Chile: la región norte

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar al artículo de Chile


Mapa-atacama2.jpg
Vacio.jpg

Contenido

[editar] Desierto de Atacama

La desolación de sus paisajes y de su ambiente hacen de Atacama un lugar extraordinario. Tiene el atractivo del desierto y de los paisajes inhóspitos y muy duros.

La temperatura en verano es muy calurosa y en invierno considerablemente fría (10º durante el día). Los accidentes geológicos son poderosos: volcanes, fumarolas y géiseres, salares (antiguos lagos que se secaron y han depositado la sal en el suelo), con relieves a veces dramáticos (el valle de la Luna o el de la Muerte) y con unos colores muy singulares debidos al alto contenido mineral de las tierras: rojos, ocres, blancos...

Cualquier época del año es buena para visitar Atacama, a pesar de que las condiciones del clima pocas veces sean amables. Un vuelo hasta el aeropuerto de Calama y desde ahí, un trayecto por carretera de aproximadamente una hora y media es forma más habitual de llegar a San Pedro de Atacama.

El desierto de Atacama se ha convertido en el destino de muchos viajeros y tiene su explicación. Es un lugar privilegiado en cuanto a naturaleza. Sus paisajes son insólitos, de una contundencia que impresiona y al mismo tiempo variados, de modo que son muchos los planes que hacer y los lugares distintos a los que dedicar el tiempo.

Pero además, un entorno tan extremo -pasa por ser el lugar donde menos llueve en el mundo- ha conseguido ser domesticado de alguna manera, lo que significa que sin perder nada de su grandeza la visita sea cómoda en lugar de sacrificada e inhóspita.

Buena parte del secreto de todo ello es el tamaño y la localización. El desierto es grande y enlaza con las extensas áreas desiertas también de Bolivia y de Argentina, pero el espacio en el que se encuentran las principales atracciones de Atacama está al alcance de una excursión de un día desde San Pedro y con frecuencia de medio día. Ello significa que las visitas conjugan espectacularidad y comodidad como en pocos lugares.

Y por si ello fuera poco, la altura no es elevada. Ronda, en la mayor parte de lugares, ligeramente por encima de los dos mil metros, lo que asegura que no haya riesgo de mal de altura y que las caminatas, cuando las hay, se hagan con comodidad y sin necesidad de adaptación alguna.


[editar] San Pedro de Atacama

Se ha convertido en la capital turística de la región. Es el lugar de parada de todos los que la visitan y ha conseguido crear un ambiente distendido y agradable donde alojarse y donde descansar y pasar el rato. Casas bajas, de una planta, pintadas de blanco o algunas veces de azul porque la normativa urbana es muy estricta, componen el centro de la ciudad que no ha perdido sus aires de pueblo.

La calle Caracoles, peatonal y llena de turistas sobre todo jóvenes, con aspecto de universitarios de vacaciones o de viaje en un recorrido largo por Sudamérica, representa el centro.

Las tiendas están todas cuidadas con un toque informal, un punto hippy. Hay sobre todo agencias que ofrecen excursiones y actividades diversas de aire libre. Hay también numerosos restaurantes de estilo joven y acogedor, puestos con gracia y con presupuestos modestos. Y hay tiendas con productos de artesanía, que los entendidos aseguran que proceden casi siempre de Bolivia donde la producción es sensiblemente más barata que en Chile.

Muy cerca de la calle Caracoles -todo está cerca- se encuentra la agradable plaza de la Iglesia a la que merece la pena echar un vistazo si se encuentra abierta. Y, abierta a la misma plaza, una galería con tenderetes de artesanía por la que dar un paseo también.


[editar] Por el desierto

[editar] Valle de la Luna

La excursión al Valle de la Luna (1/2 día) permite ir al encuentro de paisajes extraordinarios. El valle, en círculo, presume ser algo parecido a un cráter lunar. Un gran cráter limitado por altas paredes montañosas y con un relieve complejo en su interior que contribuye a darle todo el atractivo.

Desde lo alto de los miradores o desde las partes bajas, las vistas son impresionantes. Las rocas, de origen volcánico, conviven con elevaciones terrosas que la erosión ha esculpido dejando formas agudas, dibujando plegamientos y cortes y componiendo escenarios como de cuento. Una gran duna de arena fina, con su delicada cresta en el encuentro de las dos pendientes que descienden dibujando unas superficies de elegancia perfecta, contrasta con la dureza mineral del relieve que la envuelve.

Al final del día, la puesta del sol ilumina la línea de la cordillera que desde el mirador de Cari -también llamado de la Piedra del Coyote- el panorama resulta grandioso y sutil al mismo tiempo.


[editar] Cornisa del valle de la muerte

(1/2 día) El nombre del Valle parece que es una corrupción de Valle de Marte con que lo bautizó un jesuita que anduvo por Atacama a principios del s. XX. El lugar se encuentra al borde de una meseta llana que se desploma en una pared vertical bajo la cual se extiende un amplio valle ocupado por elevadas dunas.

El paseo por la cornisa deja ver paisajes desérticos de una fuerza extraordinaria.

Las altas paredes rocosas del otro lado del amplio valle, de formas y colores variados, encuentran su contrapunto en un cielo intensamente azul y en la parte baja con el color dorado y las formas suaves de las dunas. El conjunto es tan singular como bello.

Pero la aventura no termina con el simple espectáculo que ofrece el paisaje. Tan emocionante como eso es bajar desde un punto donde la duna alcanza lo alto de la cornisa, por una empinada ladera de arena hundiendo los pies en ella y dejándose llevar por la pendiente en un largo recorrido hasta pisar la parte más baja del valle.

A medio camino, grupos de practicantes de 'sanboard' elijen una duna relativamente menor para lanzarse cuesta abajo como lo harían si en lugar de arena el suelo estuviera cubierto de nieve.


[editar] Valle del arcoíris y petroglifos de Yerbas Buenas

El Valle del Arco Iris es en realidad el punto de encuentro de tres cadenas montañosas e formación geológica distinta. De ahí la confluencia de formaciones rocosas de diversos colores que da nombre al valle.

El panorama (la mejor luz para la visita es la de la tarde) parece sacado de la ficción. No se trata solamente de que sobre las rocas que configuran el relieve se despliegue una amplia paleta de colores. Lo que deslumbra es la intensidad del contraste entre los verdes oscuros y los claros, los blancos y los negros, los marrones y los rojos...

La fuerza del color de los picachos compuestos por dioritas amalgamadas con otros minerales en proporciones diversas y por rocas oxidadas de metales distintos da lugar una fiesta de color que la iluminación del sol de la tarde realza para crear un paisaje único.

Antes de regresar a Atacama merece la pena ver los petroglifos de Yerbas Buenas. No son extraordinarios pero resultan entretenidos de ver y llamativos en un lugar tan aislado. Datan de la cultura de Tiahuanaco -los más realistas- y su factura se prolonga hasta la cultura inca -en los más abstractos. Se hallan en un conglomerado rocoso con una conservación precaria debido al paso del tiempo y a la erosión de las paredes donde se esculpieron. De algunos petroglifos quedan solamente las trazas, pero son suficiente para asomarse a la cultura de los primeros pobladores del lugar.


[editar] Termas de Puritana

El camino empieza recorriendo un cañón, resultado de la erosión de un suelo de roca originado por la compactación de cenizas volcánicas. El recorrido sigue el curso de un pequeño río cuyas aguas alienta una vegetación de juncos y penachos cuyo verde contrasta poderosamente con el marrón de la pared de roca que encajona el cauce.

El suelo del camino por el fondo del cañón es complicado por pedregoso, pero los desniveles no hacen difícil la caminata que discurre cuesta arriba hasta las instalaciones donde tomar algo o desvestirse para bañarse en las pozas de agua caliente que aparecen en esta parte del río. La temperatura en el cañón es agradable y en la parte alta, donde el rio se demora creando un pequeño rosario de pozas fuera ya del cañón y abiertas al sol es calurosa aunque no agobiante.

El regreso a San Pedro se hace desde la parte alta de las pozas -no hay que volver a bajar por el cañón- a lo largo de un camino estrecho, aunque seguro, abierto en la pared de la montaña.

La excursión , el baño y un pequeño refrigerio dura unas 4 horas.


[editar] ¿Es esto todo?

Ni es todo ni siquiera lo más importante. El salar de Atacama, sin llegar a la abrumadora inmensidad del de Uyuni, sigue siendo impresionante con su enorme extensión tanto de sal blanca, formando un capa lisa y al mismo tiempo cuarteada en formas geométricas, como de limos salinos, más oscuros y encrespados e igualmente impactantes por las dimensiones y por la rotunda aridez del entorno.

Pueden visitarse los famosos géiseres de Tatío y también las llamadas Piedras Rojas

Y finalmente, pueden hacerse excursiones a Bolivia cuya frontera está a poca distancia y visitar -dependiendo del tiempo disponible- todo lo que ofrece la región del altiplano.


Bolivia ya Argentina

Hay que considerar que desde San Pedro existe la posibilidad de pasar en coche a Argentina, combinando Atacama con Salta y el antiguo tren de las nubes (ver). O de pasar a Bolivia y hacer el recorrido del Salar de Uyuní (ver).


San Pedro de Atacama
Vacio.jpg
Aldea Tulor
Vacio.jpg
Géiseres de El Tatío
Vacio.jpg
El Tatío
Vacio.jpg
Río Salado
Vacio.jpg
Salar
Vacio.jpg
Salar
Vacio.jpg
Valle de la Luna
Vacio.jpg
Valle de la Luna
Vacio.jpg



[editar] Parque Nacional Valle del Lauca

En un auténtico rincón del territorio chileno, cae a trasmano de las rutas habituales y por ello es una rareza. Pero resultará atractivo para quien disponga de tiempo, desee perderse en una naturaleza virgen, todavía, en las tierras altas de los Andes y no le importe ni la incomodidad del viaje ni tampoco la de un alojamiento, que no tiene los 'lujos' que pueden encontrarse en otros lugares.

Para llegar hay que volar primero hasta Arica y a continuación seguir por carretera hasta Putre, un pueblo minero del altiplano.

El Parque Nacional es un cajón entre montañas, a casi 4.000 metros, en un paisaje de puna. Posee uno de los lagos más altos del mundo, el Chungará, rodeado por volcanes y 'nevados'. Y una rica variedad de fauna: flamencos, gansos andinos, guanacos, vicuñas, zorros, llamas y alpacas .... Hay además restos arqueológicos de importancia y viejos pueblos indígenas conservados.

Desde Putre, un autobús conduce en 3,5 horas hasta La Paz, en Bolivia.


Iglesia de Guallatire
Vacio.jpg
Lauca, bofedal
Vacio.jpg
Lauca, volcán Sajama
Vacio.jpg
Lauca
Vacio.jpg
Lauca, lago Chungara
Vacio.jpg
Lauca
Vacio.jpg
Lauca, salar de Surire
Vacio.jpg
Lauca, Copaquilla
Vacio.jpg
Lauca
Vacio.jpg


Regresar al artículo de Chile

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad