Irlanda

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Irlanda mapa.jpg

Contenido

[editar] Introducción

Irlanda es uno de esos lugares que despiertan enamoramiento por sus especiales atractivos.

  • Para los españoles, la distancia a la que se encuentra la hace especialmente accesible y justifica un viaje incluso de fin de semana.
  • Su tamaño permite recorrerla sino enteramente sí en buena parte en el curso de unos pocos días y llevarse la impresión de haber hecho un viaje variado con visitas próximas unas de otras y llenas de interés.
  • Su geografía y sus paisajes son espléndidos en muchas ocasiones y la naturaleza bien cuidada y grata. Paisajes verdes, acantilados sobrecogedores, litorales salvajes, formaciones rocosas sorprendentes, pueblos encantadores... Todo ello acompaña al viajero y compone un panorama agradecido y animado.
  • La posibilidad de matizar el viaje con planes distintos ayudan a hacerlo más estimulante. La facilidad con que pueden organizarse planes al aire libre: caminatas, bicicleta... , la oprtunidad de alojarse en lugares especialmente evocadores, el tránsito continuo de pequeñas ciudades y pueblos al campo, todos ellos cuidados siempre con esmero, el encuentro con lugares aparentemente vírgenes ofrecen al viajero una sensación de novedad a cada paso.
  • Y la gente. Es proverbial la amabilidad de los irlandeses, su hospitalidad, su locuacidad y su capacidad de entablar amistad cordial con quienes tienen al lado. Quizás por ello los pubs son auténticos pilares de la cultura del país y escaparates especialmente acogedores para el visitante que tiene en ellos la ocasión de ver en su salsa a los irlandeses enzarzados en charlas desinhibidas y animadas, rindiendo culto a esa cerveza y ese whisky sin los que Irlanda no sería lo que es.


[editar] Geografía, historia, gentes y cultura

Irlanda se ha convertido en un país rico. Nadie hubiera dado un duro por la isla hace bien poco tiempo cuando la miseria dominaba el campo, los obreros de las ciudades vivían en pésimas condiciones y las patatas no alcanzaban para alimentar a una población condenada una buena parte del año a sufrir las inclemencias del frío, la niebla y la lluvia.

La Gran Hambruna, en el siglo XIX, estuvo acompañada por una masiva emigración a América con la que los irlandeses trataron -con éxito evidente- de salir de una miseria que parecía ser eterna. Para hacerse una idea y en números redondos, entre uno y dos millones de personas murieron como consecuencia del hambre y otros dos huyeron al nuevo continente.

Se dice que entonces Irlanda tenía cerca de 8 millones de habitantes. Hoy supera por poco los 4 millones.

El hecho es que Irlanda no logró salir del atraso hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Y cuando lo hizo, lo consiguió a una velocidad prodigiosa mediante incentivos que atrajeron a la industria más avanzada y que difundieron rápidamente los efectos del progreso al conjunto del país. Como botón de muestra, eligieron instalar su base europea en Irlanda: Dell, IBM, Microsoft, Sun Microsystems, Cisco, Gateway, Oracle, Hewlett-Packard/Compaq, Novell, AOL, Bertelsmann, Ericsson ...

Irlanda presenta después de todo dos caras. Una es la de las ciudades -pocas: Dublín, Cork, Galway...- modernas, animadas pero que no han perdido su sabor irlandés. La otra es la del campo y la naturaleza, amable y que invita a disfrutar del sosiego y de escenas casi de postal.

Los ingleses fueron dueños de la isla entera hasta 1922. Lógicamente tomaron ventaja de su poder y a lo largo de la historia afirmaron su presencia en la costa más próxima a Inglaterra empujando a los naturales de Irlanda hacia el Oeste. En ese oeste es donde se ha conservado más pura la naturaleza y donde aún perviven con más arraigo las viejas tradiciones. Es donde aún quedan restos del gaélico que hablaba la población de origen celta.


[editar] Lecturas recomendadas

Se dice de Irlanda que es el país con más escritores del mundo por metro cuadrado. Y habría que poner el acento no sólo en la cantidad sino en la calidad sobresaliente de buen número de ellos. Joyce figura a la cabeza de la popularidad, pero hay que añadir a Jonathan Swift, el de los Viajes de Gulliver, a Bram Stoker, autor de Drácula, a Bernard Shaw, a Oscar Wilde, a Samuel Beckett... Para resumir, cuatro premios Nobel de literatura son la punta de un iceberg compuesto por muchos otros autores de excepción. Todos ellos hablaron en alguna de sus obras de Irlanda y de los irlandeses. Joyce, con Dublineses y su célebre Ulises está en la memoria de todos.

Una selección variada y por supuesto muy limitada para orientar la lectura puede ser la siguiente: Ver selección


[editar] ¿Qué ropa llevar?

En invierno el clima de Irlanda es frío, húmedo y lluvioso. En verano puede ser cálido y muy agradable. Habrá que llevar ropa en función de ello y impermeable y un paraguas pequeño en cualquier caso.


[editar] Cuántos días y una sugerencia

Irlanda es un país relativamente pequeño. Una semana puede ser suficiente para un pequeño viaje que dejará muchas cosas en el camino. Lo ideal es dedicarle al menos diez días para no ir con prisas y poderse mover por distintas regiones.

Una propuesta de viaje de 11 días puede ser la siguiente: Irlanda en coche


[editar] ¿Qué ver?

León Lasa es escritor y viajero. Escribió sobre Noruega un libro magnífico: En Noruega. Y sobre Irlanda: Por el oeste de Irlanda, totalmente recomendable.

Aconseja lo siguiente:

1) Llegar a Dingle -en el extremo màs occidental de la isla- y detenerse en el Foxy Moriarty, además de pub, una especie de tienda y almacén. Allí, tomar una cerveza y alquilar bicicletas para llegar al cabo Slea y contemplar desde la costa las islas Blasket y Skellig.

2) Si se viaja sin coche, tomar un autobús hasta Sligo para conocer el cementerio de Drumcliff, uno de los más hermosos del mundo, dice.

3) Por supuesto, acercarse a los acantilados más célebres del Europa. Pero no a los de Moher, de los que todos hablan, sino a los de Slieve League, en Donegal, bastante más al norte y mucho menos conocidos.

4) Siguiendo los mismos caminos que recorrió Heinrich Böll, detenerse en la isla de Achill (en la costa oeste), establecerse en Keel y llegar andando a la increíble y desierta Keem Bay.

5) Por fin, sin necesidad de salir de Dublín, recorrer tranquilamente Nassau St, entretenerse en sus tiendas y acabar en The Palace, que goza de la fama de ser el pub con más solera de la capital.

[editar] Ver



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Comunidad