Kosovo

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Página principal


Kosovo-mapa situ.jpg
Kosovo-bandera.jpg
Vacio.jpg

Tras la desintegración de la Yugoslavia socialista, Kosovo quedó como una región autónoma bajo la tutela de Serbia. La población de mayoría albanesa generaba una constante tensión que Serbia resolvió eliminando la autonomía en 1989 y afirmando su presencia dado que en la región se hallaban lugares históricos de gran significado para los ideales 'panserbios'. La tensión desembocó en guerra abierta en 1999 entre el Ejército de Liberación de Kosovo y la República Federal de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) con intervención de la Otan. En 2008 Kosovo declaró unilateralmente la independencia con apoyo de la mayor parte de la comunidad internacional y la oposición sobre todo de Rusia, aliada tradicional de Serbia.

La población de Kosovo no alcanza los 2 millones de habitantes, de los cuales, en torno al 8% forman la minoría serbia. La religión es masivamente musulmana. Y la moneda que circula por el país es el euro.

Ver también los Países Balcánicos



[editar] Prizren

<Plaza Shadervan
N.S. del Perpetuo Socorro
Puente de Piedra
Baños de Mehmed Pasha
Mezquita de Sinan Pasha
Vista desde el castillo Kaljaja

Prizren, situada en las laderas de las montañas de Sharr y a orillas del río Bistrica, es un auténtico museo al aire libre. Fue por un tiempo el centro del imperio serbio y más tarde ocupada por los turcos. En sus numerosas calles, estrechas y sinuosas de marcada fisonomía otomana, la mayoría peatonales, abundan las iglesias católicas y ortodoxas, y las mezquitas y tekkes -templos de cofradías de derviches- de cientos de años de antigüedad.

Una caminata colina arriba lleva hasta el castillo, desde el que se tienen magníficas vistas de la ciudad. Pero su historia reciente ha sido algo convulsa y la ciudad ha sufrido con el enfrentamientos entre la población serbia y la albano-kosovar. Ocho iglesias fueron quemadas, las 55 casas del barrio serbio cercano a la fortaleza completamente destruidas y su escasa población expulsada. Debido a ello no es sencillo acceder a algunos de los bienes culturales serbios, que permanecen rodeados de alambre de espino y vigilados por soldados de las fuerzas de interposición para evitar nuevas pérdidas de un patrimonio histórico, en su mayoría de la edad media. Tensiones aparte, para el visitante Prizren tiene la apariencia de una ciudad tranquila y agradable.

El centro de Prizren es Shadervan, una plaza bordeada por cafés, bares, restaurantes y heladerías. En su centro hay una antigua fuente, considerada monumento cultural y adornada con la leyenda de que quien bebe de su agua volverá en el futuro. Durante el día es un excelente lugar donde tomar un café o comer algo, por la noche las vistas sobre el río iluminado lo convierten en un sitio ideal para cenar. En época de buen tiempo el espacio se llena de gente que se detiene a charlar y beber en la calle con el sonido de la música que sale de los numerosos pubs que abren junto al rio.


La Catedral de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro (1870), es la principal iglesia católica de Prizren, con una arquitectura de inspiración italiana a tres naves y columnas de mármol. Frente a ella se levanta la mezquita y mausoleo de Myderiz Ali Efendi (1581). Dominando la plaza Shadervan, protegida por soldados de la KFOR, queda la Iglesia de San Jorge (1887), construida sobre las ruinas de otra anterior. Al otro lado de la plaza hay todavía otra iglesia la de San Nicolas (1331), una iglesia típica de familia feudal, de pequeñas dimensiones, construida por Dragoslav Tutic (más tarde el monje Nicholas) y su esposa Bela, y que actualmente es la residencia del obispo de la diócesis de Prizren.


Prizren tiene alrededor de 30 mezquitas, una por barrio, la mayoría de ellas de la época otomana. Suelen ser mezquitas sencillas y compactas, con un interior de planta cuadrada, cúpula, un porche y un minarete en el exterior. Pueden visitarse fuera de las horas de rezo, aunque es necesario ir 'decorosamente' vestido y quitarse los zapatos para entrar. La fotografía en su interior está permitida.


La Mezquita de Sinan Pasha (1625), en la calle principal, es la más importante de Prizren. Ubicada junto a la plaza Shadërvan data de 1625. Se trata de uno de los monumentos más señalados entre los construidos durante la época otomana. Posee una rica ornamentación en colores y formas y un minarete de los más altos de la ciudad. Se cree que las piedras empleadas para su construcción proceden del monasterio ortodoxo de los Santos Arcángeles, levantado por el primer emperador serbio (Stefan Dusan). Debido a ello, en 1919 las autoridades empezaron a desmontar el edificio con el fin de reconstruir el viejo monasterio. Las piedras del porche fueron retiradas y las columnas arrojadas al rio, pero las masivas protestas populares detuvieron la demolición y el porche fue finalmente reconstruido en 2009.

El primer puente sobre el rio Lumbardhi, que unía la Plaza Shadërvan con el hamam y la mezquita de Gazl Mehmet Pasha, fue el Puente de Piedra (XVI), y se mantuvo en pie hasta 1979 cuando fue arrastrado por unas fuertes riadas. El que vemos hoy es una reconstrucción. Al otro lado, en la calle Adem Jashari, está el Minarete de Arasta (1594), único testigo de una mezquita y las decenas de pequeñas tiendas que la rodeaban, derribadas para dejar espacio al nuevo centro de la ciudad, planificado en los años 60.

Cruzando la calle está la Mezquita Kukli Bej (1534), poco común por tener la cúpula cubierta con losas de piedra, y la Mezquita Halveti Tekke (1713), asignada a una orden de derviches. Formando parte del mismo complejo están los Baños de Gazil Mehmet Pasha (1564), un bonito hammam con las habituales cúpulas y la típica división en las entradas y en el interior para el uso de hombres y mujeres. Y frente a ellos la vistosa mezquita de Emin Psha (1831).

Al otro lado de la calle Adem Jashari está la Mezquita Gazi Mehmet Pasha (1561), el monumento islámico más antiguo de la ciudad, con un agradable jardín que rodea el mausoleo del fundador y un par de madrasas.

La mezquita se encuentra justo detrás del Museo de la Liga Albanesa, un conjunto de cuatro edificios de gran importancia histórica ya que fue aquí donde los patriotas e intelectuales de Kosovo, Macedonia y la región de Sanxhak, se reunieron el 10 de junio de 1878 para iniciar su lucha contra el Imperio Otomano. Este fue el punto de partida del movimiento de liberación que llevó a la independencia de Albania en 1912.

En la misma orilla del río se encuentra también la Iglesia de Nuestra Señora de Ljevis. Construida entre los siglos IX y XI es una importante obra bizantina. Luego fue convertida en mezquita y se le añadió un minarete sobre el campanario, que fue retirado en 1923.

Un interés especial ofrece la colina Cvilen, en cuya cima, dominando la ciudad y los valles de Lumbardhi y Dukagijnise, se encuentra el castillo Kaljaja. El fuerte fue ampliado y reforzado de manera significativa durante las épocas bizantina y otomana. Ahora, tras un siglo en desuso, ofrece un aspecto de fuerte deterioro. La subida desde el centro atravesando el abandonado barrio serbio de Nën Kalaja lleva unos 15 minutos. A mitad de camino se encuentra la Catedral de Cristo Salvador (1330), una pequeña iglesia del siglo XIV, aunque el campanario fue añadido en 1836. Su interior de frescos medievales fue seriamente dañado durante los altercados de marzo de 2004.


Comer

Restaurante Alhambra, a apenas quince metros de la plaza Shadervan, en el barrio antiguo. Local muy popular, con una agradable terraza junto al rio, que sirve comida local a precios económicos.

Rest Ambient, ubicado en la pequeña colina sobre la que se asienta el castillo y próxima al río, tiene una curiosa terraza consistente en mesas para dos personas alineadas en fila que llegan hasta el amplio comedor cubierto. Cocina local, pizzas, pasta, sopas y algo de carne y pescado. Muy buenas vistas durante las noches de verano.

A quienes gusten los dulces, una parada ineludible, amenizada por bonitas vistas de la Iglesia Ortodoxa de San Jorge es Shendetti bakeri, para tomar pastelillos de pasta de coco y nueces, pan de higos, tullumba (dulce que hace del baklava una pasta amarga), ekler (lionesa rellena de vainilla), boza (bebida agridulce hecha de harina de maíz)....



[editar] Pristina

Mezquita Carshia
Mezquita Jashar Pasha
Mezquita Fatih
Monasterio de Gracanica

Pristina invita a caminar y a perderse como modo de descubrir sus encantos ocultos. Es una capital animada, con cafés y terrazas por todas partes, llenas de gente sorbiendo un macchiato o bebiendo una cerveza, y donde jóvenes vendedores ambulantes de tabaco y chicles evocan reminiscencias de antiguos bazares.

En cuanto al patrimonio cultural, a pesar de los percances que padeció durante la segunda guerra mundial y durante la crisis de 1999, los mayores daños los sufrió durante los años 50, cuando se demolió el casco antiguo para dar paso a los modernos edificios de corte socialista que en aquel momento representaban el progreso. Iglesias católicas, iglesias ortodoxas, sinagogas, mezquitas, antiguos baños, el viejo mercado e innumerables casas de la época otomana fueron arrasadas.

El Gran Bazar, es sin duda el área de mayor animación. Aunque en su mayor parte se perdió en las obras de modernización de la ciudad, todavía conserva el aire típico de los mercados tradicionales y esa mezcla de actividades comerciales que lo convierte en un sin fin de pequeños locales donde todo tipo de productos están a la venta: frutas y verduras, utensilios de cocina, piezas de automóviles, teléfonos móviles, telas y vestidos...

La parte histórica de la ciudad se concentra sobre todo alrededor de la calle Nazim Gafurri. La calle empieza con el edificio más antiguo de Pristina, la Mezquita Çarshia, -la mezquita del mercado-, una edificio de una sola nave construido en el siglo XV por el turco Sultan Bajazit para conmemorar una victoria obtenida en 1389. Justo detrás está la fuente Shadervani, una de las pocas fuentes de agua de la época otomana que aún quedan en la ciudad. Tras ella, en una antigua mansión de 1898 pintada en un llamativo color mostaza, está el Museo de Kosovo. Aunque la mayoría de sus tesoros fueron trasladados a Belgrado justo antes de los disturbios de 1998 y allí continúan, todavía conserva su pieza más famosa, la diminuta estatuilla de terracota de una antigua diosa sentada en un trono. Fue hallada en los suburbios de Pristina durante los años 50, y con sus 6.000 años de antigüedad es una pieza importante.

Subiendo la calle está la Mezquita de Jashar Pasha (s.XVI), construida por un alto funcionario de una familia adinerada de la ciudad que llegó a gobernador de Skopje. Junto a ella también ordenó construir la Torre del Reloj, que ordenaba los horarios del mercado, muy similar a la de Skopje.

Frente a la Torre del Reloj está la mezquita Imperial -o de Fatih- (1461), construida en época de Fatih Sultan Mehmed II conocido como El Conquistador. El interior está decorado con pinturas florales y arabescos en paredes, hasta el techo. Al otro lado de la calle se encuentra el Gran Hamam (1470) con su juego de cúpulas, completamente restaurado. Tras la mezquita hay un pequeño mercado semi cubierto, que probablemente es todo lo que queda "del antiguo bazar otomano".

En el cruce de Agim Ramadani St y Nazim Gafurri, frente a la Mezquita Çarshia, en una plaza sin atractivo alguno, está el Monumento a la Fraternidad y la Unidad, una escultura formada por tres columnas unidas en la parte superior que rinde homenaje a hermandad de las tres etnias que componen la población de Kosovo (albaneses, serbios y montenegrinos). A pocos metros comienza el Bv. Nena Tereze, con una exposición permanente de fotos de desaparecidos durante el último conflicto. El bulevar es una amplia avenida peatonal invadida en su mayor parte por terrazas, que recibe su nombre de la Madre Teresa de Calcuta, de quien hay una pequeña estatua, y a la que se rinde homenaje por haber nacido en una familia de origen albanés.


Gracanica

El enclave serbio de Gracanica está a unos 10 km de Pristina y es famoso por su monasterio ortodoxo. Si no se dispone de coche, en le estación de autobuses de Pristina hay que tomar el nº 4 a Gjilan que sale cada 20 minutos y tarda en llegar unos 15.

El Monasterio de Gracanica fue construido por el legendario rey de Serbia, Milutin Nemanjic, en 1321 sobre las ruinas de una basílica del siglo X y representa el summun de la tradición bizantina serbia. Destacan los frescos extremadamente bien conservados que adornan prácticamente todo el interior y forman uno de los mejores conjuntos pictóricos del siglo XIV. La entrada es gratuita.

Dada su singular ubicación, en un "enclave serboa" en territorio kosovar, el monasterio se encuentra protegido por alambradas y custodiado por soldados de la KFOR. Los precios en la tienda de recuerdos del monasterio están en moneda serbia y son disparatados.


Alojamiento y comida

Hotel Begolli. Un cuatro estrellas en el corazón del bazar, cerca del centro, rodeado de tiendas, en una zona muy concurrida y animada. Personal muy amable.

Para comer y beber la mejor opción es la calle Rexhep Luci (tambien Qamil Hoxha) y sus paralelas entre Bv Nena Tereze y Luan Haradinaj. Restaurantes de cocina tradicional albanesa, pastelerías con clásicos dulces arabes, cafés, y multitud de bares y clubes. A pesar tratarse de un país musulmán pocos son los locales donde no se vende alcohol.

Restaurante Pishat. Cocina albanesa, ambiente elegante y terraza agradable. Para descansar, después de haber comido, a pocos pasos está Parku i qytetit, un agradable parque con árboles, sombras y zonas ajardinadas.



Ir a la página de los Países Balcánicos

Regresar a la Página principal

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad