Delhi

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar al artículo de India del Norte

India-delhi-tumba humayun2.jpg
Vacio.jpg

Puede dar la impresión de que Delhi, enorme y capital del inmenso país que es la India, tiene poco interés para el viajero. No es así. La ciudad creció con fuerza y obligó a crear esta Nueva Delhi que debía expandir la vieja capital para afrontar el futuro. Pero Delhi, la vieja y la nueva al mismo tiempo, siguen llevando a sus espaldas muchos años de historia y forman una especie de compendio de lo que es el país entero.

Aparte de los barrios nuevos, sigue existiendo la Delhi tradicional con gentes venidas de todas partes y con ambientes que recuerdan cualquier otro lugar de la India. Monumentos antiguos y magníficos se mezclan con los poderosos edificios y amplias avenidas que construyeron los ingleses para dar lustre a la capital de la 'perla' de su imperio. Huellas de la tradición musulmana conviven con las de raíces hindúes. Mercados de sabor tradicional en las desordenadas calles de la vieja Delhi se mantienen vivos lo mismo que las abigarradas tiendas situadas en los barrios época inglesa llenos de comercios de todas clases donde entretenerse comprando o por el simple gusto de mirar.

¿Cuántos días dedicarle a Delhi? Los viajes a la India suelen empezar por la capital y suelen también terminar en ella. Un par de días resultan imprescindibles para ver con una cierta calma lo principal y disfrutar del ambiente. Y también para dejar un buen número de visitas pendientes para un próximo viaje.


[editar] Visita de la ciudad

Capital de la India durante 800 años, fue sede de la corte de los gloriosos mogoles, la ciudadela del Raj británico y hoy es la sede de la democracia más extensa del mundo. Mas de 1.200 monumentos catalogados se conservan en esta ciudad cuya población supera los siete millones de habitantes. Bastará aquí con señalar lo más importante.

Ver mapa de situación.

Chandni Chowk
Fuerte Rojo, puerta de Lahore
Jantar Mantar
Tumba de Humayun

Cualquier sitio es bueno para iniciar la visita, pero para situarse en el mapa valga la conocida Chandni Chowk (la Calle de la Plata), en tiempos la más rica del mundo, e incluso hoy, sigue siendo la más poblada de orfebrerías.

La Chandni Chowk bordea el barrio del bazar que se extiende hacia el sur, de ambiente muy popular y siempre animado. A poca distancia (300 m) aparece el edificio de la antigua mezquita. La imponente mezquita Jama Masjid, considerada la más grande de la India, una gloria en piedra roja y mármol que puede albergar en su amplio patio a más de 20.000 devotos. Es uno de los grandes monumentos de Delhi y merece una visita.

Volviendo a Chadni Chowk, en el extremo de la calle se levanta el Fuerte Rojo. Bullicioso, impresionante y bello palacio de arenisca, vuelve a ser una de las visitas imprescindibles en la ciudad. En él tiene lugar todas las noches un espectáculo de luz y sonido.

Hacia el sur, cerca de la célebre Connaught Place -muy comercial-, no puede perderse la visita a Jantar Mantar, el observatorio que, en plena ciudad, es testigo del avanzado conocimiento que los indios tenían de la astronomía y también una muestra de la belleza de los instrumentos de medición y de observación construidos por el rey de Rajput, Jai Singh, matemático y astrónomo.

Aún más al sur se halla la tumba de Humayun, un ejemplo espléndido de la primitiva arquitectura mogol (s.XVI). Es un precedente del Taj Mahal y como él consta de un edificio principal cubierto por doble cúpula y de bellos jardines ordenados por senderos y canales por los que fluye el agua.

En las orillas del río Yamuna están los bellos monumentos conmemorativos al Mahatma Gandhi -de serenidad y sosiego casi religiosos-, a Jawaharlal Nehru y otros 'padres' de la India. El cercano Museo Gandhi relata la historia del gran líder de la India, y el Museo Nehru, sobre el Teen Murti Marg, guarda el recuerdo del hombre que moldeó los primeros años de la India independiente.

La ciudad nueva (New Delhi) se construyó con espacios de grandes dimensiones donde situar edificios públicos y jardines. Algunos, por su dimensión son llamativamente espectaculares. La Puerta de la India da comienzo al Rajpath, avenida enorme y ajardinada con una perspectiva que casi no encuentra límites. Pasa por delante del imponente edificio del Parlamento y sigue en dirección a las macizas puertas del Rashtrapati Bhavan, la que fuera residencia regia de los virreyes, y que ahora lo es del Presidente de la India.

Un poco alejado del centro, no hay que perderse el complejo extraordinario de Qutab Minar, de la época de los primeros sultanes. El magnífico minarete, de 72,5 metros de altura, alcanzó cinco pisos pero nunca fue concluido. Con una antigüedad de más de 700 años, es una de las construcciones más bellas en su género en todo el mundo.

Más del doble de tiempo, 1.500 años, lleva sin oxidarse un ápice, la Columna de Hierro, que hay al lado y que es un homenaje al dios Vishnu y un reto a todo visitante que debe ponerse de espaldas y rodearla con los brazos hacia atrás; si junta las manos es señal de buena suerte.

Junto a la columna, la mezquita de Quwwat-ul-Islam, 'Poderío del Islam', es la más antigua de la India. Un anuncio asegura que se construyó con los restos de 27 templos hindúes, cosa que los no musulmanes consideran una provocación.

Museos. Numerosos museos, desde el Nacional, repleto de objetos arqueológicos, hasta el del Ferrocarril, el de Muñecas, el de los Niños o el de Filatelia, sirven de muestrario de la cultura india.

Compras. La capital, como el país entero, es un paraíso para las compras. En la Ciudad Vieja, la zona comercial está en Chandni Chawk y en la Nueva, en torno a Japath y a Connaught Place.

Tres grandes centros comerciales: Sunder Nagar Market, Central Cottage Industries Emporium y Baba Kharak Singh Marg, agrupan en varias manzanas tiendas con todas las especialidades regionales.


Qutub Minar
Vacio.jpg
Qutub Minar
Vacio.jpg
Qutub Minar
Vacio.jpg

[editar] Ver

India del Norte

India del Sur


Regresar al artículo de India del Norte

Herramientas personales
Comunidad