Ciudades coloniales de México

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar al artículo de México


Morelia
Vacio.jpg


Alrededor de la Ciudad de México en época colonial se crearon ciudades especialmente prósperas, que destacaron entre las demás y que han llegado hasta nuestros días con sus calles empedradas, sus edificios monumentales y sus casas con balcones, puertas y ventanas de corte español casi intactas. Algunas de ellas nacieron de los señoríos en que se repartió la tierra y ocuparon el mismo emplazamiento o emplazamientos muy próximos a las ciudades indígenas conquistadas. Es el caso de Oaxaca (1521), Puebla (1531), Villa Real, hoy San Cristóbal de las Casas, (1528), Querétaro (1532), Pátzcuaro (1534), Valladolid, hoy Morelia, (1541) y Mérida (1542).

Algunas ciudades, como Taxco y Querétaro surgieron de la riqueza que se extrajo de la minería de la plata. Otras, como Puebla o Mérida, Oaxaca y Morelia crecieron y cobraron importancia, como centros de administración y del comercio.

Ver mapa



Contenido

[editar] Taxco

Se encuentra al sur de Ciudad de México, a 160 km. Fue una de las principales ciudades mineras de la Nueva España y fueron los ricos yacimientos de plata quienes le dieron la gran prosperidad que permitió ennoblecerla. Asentada en laderas de montes y entre barrancas, aparece en el paisaje de forma sorprendente. Sus plazas, barrios y calles empedradas, conservan el sabor de viejos tiempos y explican que fuera declarada monumento histórico nacional y protegida con especial mimo.

Entre sus edificios coloniales sobresale la majestuosa iglesia de Santa Prisca, que se eleva al este de la plaza principal. Se la considera uno de los ejemplos más relevantes del barroco mexicano del siglo XVIII.

Son de interés también el Museo Spratling, con su colección de piezas prehispánicas; la Casa de Humboldt que aloja el Museo de Arte Virreinal, el Museo de la Platería y el pintoresco mercado. Es casi un rito asomarse al taller o a la tienda de alguno de los orfebres de Taxco, famosos por la calidad y exquisitez de su trabajo.

Quienes coincidan con la Semana Santa podrán asistir a un acontecimiento excepcional de procesiones, actos de penitencia y expresiones de intensa fe religiosa.

Taxco, vista general
Vacio.jpg
Santa Prisca
Vacio.jpg
San Miguel
Vacio.jpg


[editar] Guanajuato

Se sitúa a 432 km de Ciudad de México, en un estrecho valle protegido por áridas montañas. La ciudad creció un poco al azar, sembrando aquí y allá balcones, plazas y callejuelas que después fueron uniéndose al pie de mercados e iglesias.

Guanajuato es una ciudad bella y acogedora, la traza de sus calles forma pintorescos rincones, como el famoso callejón llamado del Beso, que debe su nombre a una romántica leyenda colonial. La plata la enriqueció y permitió la construcción de una ciudad opulenta, llena de edificios nobles, iglesias y de bellas plazas que le dan todo el encanto. El color de las fachadas de muchas de las casas añaden un encanto especial a sus calles.

El barroco churrigueresco encajó bien con el gusto mexicano, deslumbrado por las decoraciones recargadas. Los templos de la Compañía, San Diego y San Cayetano, del siglo XVIII son buen ejemplo de ello. Sobresalen también notables edificios como el Teatro Juárez, la Alhóndiga de Granaditas, la Universidad y la mansión del Conde Rul, que reflejan la importancia de la ciudad. Si se dispone de algo de tiempo la visita debe incluir la Presa de la Olla y el mirador del Pípila. En el capítulo morboso, una experiencia singular es la visita al Museo de las Momias, que conserva más de cien cuerpos momificados; la mayoría datan del siglo XIX.

Basílica de N.S. de Guanajuato
Vacio.jpg
Univerdidad
Vacio.jpg
Castillo de Sta. Cecilia
Vacio.jpg


[editar] San Miguel Allende

Se encuentra a 275 Km de Ciudad de México, a 91 de Guanajuato y a 60 de Querétaro.

La atmósfera provinciana que respira todavía la ciudad refleja su antigua esencia colonial. Cuidada, de aspecto próspero, con una bella arquitectura virreinal, fue incluida en la lista de ciudades Patrimonio de la Humanidad y se ha convertido en un polo de atracción de visitantes que, lejos de reducir su encanto, le han dado vitalidad y atractivo.

Entre la lista de edificios notables destaca la parroquia de San Miguel de Arcángel, del siglo XVII, cuya fachada de estilo neogótico de finales del XIX se ha convertido en símbolo de la ciudad. En la arquitectura civil son importantes la casa de Ignacio Allende y la casa del Mayorazgo de la Canal.

Los comercios muy a menudo son de calidad. También lo son muchas artesanías que se ofrecen en mercados y tiendas especializadas y que van desde tejidos de lana, papel maché y vidrio soplado, hasta cerámica y orfebrería de gran interés.

San Miguel Allende
Vacio.jpg
San Miguel Allende
Vacio.jpg
San Miguel Allende
Vacio.jpg


[editar] Morelia

Capital y centro cultural del estado de Michoacán es una ciudad espléndida, con un bello centro colonial declarado Patrimonio de la Humanidad. Toma el nombre de Morelos, un auténtico personaje nacido en Valladolid y a quien wikipedia define como sacerdote, militar insurgente y patriota mexicano.

El ambiente estudiantil anima las calles y da vida a las magníficas construcciones coloniales que tanto carácter dan a la ciudad. Entre ellas destacan: la Catedral de estilo barroco, cuya fachada es una lección de señorial belleza, el Palacio de Gobierno que data del siglo XVIII y que fuera el seminario donde estudiaron José María Morelos y el emperador Agustín de Iturbide; el Colegio de San Nicolás de Hidalgo y el Palacio Clavijero, antiguo convento jesuita. Diversos museos guardan tesoros de la época virreinal; entre otros destacan el Museo de Arte Colonial, que muestra una colección de Cristos hechos de pasta de maíz, de los siglos XVI y XIX y el Museo Michoacano, que exhibe piezas arqueológicas.

Los mercados y tianguis darán ocasión de encontrar bellas muestras de la habilidad de la que presumen los artesanos de la ciudad: mantelería deshilada, blusas bordadas, piezas de alfarería y cerámica, muebles de madera, cajitas talladas, muñecos hechos de hojas de maíz.

La gastronomía de Morelia tiene también sus estrellas: los uchepos y las corundas con carne y chile (deliciosos bocadillos de masa de maíz), el pollo placero y los tradicionales ates morelianos.

Catedral
Vacio.jpg
Morelia, vista
Vacio.jpg
Acueducto
Vacio.jpg


[editar] Querétaro

Capital del estado del mismo nombre, es una ciudad grande y el tamaño la perjudica a primera vista porque sus nuevos barrios pueden hacer pensar que se trata de una ciudad más. Pero el caso es que su centro colonial justifica una visita y está lleno de interés.

La plata fue el origen de la prosperidad de Querétaro y propició, en el siglo XVIII, los trabajos de ingeniería y arquitectura que dieron a la ciudad su perfil característico: iglesias, conventos, plazas que fueron talladas en una piedra rosada, suave y tersa. Una de las obras civiles más admirables de América, construida en el siglo XVIII, es el imponente acueducto de más de un kilómetro con una monumental arquería.

Algunos edificios son verdaderas joyas coloniales, entre los más notables del barroco churrigueresco se encuentran: el Convento Agustino, el templo y convento de San Francisco, las iglesias de Santo Domingo, la Congregación, Santa Clara y Santa Rosa; el edificio del actual Palacio de Gobierno, construido en el siglo XVIII, cuya fachada muestra barandales de hierro forjado. Frescos jardines y parques públicos, como la Alameda Hidalgo y la Plaza de la Independencia, invitan a descansar contemplando la hermosa arquitectura de su entorno.

La cocina ocupa un lugar importante en Querétaro con especialidades propias: la sopa, los tamales, las gorditas de migajas, los huaraches y las enchiladas queretanas. Los dulces típicos son famosos: camotes con miel, buñuelos, jamoncillos y biznaga.

Catedral
Vacio.jpg
San Francisco
Vacio.jpg
Claustro de San Agustín
Vacio.jpg


[editar] Otras ciudades coloniales

Puebla, Oaxaca, Mérida, San Cristóbal de las Casas


Regresar al artículo de México

Herramientas personales
Comunidad