Islandia

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura

Contenido

[editar] Viaje a un país diferente

Islandia es una excepción. Es un país marcado por un clima y una geografía insólitos. Sólo puede visitarse desde mediados o finales de junio hasta mediados de agosto. A pesar de concentrar su temporada turística en tan poco tiempo, los visitantes son pocos y los habitantes del país también. Amplias regiones aparecen muy poco pobladas, con pueblos minúsculos.

Es un país de desiertos: desiertos de lava, desiertos de hielo, desiertos de rocas o de arena.


[editar] ¿Cuál es el atractivo de Islandia?

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Thingvellir

Justamente esa excepcionalidad. En verano el día es largo y el clima acostumbra a ser fresco, aunque no frío. Amanece muy temprano y la luz se prolonga hasta buen tiempo después de la cena. El día largo es el mejor aliado de los viajes. Hay luz hasta tarde y pueden hacerse las visitas sin prisas.

El paisaje es imponente. a) Consecuencia de numerosas erupciones volcánicas, tiene grandes extensiones de lava negra, que crean paisajes sobrecogedores. b) La humedad ha generado líquenes y, en muchos lugares, la lava aparece de color verde originando un panorama insólito. c) Numerosos lagos, a veces de origen glaciar, salpican la geografía. d) Los glaciares (los mayores de Europa) llegan hasta la misma carretera y dan lugar a paisajes impresionantes. e) Grandes icebergs se dejan ver flotando en el encuentro del glaciar con las aguas del lago. f) El agua de los ríos, en una geografía abrupta da lugar a innumerables cascadas de las alturas y anchuras más diversas. g) La actividad volcánica se deja ver no solamente en la silueta de volcanes y cráteres (a veces ocupados por lagos), sino también en géiseres, fumarolas y corrientes termales, a los que puede acercarse el visitante. h) El mar acompaña muchas veces el trazado de la carretera y compone un espectáculo propio.


[editar] Qué distingue a Islandia

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Poza en Geysir

Un país relativamente pequeño que puede visitarse en aproximadamente una semana. Muy cómodo, porque todo está bien organizado, es absolutamente seguro y está fuera de las aglomeraciones. Es más bien un país de turismo solitario.

Un país para disfrutar al aire libre. Prácticamente sin ciudades, Islandia se visita recorriendo la carretera que circunvala la isla y acercándose a las atracciones que ofrece la naturaleza. Cascadas, fallas, volcanes, glaciares, lagos... componen los hitos del viaje a los que se llega en coche o a través de excursiones de dificultad muy variable, según el gusto del viajero.

Unos planes diferentes de un día a otro. Se pueden visitar parques volcánicos extensos y donde se percibe claramente la actividad del subsuelo. Se recorren lagos. Se asciende hasta la cresta las laderas de volcanes para admirar el fondo del cráter. Se navega en el mar a la búsqueda de ballenas. Se puede tomar un baño en las aguas calientes de alguna laguna acondicionada para ello. Se pueden avistar desde la costa, focas y lobos marinos, además de numerosas aves. Se camina hasta encontrar llamativas formaciones basálticas junto a altas cascadas.

En definitiva, el viaje a Islandia ofrece un abanico de atracciones, siempre en contacto con la naturaleza, en un entorno de hielo, de agua, de desierto volcánico y de aislamiento, totalmente distinto del que nos es familiar y en un recorrido fácil y cómodo.

Ver Galería de fotos


[editar] La gente

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Glaciar en Jokulsarlon

Es amable, aunque tiene fama de ser poco expresiva. El inglés se habla en prácticamente todas partes con absoluta fluidez. Y no es raro encontrar a personas que hablen español.


[editar] Los precios

Son prohibitivos. Islandia lo importa todo menos el salmón. Desde las zanahorias hasta los zapatos, pasando por los ladrillos, la cerveza o por los tejidos se traen del extranjero. Se comprende así que una simple ensalada salga al precio de un banquete cualquera que sea el lugar donde se tome. Y que una botella de vino tenga precios astronómicos.


[editar] El lujo

Las características tan particulares de Islandia condicionan su vida y la de los visitantes. El lujo es el sosiego y la impecable conservación de los espacios naturales.


[editar] Los hoteles

Es tan corta la temporada turística que pocas veces justifica que los haya y tampoco que haya profesionales de la hostelería que se dediquen todo el año a esta actividad. El resultado de todo ello es que en ocasiones los hoteles son intachables en cuanto a funcionalidad, pero menos cálidos o confortables de lo que pudiera esperarse en comparación con los hoteles de otros países. El servicio está con frecuencia atendido por jóvenes, que hacen de este trabajo una actividad temporal. En ocasiones dejan notar alguna falta de experiencia que compensan con una combinación del rigor nórdico y con la mejor motivación.


[editar] Las maletas

Una concepción estricta del uso del personal y también del servicio que debe darse al cliente hace que no sea habitual que un mozo se ocupe de llevar el equipaje a las habitaciones. Incluso en los buenos hoteles, el lujo no está reñido con que cada cual cargue con su maleta a la llegada o a la salida del establecimiento.


[editar] La seguridad

Es absoluta para las personas y para sus pertenencias. Seguramente es el país con menos riesgo de Europa a la hora de dejar los equipajes dentro del coche, incluso con las puertas abiertas, y aparcarlo en la calle o en mitad de ninguna parte y salir de excursión. De todas formas, mejor si se cierran las puertas.


[editar] Geografía

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Valle de Egilsstadir

Islandia es la segunda isla en extensión de Europa (después de Inglaterra) con 100.000 Km2.

Se sitúa donde se encuentran las placas continentales de América y Europa y es geológicamente una tierra de gran actividad volcánica. Más de un 10% de la superficie lo ocupan glaciares. Gran parte de la superficie son desiertos on casi desiertos de lava y roca. Más de la mitad del país se encuentra por encima de los 400 m sobre el nivel del mar, en entornos montañosos y con frecuencia abruptos. Ríos cascadas y lagos surcan el territorio y son reflejo tanto de los deshielos como de las intensas lluvias que caen sobre la isla.

La costa (inútil buscar playas en ella) es poco recortada en el sur y estriada formando fiordos (mucho menos dramáticos que los de Noruega o los de Nueva Zelanda, porque el relieve de la costa es mucho menos pronunciado) en el este, el norte y el oeste.


[editar] Una catástrofe natural

Error al crear miniatura: No se ha podido guardar la miniatura
Cráter en Krafla

Lo mismo que en Noruega o que en Finlandia, en tiempos Islandia tuvo bosques y vegetación. Y hubo vacas y hubo cerdos. Los primeros habitantes de la isla para calentarse recurrieron a la madera de los bosques, que fue gravemente sobre-explotada cuando, a partir del s. XV, un par de siglos de un frío excepcionalmente riguroso obligó a recurrir a la leña para sobrevivir. A la acción del hombre se añadieron una serie de erupciones volcánicas que cubrieron el suelo de lava y convirtieron en roca lo que antes pudo ser un manto fértil para el cultivo.

El suelo de Islandia es hoy en su mayor parte yermo. Y muchos lugares en los que crece hierba son el resultado de una sostenida acción de recuperación del suelo que, desde principios del siglo XX, se viene desarrollando como prioridad esencial para la supervivencia del país.

Además del fomento al crecimiento de la hierba, grandes movimientos de tierra en lugares aparentemente abandonados próximos al mar o en lugares del interior son muestra del esfuerzo enorme por fijar dunas, encauzar corrientes de agua o de hielo, y ayudar con ello a una recuperación del suelo que puede llevar siglos.

La población de ovejas trata de controlarse para no desbordar la capacidad natural de la tierra para producir hierba. Y lo mismo ocurre, aunque con mayor dificultad porque resulta mejor negocio, con la cría de caballos. Los cerdos se reintrodujeron a mediados del siglo XX como alternativa a la alimentación tradicional a base de oveja y de pescado.


[editar] Población

Islandia es uno de los países con menor densidad de población del mundo. Sus habitantes no alcanzan la cifra de 300.000. Reykjavik concentra la mitad de la población, el resto de la cual se reparte en tres o cuatro pequeñas ciudades y multitud de pueblecitos y de minúsculas aldeas diseminadas por el territorio.


[editar] Clima

Rozando por el norte con el Círculo Polar Ártico, Islandia es un país de frío intenso desde el mes de septiembre hasta el mes de mayo. En verano la temperatura es templada o fresca. Y en cualquier situación, el tiempo es inestable. A lo largo del día pueden sucederse el sol, las nubes, la lluvia, de nuevo el sol y luego el granizo. Un amanecer nublado no presupone que no vaya a lucir el sol al cabo de un rato.


[editar] Historia

Por su situación y clima no debe extrañar que Islandia fuera, en el s. IX, el último país europeo en ser poblado. Vikingos de los países escandinavos, pero también gentes procedentes de Irlanda se instalaron en la isla y crearon la primera forma de parlamento que hubo en Europa para organizar la convivencia de los distintos clanes.

Hasta el siglo XIII duró la paz. A partir de ahí los desacuerdos entre jefes pusieron a la isla bajo el dominio de los noruegos y cuando Noruega cayó bajo el dominio de Dinamarca, Islandia cayó igualmente y su vida se sumió en una larga etapa de declive.

En el siglo XVI, la iglesia danesa, protestante, impuso la reforma, al mismo tiempo que el comercio pasó a manos de los comerciantes daneses. Siglos de frío aún más intenso que el habitual, erupciones volcánicas que asolaron la tierra y envenenaron la población, epidemias y un pobre gobierno, castigaron el país y lo redujeron a la miseria.

En el siglo XIX prendieron en los intelectuales las ideas nacionalistas que sólo se fueron haciendo realidad muy lentamente. En 1918 se concedió a la isla cierta autonomía y no fue hasta 1943, con la ocupación alemana de Dinamarca, cuando Islandia proclamó su independencia.


[editar] Cosas que llevar al viaje

Viajar por Islandia es sobre todo disfrutar de aire libre y de la naturaleza. Supone acercarse a volcanes y a cascadas, caminar por senderos de montaña, por suelos húmedos y estar a la intemperie.

Aunque no es el trópico, en muchos momentos el sol puede brillar con fuerza. Un sombrero protegerá de él. Lo mismo que un impermeable fino ayudará a ponerse a salvo de la lluvia que con frecuencia acompañará al viaje.

Unos prismáticos ligeros servirán para ver mejor el paisaje. Y unos bastones para andar serán útiles también a quienes quieran hacer con comodidad algunas caminatas.

Viajando en coche, es probable que las comidas apetezca hacerlas en plena naturaleza. Una navaja resultará muy útil, además de algún otro utensilio para el picnic.

Aunque el mar está frío en cualquier época del año, hay en Islandia aguas termales donde bañarse. Un traje de baño permitirá disfrutar de ellas.

Ver también algunas otras cosas que no debieran faltar en la maleta Otros complementos


[editar] Una lectura

John Carlin ha publicado en el diario El País unos cuantos artículos sobre Islandia llenos de interés. Uno de ellos es La buena vida


[editar] ...y algunos libros que leer

Para informarse y familiarizarse, algunos libros relacionados con Islandia.


[editar] Y también unas propuestas de viaje

Entre el hielo y el fuego

Islandia: naturaleza salvaje


[editar] Qué ver



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad