costumbres, tradiciones y autoridades. Pero el viajero se sentirá menos transportado a un mundo distinto y ajeno de lo que habrá percibido si ha convivido con comunidades indígenas de otros países de alrededor. Parece como si Bolivia hubiera transitado hacia el presente y se hubiera desprendido en buena parte de la cáscara exterior que recuerda a una sociedad más antigua.


[editar] Geografía

Laguna Colorada

Bolivia tiene una superficie aproximada de 1 millón de km2, lo que equivale a dos veces la superficie de España y la población está en torno a los 12 millones de habitantes. El país no tiene salida al mar, la perdió en la guerra del Pacífico, ni tiene tampoco grandes ríos. Los que tiene son menores, bajan de las montañas, discurren hacia el norte y desaguan en la cuenca del Amazonas.

En la franja oriental, la Chiquitanía, con un paisaje de sierra muy moderada, y la cuenca del Amazonas componen las tierras bajas, lo mismo que el Chaco, medio desértico, que también mira al este y conecta con Paraguay.

La parte alta del país corresponde a los Andes Centrales y conforma el altiplano, llanos rodeados por montañas, áridos en muchas de las regiones debido a una altura que se acerca a los cinco mil metros. En el altiplano se asientan los salares y un rosario de lagos, el mayor de los cuales, casi un mar, es el Titicaca.

Por supuesto, hay una transición entre las tierras bajas y las altas. La forman un conjunto de valles -los Yungas, por ejemplo- de clima cálido, suelo fértil y paisajes verdes.


[editar] Población

Sucre

Los algo más de diez millones de bolivianos se reparten sobre el territorio de manera muy irregular. Las regiones más altas y las más desérticas están generalmente despobladas, lo que no impide que La Paz, donde reside el gobierno, o Potosí, con una economía muy particular en torno a las minas, sean ciudades importantes situadas por encima de los 3.500 metros.

La gran mayoría de la población es indígena y pertenece a comunidades y etnias muy diversas. La definición de Bolivia como estado plurinacional y la bandera asociada compuesta por un mosaico de cuadrados multicolores reconoce este hecho, lo mismo que el número de idiomas reconocidos como oficiales.

De la región de los Andes, proceden los aimaras y los quechuas. De la región amazónica proceden los guaraníes. Las tres forman las grandes etnias de origen indio que dibujan el panorama mayoritario de Bolivia y que componen las tres lenguas, que, además del español, son de uso habitual.


[editar] Historia

Tejedora en Sucre
Plata de Potosí
Potosí: Casa de la Moneda
Sucre: Iglesia de los dominicos
Sucre: Casa de la Libertad
La Paz del Chaco
Evo, 'desclazado'

[editar] Antes de Colón

La cultura Tiahuanaco se desarrolló a orillas del Titicaca hace más de tres mil años. Fue una cultura avanzada que dejó importantes restos y que dio lugar a un poderoso imperio. Los aimaras, procedentes del sur, parece que fueron los responsables de su erosión y su desaparición alrededor del año mil d.c.

Los aimaras establecieron sus reinos, lo mismo que los collas que se extendían por territorio peruano también. El imperio de los incas se implantó al cabo de un tiempo y a continuación fueron los españoles quienes en la primera mitad del siglo XVI se establecieron en territorio boliviano después de haber conquistado Cuzco en el Perú.

[editar] La plata

Más que la agricultura, fue la plata la que centró el interés por Bolivia, y la que hizo que incluso dependiendo del virrey del Perú, fuera en la ciudad de La Plata -la actual Sucre- donde se instalara la conocida como la Real Audiencia de Charcas, que era el más alto tribunal con jurisdicción en la América española.

El negocio de la plata osciló a lo largo del tiempo. Si la explotación no era fácil -primero con medios rudimentarios y poco eficaces, luego depurando el mineral con el azogue procedente de España y caro- su transporte tampoco fue sencillo. Desde el altiplano, en expediciones con cientos de llamas había que llevarla al mar. En el puerto de Arica, en el Pacífico, se embarcaba hacia Panamá para cruzarla por tierra y mediante otra penosa expedición hasta la orilla atlántica. Y finalmente, embarcarla de nuevo camino a Andalucía.

El coste de la operación era alto y dependía de la calidad de las vetas que se mantuviera o declinara el interés de la explotación. Los riesgos de la navegación y la declarada enemistad de Inglaterra añadía dificultades y encarecía el transporte. Y el contrabando afectaba de manera importante el rendimiento de la economía vinculada a la mina.

El negocio de la plata movía grandes cantidades de dinero y resultaba tentador desviar una parte fuera de los cauces previstos por la Corona. Aunque la administración pretendía ser rigurosa se estableció una ruta alternativa de contrabando cuya salida no estaba en el Pacífico sino en el Atlántico, por el estuario del Río de la Plata. Desde Potosí se llevaba la plata por el Chaco hasta el río Asunción. Y de ahí navegando llegaba a la costa fuera del control de Castilla. Con el tiempo la plata dejó de ser una bicoca y entró en un prolongado declive.

[editar] Independencia

Con el tiempo también se recompuso la administración colonial y Bolivia pasó a componer una demarcación particular que se denominó el Alto Perú.

Como en toda América las ideas de independencia venidas de Europa y del ejemplo de los Estados Unidos prendieron en Bolivia. Las mismas rebeliones que estallaron en los territorios vecinos tuvieron su réplica en las tierras del Alto Perú que inició una prolongada contienda con el ejército y el gobierno colonial. Las revueltas fueron muchas veces locales y débiles, pero resultaron inextinguibles. A su favor jugaron las ‘republiquetas’ compuestas por bandas de ejército irregulares que desde otros lugares acudían en socorro de los sublevados creando una reserva de solidaridad que hacía al gobierno más difícil aún sofocar a los amotinados.

Finalmente, con el concurso de los ejércitos encabezados por los grandes libertadores, Bolívar a la cabeza, las tierras del Alto Perú declararon su independencia en la ciudad de Sucre, convertida en capital en 1825.

Por supuesto, la declaración de independencia fue unilateral y no reconocida por España que se demoró hasta 1874 para reconocer al nuevo estado.

[editar] La difícil construcción del país

Perdido el negocio de la plata, el Alto Perú perdía uno de sus grandes activos. Pero seguramente, las decisiones políticas en momentos de gran confusión fueron responsables de pérdidas mucho mayores.

Enfervorizados por la independencia sus próceres nombraron presidente del nuevo estado a Bolívar, que estaba ya ocupado con el cargo de presidente de Perú. El recién elegido, aunque declinó el honor de una segunda presidencia, aceptó que el nuevo país recibiera su nombre: Bolívar. La improvisación en hechos tan solemnes quedó patente enseguida cuando un representante de Potosí cayó en la cuenta de que si Rómulo había dado lugar a Roma, Bolívar no tenía más remedio que dar lugar a Bolivia y no a Bolívar, por lo que hubo que cambiar de nombre sobre la marcha aceptando Bolivia como algo más propio.

A pesar de la independencia, no estaban claros los límites del país, ni sus intereses. Muy pronto surgió la idea de recuperar el territorio histórico y unir a Bolivia con Perú. El proyecto tenía interés y convertía al nuevo estado en un país mucho más fuerte.

La idea no era compartida por todos. Y sobre todo no lo era ni por Brasil, ni por Argentina, ni por Chile que veían nacer una potencia justo al lado de sus fronteras. Las maniobras de quienes estaban en contra dieron sus frutos y Bolivia quedó tal como había empezado con un territorio muy montañoso en buena parte de su territorio, tierras llanas al este y un frente de mar, relativamente inhóspito.

[editar] Guerras

Pero no hay nada mejor como un país débil para que los vecinos intenten intervenir y hacer valer sus intereses. El norte de Chile y los territorios costeros de Bolivia eran ricos en guano y en salitre (nitratos). El nitrato fue el principal abono para la agricultura cuando no había todavía sustitutos industriales aceptables. Un conflicto sobre derechos de su explotación, la interpretación divergente de contratos y la imposición de impuestos por parte de Bolivia fue la chispa que encendió la llamada Guerra del Pacífico de 1879. Los chilenos, puestos a movilizar a su ejército, aprovecharon la ocasión, llegaron hasta Lima, en Perú, y ocuparon una importante extensión de territorio boliviano. Finalmente, la paz llegó mediante un tratado que imponía la pérdida por parte de Bolivia de su salida al mar.

Una Guerra Civil entre los liberales del norte (La Paz) y los conservadores del sur (Sucre) complicó en 1898 aún más la situación para Bolivia, que Brasil aprovechó en la Guerra del Acre para apoderarse de una parte de la región amazónica boliviana.

Pero no terminaron ahí los problemas. Sin salida al mar, para Bolivia cobraba interés su frontera oriental, la misma que había abierto el camino al contrabando de plata permitiendo por el río Asunción alcanzar el Atlántico. El Chaco era una extensa región que formaba parte también de Paraguay, despoblada, insalubre y con fronteras mal definidas. El conflicto estaba servido y en 1932 estalló una guerra que duró tres años y de la que Bolivia volvió a salir derrotada tras sufrir enormes pérdidas.

[editar] Tras la Guerra del Chaco hasta hoy

Una sucesión de gobiernos, nacionalistas, progresistas, militares … ocupa el resto del siglo XX.

La derrota en el Chaco, los intereses en la minería del estaño, la presión de los pueblos indígenas, la reforma de la agricultura y la situación convulsa de Latinoamérica en el curso de la Guerra Fría dan lugar a golpes de estado y cambios de gobierno de todos los colores. El Che y su guerrilla, por un lado, y conocidos nazis asesorando a gobiernos, por otro, ilustran una más de las etapas dramáticas de la historia boliviana.

1982 marca el regreso de los gobiernos democráticamente elegidos y abre un período nuevo y mucho más estable para Bolivia. Pero abre también la salida a la luz de graves conflictos sociales en los que la vertiente indígena aparece con fuerza creciente. Crisis económicas de fondo, desigualdades entre regiones y reivindicaciones históricas nunca atendidas propician un vuelco de la política y la llegada a la presidencia del gobierno en 2006 de Evo Morales. Un gobierno que redefine a Bolivia como república plurinacional y que se enfrenta a la compleja tarea de apostar por una política social más activa que la de los gobiernos anteriores, de dar voz a la población indígena, de asegurar para el país mayores beneficios de la explotación por parte de capitales extranjeros de los recursos naturales y de sobrevivir a los conflictos de todo tipo que tantas novedades provocan.



[editar] Viajar a Bolivia

Salar de Uyuni

[editar] Algunas ideas

Cuatro son los principales puntos de atracción para el viajero.

La Paz, la capital administrativa, es uno de ellos porque da, además, acceso a los lugares donde se conservan los restos de la cultura tiahuanaco y al lago Titicaca. Y es una buena ocasión para descender al llano y visitar el importante Parque Nacional de Madidi.

Santa Cruz, en las tierras, llanas es el camino natural de llegada a las misiones jesuíticas y también a la región amazónica.

Las ciudades históricas de Sucre, la capital constitucional, y de Potosí son el mayor exponente del pasado colonial de Bolivia.

El salar de Uyuni, en el altiplano es una atracción natural extraordinaria y el punto de partida para recorrer la región de lagos y desiertos que se extiende hacia el sur.

La adaptación a la altura es algo a tener en cuenta en cualquier viaje a Bolivia. Por ello, Santa Cruz puede ser un buen comienzo para ir ascendiendo hacia otros destinos situados a cotas más elevadas.

Por supuesto, desde el lago Titicaca es posible pasar al vecino Perú, con quien Bolivia comparte las aguas. Y desde el salar de Uyuni puede ser una buena idea recorrer la región de los lagos para terminar en Chile y visitar el desierto de Atacama. O quién sabe si incluso pasar a Argentina...

Ver aquí algunas propuestas de viajes a Bolivia.


Bolivia-mapa.jpg

[editar] Preparar la maleta

¿Qué llevar? Te ofrecemos algunas recomendaciones.


[editar] Para leer

Guías, mapas, unas cuantas lecturas...


[editar] Qué ver



[editar] Unos datos más para situarse

Artesanías
Sucre: Museo de la Recoleta
Potosí: casco antiguo

[editar] Documentación

Los ciudadanos europeos de países que han suscrito el acuerdo de Schengen -España entre ellos- no precisan visado para entrar en Bolivia.

Los ciudadanos españoles deberán llevar pasaporte en regla con validez de al menos 6 meses desde el momento de entrada en el país y su estancia podrá prolongarse hasta 90 días.

[editar] Moneda

La moneda nacional es el Boliviano. Como orientación (2016) un Euro se cambia aproximadamente a 8 Bolivianos.

En las ciudades son habituales casas de cambio, además de los bancos, para cambiar moneda. Las tarjetas de crédito son normalmente aceptadas en los lugares -tiendas, restaurantes, hoteles- donde acuden los turistas.

[editar] Salud

El mal de altura -el llamado soroche- frecuente en las regiones altas, produce cierto dolor de cabeza, malestar de estómago, insomnio y desajuste general según la intensidad con que afecte a cada persona. Hay quien no lo sufre en absoluto y hay quien se ve considerablementeafectado. Se recomienda beber agua, comer poco, no tomar alcohol, andar despacio y evitar el ejercicio físico … El té de coca, comercializado en todas partes y perfectamente legal, alivia los efectos. El tiempo y un poco de adaptación a la altura también. En las farmacias se vende algún específico sobre cuyos efectos hay opiniones diversas.

En las regiones bajas y de selva se recomienda vacunarse contra la fiebre amarilla. En algún momento la vacuna ha sido obligatoria. Y alguna región también -siempre en cotas bajas- está afectada por malaria. Nada como informarse en las instituciones oficiales al respecto.

[editar] Artesanía

Bolivia es un país rico en producciones artesanas de origen indígena. Tejidos, bolsos, figuritas de cerámica, trabajos en piel, tallas en madera, joyería se encuentran en tiendas y mercadillos y en una gran variedad de productos. La confección en lana de llama, de alpaca o de vicuña es de singular calidad y típica de los Andes.

[editar] Gastronomía

La comida boliviana es buena, aunque menos elaborada y menos ‘promovida’ que la de su vecino Perú. Hay una cocina andina, propia de la cordillera, y otra de los valles con ingredientes y con sabores distintos. El resultado es una oferta muy variada en carnes y en productos agrícolas.

Ajis, arroces, escabeches de pescado (trucha y tilapia del Titicaca) y de verdura, salpicón, asado, enrollado, puchero, chicharrón … componen una infinidad de excelentes especialidades en las que es frecuente encontrar la patata, el maíz y la quinoa (quinua, a decir de los bolivianos) como cereal autóctono y cada vez más apreciado.

Hay buen vino boliviano, aunque no puede competir con el chileno a precios iguales. Y hay cerveza nacional de buena calidad.


Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad