Colombia

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada



Contenido

[editar] Primera aproximación

Situado al norte de América del Sur, Colombia aparece como un país amable, de gente acogedora, de paisajes variados, interesante sea cual sea la sensibilidad de cada uno y cómodo para el viajero.

No, no se trata de una introducción sacada de un folleto turístico. La imagen de Colombia está cargada de oscuros nubarrones derivados de su reciente historia, pero lo cierto es que el país ha cambiado y lo cierto también es que en los rankings de felicidad que elaboran las instituciones internacionales, Colombia figura desde hace tiempo entre los países que encabezan la lista de los mñas felices.

¿Se trata de una contradicción? Seguramente, pero de una contradicción de la que el viajero se beneficia cuando trata con los colombianos, corteses, atentos y discretos al mismo tiempo. Bogotá sufre como todas las grandes capitales de un ajetreo que pone distancia y hace la relación más contenida, pero el resto de Colombia es cordial, comunicativa y próxima al forastero.

Los Andes, el llano que bordea al Pacífico, la región del Caribe, la selva del Amazonas definen la geografía de un país extraordinariamente diverso en clima, en paisajes y en gente. Un país con enorme atractivo donde viajar es fácil y donde disfrutar está al alcance de la mano en cualquier lugar.


[editar] Small data

Colombia ocupa aproximadamente una superficie equivalente al doble de España: 1.140.000 Km2. Su territorio nacional comprende, además de su área continental, algunas islas en el Caribe: San Andrés, Providencia y Santa Catalina. ¿Y qué hacen estas islas frente a Nicaragua tan alejadas del territorio colombiano? Bueno, es que tiempo atrás Colombia se extendía hasta el litoral caribeño de Nicaragua y más tarde hasta que los americanos no movieron sus peones para asegurar su dominio sobre el Canal de Panamá, lo que hoy es Panamá también era Colombia y las islas caían mucho más cerca del territorio colombiano que ahora.

La población cuenta aproximadamente con 50 millones de habitantes, que se distribuyen sobre todo en las regiones de altura intermedia de los Andes, en los valles, aunque Bogotá esté por encima de los tres mil metros sobre el nivel del mar, y se distribuyen también en la región caribeña en ciudades como Santa Marta, Barranquilla y Cartagena.


[editar] Geografía

Empecemos por los ríos. Han sido muy importantes porque el relieve impenetrable de los Andes hizo de ellos el único modo de llegar, de un modo aceptablemente cómodo, al centro del país. El río Magdalena desemboca en el Caribe y remonta un valle que entra tierra adentro, en dirección sur, hasta más allá de los 1.500 km.

El cauce del Magdalena se explica por la configuración de los Andes en Colombia. La Cordillera, que llega a tener en la parte más ancha 500 km discurre en realidad de norte a sur por tres ramales: una cadena Occidental, que sigue el litoral del Pacífico, una Central, paralela a ésta, y una Oriental. El río Magdalena discurre por el valle que separa la Cordillera Central de la Oriental.

El otro río importante es el Cauca que corre paralelo al Magdalena pero por el valle que forman la Cordillera Occidental y la Central. Al final de su curso, en la llanura caribeña se abre un terreno pantanoso por el que el Cauca va al encuentro con el Magdalena cuya desembocadura está en Barranquilla.

Por supuesto hay otros ríos, caudalosos también, pero son los que derivan hacia las cuencas del Orinoco y del Amazonas, en áreas poco pobladas, de vegetación densa, y que se adentran en Venezuela y Brasil.

Los Andes alcanzan unas alturas entre tres y cinco mil quinientos metros aproximadamente, lo mismo que los picos -los más altos de Colombia- de la Sierra Nevada de Santa Marta que no forma parte del sistema andino y que se eleva en solitario, pegada al Caribe.


[editar] Clima

Colombia se halla muy cerca del Ecuador, por ello su temperatura es relativamente estable a lo largo del año y sus estaciones se pueden resumir en época de lluvia y época seca.

Lo dicho, sin embargo, viene muy condicionado por la altura. La región caribeña o la amazónica tienen temperaturas y grados de humedad más elevados que los de Bogotá, por ejemplo, donde hace menos calor y la variación entre el día y la noche es mayor. Como orientación, en las zonas a nivel del mar, en el Caribe, la temperatura se puede considerar siempre por encima de los 25º. En las áreas intermedias (Cafetales, por ejemplo, o Medellín), las temperaturas pueden variar entre 15º y los 25º. Y en Bogotá, situada en una región más alta, entre los 12º y los 20º.

Las lluvias, que marcan el ritmo de las estaciones, suelen producirse con mayor intensidad entre marzo y mayo -lo que correspondería a la primavera y entre octubre y noviembre -en el otoño. Los demás meses corresponden a lo que se entiende por estación seca.


[editar] Historia

Antes de Colón

Colombia permaneció relativamente al margen de las grandes civilizaciones precolombinas: los incas, los mayas… Tres eran los grandes pueblos que ocupaban su territorio. Uno de ellos lo formaban los caribes, comunidades que habitaban en torno al territorio de las Antillas. Otro los arwak cuyo emplazamiento se situaba en las áreas cálidas del Orinoco y el Amazonas. Y el tercero lo constituían los muisicas que se instalaban en las regiones más altas y frías. Naturalmente había otros pueblos y etnias más o menos emparentados unos con otros, aliados a veces y enfrentados en invasiones de los territorios vecinos y guerras con frecuencia. Se trataba de sociedades muy estratificadas, a la cabeza de las cuales se situaban los caciques, y a veces con notables avances en agricultura o en el manejo de los metales.


La colonización española

La llegada de los españoles se produce en torno al año 1500 pero queda en expediciones de exploración más que en asentamientos fijos hasta veinticinco años más tarde cuando se fundan Santa Marta y Cartagena. Remontando penosamente el Magdalena a Bogotá no se llega y no se funda la ciudad hasta 1539.

La colonización de Colombia produce en un escenario de vaivén de influencias políticas. El Virreinato del Perú se ocupa primero de la región, luego se crea el reino de Nueva Granada que incluye Venezuela, se establecen ‘audiencias’ y capitanías, se implantan sistemas varios de concesión de la propiedad y bajo el dominio de la Corona, con apoyo del Consejo de Indias, van cambiando las atribuciones y las autoridades. El tiempo transcurre y con él la necesidad de adaptar el dominio sobre el imperio americano mediante nuevas fórmulas. Hay que reforzar la presencia española porque las amenazas crecen. Los esclavos se revelan, los piratas atacan las costas y los ingleses asaltan sin miramientos Cartagena en 1741 que consigue rechazarlos.

Hacia la independencia

Las turbulencias crecen al amparo de las ideas de la Revolución Francesa y la Americana, de la debilidad de España a raíz de la invasión napoleónica, y del deseo de criollos y de la población indígena de tomar las riendas del país. En 1811 se crea una primera república independiente en el área caribeña, que se enzarza en una guerra civil y que dura lo que tarda el ejército de la Corona en recomponerse y reconquistar (1816) el territorio.

Pero la semilla de la independencia ha prendido y Bolívar en 1819 inicia la campaña que con la victoria en la batalla de Boyacá dará lugar al reconocimiento de la independencia de Colombia. Aunque es una Colombia que agrupa lo que son ahora la propia Colombia además de Ecuador, Panamá y Venezuela y que irá redefiniendo sus fronteras en el curso del tiempo. Y es también una Colombia llena de conflictos de enorme calado que transcurre entre quienes quieren una monarquía o quienes una república, quienes quieren un estado centralizado y quienes uno de corte federal y que deriva en múltiples guerras civiles -al menos seis, según los historiadores- además de un intento de asesinato del propio Bolívar.

Siglo XX

El siglo XX tampoco podía ser pacífico con un siglo XIX tan agitado. Las luchas entre liberales, conservadores, federalistas y centralistas siguen y explotan con el célebre Bogotazo en 1948. El asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el líder de los liberales, abre una espiral de violencia que se transforma en una especie de guerra civil y que no se apacigua hasta 1960 cuando se produce un acuerdo de estado entre liberales y conservadores.

Una paz efímera porque en medio de violencia y enfrentada a las guerrillas liberales, la economía de Colombia ‘progresa’. La burguesía con recursos organiza grandes plantaciones de café, de plátano… y crea una industria. Y al mismo tiempo desplaza a una importante población rural fuera de sus asentamientos naturales y la empobrece. Los pobres crecen en el campo y las ciudades y la población indígena se hunde en la miseria al tiempo que la Guerra Fría inunda América Latina con grupos guerrilleros. En 1964 se crean las Farc y a partir de ahí el ELN, el EPL, el M-19… al amparo de una geografía que dificulta al estado llegar a regiones enteras y de la pobreza que asola a las clases populares.

Guerrillas, narcos: la guerra interminable

Siete millones de desplazados y trescientos mil muertos es el balance de cincuenta años de violencia -con un pico en los años 80 y 90- que pone al país en una situación de complicada guerra civil. Una guerra civil que se vive en las ciudades de manera muy distinta a como se vive en las áreas bajo el control de las guerrillas, de despliegue del ejército y de operaciones militares. Y, además, una guerra civil que se complica con la entrada de nuevos actores: los paramilitares y el narcotráfico.

En el curso del conflicto el estado colombiano se corrompe. Lo infiltra el narcotráfico que da un escaño a Pablo Escobar en el parlamento y que con enormes cantidades de dinero controla las instituciones. Y asiste a la descomposición del ejército que se involucra en la guerra sucia, entra en pactos inconfesables y se empantana en una guerra que es incapaz de ganar.

Los paramilitares nacen como partidas de defensa financiadas por los terratenientes cuando se ven sometidos a extorsiones y a secuestros. Ejercen el poder, lo mismo que las guerrillas, en áreas donde se establecen con la cobertura de las autoridades y el ejército. Su objetivo es el terror y se les atribuye el 70% de los muertos en el conflicto. El suyo no es un enfrentamiento militar sino la matanza selectiva de quienes pudieran sintonizar con las guerrillas al objeto de aislarlas. Y su modo de operar son las desapariciones, justificadas con el propósito de no dejar testimonio de un exterminio que pudiera hacerlas objeto de condena ante un tribunal internacional.

El narcoterrorismo interviene en el conflicto con alianzas unas veces con unos y otras con otros o con todos a la vez. Presionado por los atentados, por el empuje imparable del poder del negocio de la droga y por los EE.UU. el presidente Uribe a principios de los 90 cede a la pretensión de extraditar a los ‘narcos’ a EE.UU., cosa que marca el inicio de otra guerra. En poco tiempo, en el 93, el ejército termina con la vida de Pablo Escobar, aunque no con los cárteles de la droga que se recomponen y entran a su vez en conflicto entre ellos. En este contexto Uribe también emprende también el proceso de desmovilización de los paramilitares.

Acuerdo de Paz

Pero la diversa forma como se ha vivido en conflicto en las clases altas y en las bajas, en las áreas rurales y en las ciudades relativamente al margen de los horrores de la guerra, dificulta también su solución. El presidente Santos, con discreto apoyo internacional y en suelo cubano abre unas negociaciones con las Farc para la disolución de la guerrilla. La presión del ejército sobre ella, el cambio del contexto internacional favorecen la operación que tras un complejo ir y venir finaliza con éxito. En 2016 el presidente Santos y el comandante en jefe de la guerrilla, Rodrigo Londoño -Timochenko-, firman un acuerdo por un lado de desmovilización y de entrega de armas y por otro de amnistía, bajo condiciones, de integración en la vida civil de los guerrilleros desmovilizados y de conversión de las Farc en un partido político como los demás.

Sin embargo, el éxito internacional de la firma no tiene reflejo en la población colombiana que, para sorpresa del mundo, la rechaza en referéndum y obliga a reabrir las negociaciones, eso sí en términos pacíficos esta vez y con las fuerzas guerrilleras desmovilizadas.

¿Qué se torció para rechazar un acuerdo que ponía fin a una guerra que duraba cincuenta años? La población urbana, sobre todo, la menos afectada por la guerra entendió que debía aplicarse a los guerrilleros la ley de forma mucho menos benévola a como se establecía en los acuerdos, que había hacia ellos un trato de favor que no hacía justicia a las víctimas. También estaba a flor de piel el enjuiciamiento de algunas instituciones del estado que habían intervenido en la guerra sucia y contaban con el apoyo de parte de la población. El tremendo escándalo de los ‘falsos positivos’ -asesinato de inocentes civiles por parte del ejército para apuntarse éxitos en la contabilidad de muertes de guerrilleros- convulsionó conciencias y argumentos de justificación sobre los horrores pasados.


[editar] Seguridad

A pesar de los contratiempos en el tortuoso camino hacia la paz y de las muchas incógnitas aún por resolver, Colombia ha dado pasos de gigante. En muy poco tiempo su aspecto ha cambiado y la seguridad se ha extendido por el país. Por supuesto, quedan focos aislados y muy marginales, quedan formaciones guerrilleras con las que se negocia y que en el contexto de hoy tienen una posición residual. Persiste el narcotráfico en una versión mucho más controlada que durante sus épocas de ‘gloria’. Pero el caso es que el forastero percibe un ambiente distendido en el que se sentirá inmediatamente cómodo.

Hoy se puede viajar con tranquilidad por el territorio Colombiano, lo mismo que pasear por las ciudades incluso por la noche y con total tranquilidad. Estamos hablando de zonas céntricas y pobladas, lo mismo que haríamos al referirnos a cualquier gran capital. Determinados barrios, algunos lugares, pueden ser inseguros, pero no son los que suelen visitar los viajeros. El centro de Medellín, su metro, los barrios céntricos, o los concurridos fuera del centro, en Bogotá, Cartagena de Indias, Santa Marta… ofrecen un ambiente pacífico donde, eso sí, habrá que tomar las precauciones que se tomarían cuando se pasea por cualquier otra ciudad.


[editar] Numeración de las calles

Colombia decidió aplicar la racionalidad a la nomenclatura de las calles de sus ciudades y pueblos. Y lo hizo aunque a primera vista es difícil decir si con ello se facilita o no el manejo del viandante por las calles.

La idea es, como en Nueva York, numerar las calles que aparecen en el mapa en posición horizontal con un número creciente a medida que se acercan al norte y llamándolas Calles y las que aparecen en sentido vertical con numeración consecutiva a medida que avanzan hacia el oeste, llamándolas Carreras.

El problema surge cuando, como en Colombia, pocos pueblos y ciudades tienen un plano en cuadrícula como el de Nueva York y el sistema se enfrenta a diagonales, curvaturas, calles que no van de extremo a extremo y se cortan de repente o surgen de nuevas a partir de otra. Las calles inclinadas que van de sur-oeste a nor-este se llaman Diagonales y las que van de sur-este a nor-oeste Transversales. Y las calles que aparecen entre medias de otras dos con número consecutivos, por ejemplo la 1 y la 2 se denominan añadiendo una letra como por ejemplo calle 1A, calle 1B…

Dicho esto, hay que descodificar las direcciones para entenderlas. A continuación dos ejemplos tomados de internet:

 Carrera 50 # 68-40 Se busca el cruce de la Carrera 50 (orientada de Sur a Norte) con la Calle 68 (orientada de Este a Oeste). Finalmente se ubica el inmueble a 40 metros del cruce hacia el Norte sobre el costado Este de la carrera (por ser 40 un número PAR).

 Calle 38 # 77-31 Se busca el cruce de la Calle (orientada de Este a Oeste) con la Carrera 77 (orientada de Sur a Norte). Finalmente se ubica el inmueble a 31 metros del cruce hacia el Oeste sobre el costado Sur de la calle (por ser 31 un número IMPAR).

Claro ¿no?


[editar] Conducir

En teoría no debe haber problema para conducir uno mismo por Colombia. El permiso de conducir del país de origen -el español concretamente- es válido hasta seis meses y la seguridad ha dejado de ser un inconveniente en las regiones por donde los viajeros acostumbran a moverse.

La dificultad está en el estado de las carreteras. El crecimiento del número de vehículos y el relieve del suelo, sobre todo de la parte andina, se alían para colapsar auténticamente algunas vías importantes de comunicación. Desaparecieron las antiguas 'Chivas' los camiones y autocares de pequeño tamaño pintados de colores que se venden ahora como recuerdos y que eran una seña de identidad del país. Hoy por muchas carreteras circulan enormes camiones casi en procesión que convierten cualquier trayecto en un viaje interminable. Las obras de ampliación o mantenimiento añaden dificultades y el sistema 'pare y pase' que regula la circulación en uno u otro sentido alargan los tiempos en muchos trayectos de manera muy considerable.

En las ciudades grandes (Bogotá, Medellín, Cali...) hay que tener en cuenta otro sistema, el de 'pico y placa' que restringe, de acuerdo con la terminación del número de matricula del coche, la circulación por la mañana a las horas de ir al trabajo y por las tardes a la salida para la vuelta a casa.


[editar] Propinas

En el hotel, en los restaurantes... son bien recibidas las propinas a quienes realizan en servicio. En el caso de los restaurantes de un poco de nivel el camarero debe preguntar si el cliente acepta que se incluya en la cuenta un pago por el servicio del 10%. Lo habitual es aceptar la propuesta si es desempeño de los empleados ha sido correcto.


[editar] Cambio de dinero y tarjetas de crédito

La divisa de Colombia es el peso colombiano. Pueden cambiarse euros sin dificultad aunque el país está más acostumbrado al dólar. Lo más práctico es sacar dinero en pesos mediante tarjeta a través de los cajeros automáticos, aunque a través de la ventanilla de los bancos y de las oficinas de cambio es igualmente posible hacerse con pesos.

El pago con tarjeta está extendido, muy especialmente mediante Visa. Es habitual que quien cobra pregunte en cuántos plazos se desea efectuar el pago. La respuesta es en uno para pagarlo todo de una vez.


Ver Providencia



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad