Noruega

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Sognefjord.jpg Oslo.jpg
Bergen-bryggen.jpg Alesund-runde.jpg


Contenido

[editar] Algunas impresiones generales

Con una población muy pequeña –alrededor de cinco millones da habitantes-, Noruega es sobre todo un país de paisajes magníficos. Cualquier mapa muestra una sucesión de hendiduras en la tierra donde se alojan ríos, lagos y estrechos brazos de mar que forman una especie de laberinto lleno de accidentes geográficos siempre distintos y sorprendentes. El mar, los bosques, las cascadas, el páramo de las tierras altas, los glaciares van dando forma al paisaje donde el verde predomina, porque las lluvias y el agua de los deshielos favorecen una vegetación rica y exuberante.

Seguramente, son los contrastes los que hacen tan atractivos los paisajes de Noruega: la placidez del mar en los fiordos junto a la fuerza de las paredes rocosas que los encierran, el verde de los bosques y el negro del granito de las grandes masas rocosas cuando la vegetación desaparece, la majestuosidad de los glaciares al fondo de llanuras risueñas donde aparecen casas desperdigadas en un entorno que parece un jardín.

Las ciudades, pequeñas, son plácidas y agradables. Predomina la discreción, el aspecto ordenado y sin grandes exageraciones, y sobre todo la cuidadosa amabilidad de la gente.

Noruega es, sobre todo un país tranquilo. La confianza parece reinar en todas partes. No suele verse guardias en las calles, ni tampoco a la puerta de las instituciones que acostumbran a tener las puertas abiertas a cualquiera que quiera hacer una visita. El respeto y la educación exquisita es la norma. Lo mismo que la afición por la naturaleza de la que disfrutan masivamente los noruegos tan pronto como el clima da un poco de tregua al frío, permite despejar los caminos y salir a disfrutar del aire libre.


[editar] Historia

Nor mapa-general.gif

Poco queda del recuerdo de los vikingos fuera de los museos. Pero referirse a ellos es obligado para hacerse idea de una población extremadamente activa y emprendedora. El suelo daba para poco. Roca y mucho frío acompañaban a unas pocas tierras cultivables que no daban para comer. Y el comercio –pesca, pieles- tampoco era fácil en un lugar tan alejado.

Había que salir y eso hicieron los vikingos con embarcaciones muy ligeras que se manejaban bien en las aguas heladas. Y además, en espacios donde la población era escasa. En la Edad Media los normandos, o los noruegos fueron asentándose en tierras que estaban casi deshabitadas y con ello fueron abriendo rutas y ganando fuerza en el mar. Llegaron a Islandia y a Groenlandia y a la costa americana, se establecieron en las proximidades de Escocia, aíslada también y poco poblada. Luego, con mayor experiencia y más fuertes, entraron en el Mediterráneo y se establecieron en Sicilia.

Aunque sus días como ‘potencia’ estaban contados porque el gran comercio de alemanes y holandeses los desbordó y porque otras rutas marítimas concentraron el trasiego de mercancías demasiado alejadas de las tierras noruegas para que los viejos vikingos pudieran sacar provecho de ellas.

A pesar de perder fuerza en Europa, la realidad es que el país se fue consolidando. Algunos de los viejos señores –los hodving- se convirtieron en reyes a medida que sometían a su autoridad a otros hodving menos poderosos y unificaban el territorio bajo su mando. Olav fue una figura singular. Reinó entre 1018 y 1030. En Normandía conoció el cristianismo y a su regreso lo implantó en Noruega. Cristianismo, en aquella época era religión pero también organización del estado y llevaba consigo la puesta en marcha de una administración avanzada y desarrollo de la autoridad del rey. Era, pues, fuente de conflictos y también de modernización.

Ciudades como Oslo, Trondheim y Bergen se consolidaron poco después y vivieron, como el conjunto del reino, tiempos convulsos pero también épocas de paz y de progreso. Hasta el siglo XIV. A principios de este siglo Noruega vivía momentos esplendidos, pero hasta ella llegó también la peste que asoló Europa. La población quedó reducida a la mitad, las tierras se abandonaron, las arcas de los soberanos quedaron exhaustas y la debilidad general del país favoreció la intervención de los países vecinos.

La poderosa Liga Hanseática se impuso, la Corona pasó a manos suecas y de ellas a poder de los daneses. Durante los siglos siguientes Noruega siguió los avatares del enfrentamiento entre Dinamarca y Suecia. Por lo pronto el danés se convirtió en lengua oficial y en la única lengua escrita. Pero además, el territorio noruego se vio afectado por ganancias y por pérdidas de provincias y ciudades según se desarrollaban las batallas entre el rey sueco y el de Dinamarca que pagaban sus derrotas y cobraban sus victorias cediendo el uno al otro según les iba la suerte con pedazos de territorio noruego.

El episodio que lleva a la historia moderna es el Tratado de Kiel. Suecia y Rusia se habían aliado contra Napoleón. Y Dinamarca –con su provincia noruega- con Francia. La derrota francesa exigió una recompensa para los vencedores. Rusia reclamó el ducado de Finlandia, que estimaba le pertenecía y que estaba en manos de su aliada Suecia. En compensación a, Suecia le correspondió Noruega que era su extensión natural hacia el norte y que arrebataba a Dinamarca.

La independencia Noruega no llegó hasta 1905. Al aire de la ola de nacionalismos que vivió Europa a finales del XIX, Noruega reclamó su derecho a la independencia. Suecia, envuelta en los enfrentamientos que crecían en Europa a principios del XX, consideró oportuno cerrar el conflicto, renunció a sus derechos sobre Noruega y Hakon VII fue coronado rey.

Nor oslo-aker-brygge.jpg
Nor sognefjorden.jpg

[editar] La Noruega de hoy

En su emplazamiento remoto, Noruega vivió en una situación que rozaba la miseria durante buena parte del siglo XX. Pudo ahorrarse el participar en la Primera Guerra Mundial, pero ni sus recursos naturales, ni su escasa población, ni el clima, ni su intrincada geografía facilitaron su desarrollo.

La Segunda Guerra Mundial fue enormemente traumática y terminó con la destrucción, parece que enorme, de regiones enteras, especialmente las más septentrionales. Aunque Noruega se declaró neutral, fue invadida por Alemania que sufrió la reacción de las tropas aliadas en el sur del país y tuvo que retirarse hacia el norte donde sus ejércitos quedaron atascados.

Aunque no suelen contarlo los libros de historia, seguramente el acontecimiento más señalado en el siglo XX fue el descubrimiento de petróleo en el mar del Norte. Los ingresos que llegaron a partir de este acontecimiento supusieron un rápido estímulo al desarrollo. Permitieron construir carreteras, túneles y puentes que por primera vez hicieron transitable el país y unieron unas poblaciones con otras de manera fácil. Desarrollaron el consumo y elevaron de manera sustancial el nivel de vida de la población.

Después de Luxemburgo, Noruega encabeza la lista de países europeos en PIB por habitante. En 2007, 2009 y 2010 ha ocupado el primer puesto en el índice de Desarrollo Humano para todo el mundo. Y mantiene el modelo nórdico de ‘estado del bienestar’ que construyó a lo largo de la segunda mitad del siglo XX.

Seguramente, tan ejemplares referencias llevaron al país a rechazar la integración en la Unión Europea, aunque la relación con Europa es fluida y la participación en los más diversos organismos internacionales intensa.


[editar] Tras el 22J

En Julio de 2011 Noruega vivió su acontecimiento más traumático de los últimos tiempos. Un solo individuo de ideología radical atentó con bomba contra las oficinas del primer ministro en Oslo y a continuación la emprendió a tiros contra los participantes en un encuentro de las juventudes del Partido Laborista en la isla de Utøya. El resultado fue de cerca de setenta muertos.

Noruega vivió atónita un acontecimiento tan inesperado como alejado las costumbres pacíficas y de la tradición de convivencia en las que se había desarrollado la sociedad. La reacción serena y contenida de la población puso de relieve algunas de las características más singulares del país.

Los noruegos llenaron de flores todos los rincones de la ciudad de Oslo y los lugares más señalados en las más diversas poblaciones en muestra de homenaje a las víctimas. Ni una sola seña de identidad política o religiosa destacó sobre la masiva muestra de solidaridad y de dolor de los ciudadanos. Nadie pidió en endurecimiento de las leyes ni de las medidas de seguridad públicas que pudiera alterar el clima de libertad y de confianza sobre el que se había construido la sociedad entera. Nadie enarboló la bandera de la catástrofe para agitar los ánimos o sembrar el pánico.

Asne Seierstad, escritora de éxito traducida a numerosos idiomas (El librero de Kabul), escribió en los momentos más emotivos, justo después del atentado, un artículo esclarecedor publicado en el diario El País.

Además, un artículo excelente, sobre Noruega hoy, publicado en El País con el título Manual de la buena vida.

Oslo en el 22J
Oslo en el 22J
Oslo en el 22J
Vacio.jpg


[editar] El País

Oslo
Geilo

Noruega tiene una superficie aproximada de 390.000 km2.

El suelo acostumbra a ser montañoso, con la cadena de los Alpes Escandinavos que discurre a lo largo de buena parte de su geografía. Las glaciaciones provocaron fuertes erosiones que las lluvias y otros fenómenos geológicos convirtieron en fiordos una vez se hubo retirado el hielo y la corteza de antiguas rocas quedó a la intemperie.

Un suelo fragmentado y con cortes abruptos forma buena parte del territorio noruego. El agua del mar o del deshielo de glaciares y de la nieve acumulada en las tierras altas ocupa con frecuencia estos cortes en el suelo generando fiordos, canales, multitud de lagos y ríos.

El sur es una región más llana y boscosa. Hacia el oeste, en el frente atlántico se desarrolla la llamada región de los fiordos, que se extiende hacia el norte con grandes hendiduras que penetran en la tierra decenas y decenas de kilómetros y que se dividen en brazos menores convirtiendo la costa en un auténtico laberinto. Justamente, estas entradas del mar en el interior de la península cuanto más profundas son más se adentran en las tierras alpinas y más generan paisajes de belleza espectacular.

Los bosques suelen acompañar al paisaje en los lugares de poca altura. Se trata muchas veces de coníferas que crecen con fuerza en espacios frondosos y húmedos. Parece que no siempre fue así, que hubo mayor diversidad arbórea, pero que en tiempos relativamente recientes el frío durante un período inusualmente largo castigó a otras especies vegetales y favoreció a las familias de coníferas mucho más adaptadas a las bajas temperaturas.

La región de los fiordos alcanza más o menos una tercera parte de la costa atlántica. Más al norte, la forma del país se estrecha, el clima se vuelve, si cabe, más riguroso y la vegetación se hace más rara. Grandes páramos componen las regiones nórdicas cuyos paisajes tienen la fuerza de un entorno natural marcado en todos sus aspectos por las condiciones tan extremas del clima.



[editar] Las provincias

Nor provincias-noruega.jpg

Seguramente no tiene mucho interés aprenderlas, pero quien viaje por el país se encontrará en mapas, guías y en informaciones generales con referencias a ellas. Para situarlas más o menos en el mapa, ahí van (en imagen tomada de Wikipedia):



[editar] Clima

No hay mucho que decir por lo que se refiere al clima en invierno, e incluso en la primavera o el otoño. Son rematadamente fríos y además el día es corto, lo que aumenta la sensación invernal.

En verano las temperaturas pueden situarse fácilmente en torno a los 18 o 20 grados durante las horas de sol y bajar a 14 grados cuando anochece. Pero hay que advertir también de que el tiempo es muy variable y de que esta bonanza se puede mezclar con bajadas de la temperatura que, sin ser rigurosas, pueden empezar a considerarse frías.

Como en todas las regiones nórdicas, la atmósfera es variable en verano. Un día soleado no garantiza que en unas horas el cielo se cubra y se ponga a llover. Y al contrario, que después de la lluvia las nubes se despejen y vuelva a lucir el sol.

En todo caso hay que saber que julio es un mes bastante lluvioso, por lo que las temperaturas suaves no están reñidas con el cielo gris con cierta frecuencia.


[editar] Población

Noruega tiene unos cinco millones de habitantes, con características físicas claramente nórdicas.

Existe una pequeña minoría finesa –los kven- radicada sobre todo en el norte, donde Noruega comparte frontera con Finlandia. Y existe otra minoría más numerosa, que se estima de unas 50.000 personas, de origen sami. Los sami –los antiguos lapones, aunque este nombre ha sido abandonado por sus connotaciones peyorativas- han sido hasta tiempos muy recientes nómadas y poseen una lengua propia, de raíces totalmente distintas de la que hablan el resto de los noruegos.

Además de las poblaciones autóctonas, Noruega ha sido recientemente tierra de acogida y en Oslo, sobre todo, ha concentrado una notable población musulmana cuya imagen llama la atención por el contraste con el aspecto y el estilo tan distintos de los de la población nórdica.


[editar] Idioma

Los daneses, que convirtieron a Noruega en una de sus provincias, se ocuparon también de que el danés fuera la lengua oficial, además de la única lengua escrita. Por ello, cuando el país obtuvo la independencia –en este caso de Suecia- en 1905, necesitó oficializar un idioma propio que devolviera el uso a las lenguas que la población había hablado tradicionalmente.

El noruego, de raíces nor-germánicas, se fue desarrollando a lo largo del siglo XIX como ejercicio de recuperación de las tradiciones nacionales que acompañaban a los ideales de quienes aspiraban a la independencia. Cuando esta se produjo, este idioma que resultaba de poner al día la antigua lengua fue elegido idioma oficial, con dos variantes ortográficas, ambas reconocidas también oficialmente: el nynorsk y el bokmal, que es la forma más extendida.

Dicho esto, hay que señalar que los noruegos hablan, en su gran mayoría, un inglés envidiable con el que los viajeros hallarán una vía segura de comunicación.


[editar] Viajar por Noruega

Nor sognefjord2.jpg
Nor bosque1.jpg
Nor-lofoten hamnoy1.jpg

Crucero

Muchos de los que visitan Noruega lo hacen en un crucero. Es buena idea en un país con tanta costa y con las principales ciudades a orillas del mar. Los cruceros –algunos parten de Copenague, en Dinamarca, y sólo tienen que cruzar el estrecho de Skagerrak para plantarse en aguas noruegas- suelen hacer paradas en los puertos más importantes y desde ellos preparan excursiones para visitar las atracciones del interior más señaladas.


Conducir

Es una solución excelente, en un país donde las carreteras están en muy buenas condiciones siempre que se viaje en verano.

Aunque la inmensa mayoría de carreteras es de un solo carril por dirección, se circula bien porque el tráfico es escaso.

La velocidad máxima en autopistas es de 90 km/h y en carreteras normales de 80 km/h, limitaciones que los noruegos cumplen a rajatabla. La prudencia es la regla general y el respeto a las señales de tráfico también.

La baja velocidad a la que conducen los noruegos suele casar mal con las costumbres de los extranjeros, pero contribuye a que no haya accidentes. Evita, por ejemplo, el atropello de las ovejas que campan a su aire y se resguardan del calor a la entrada de algunos túneles. Los noruegos las evitan sin perder la compostura como si lo de que los rebaños ocupen la calzada formara parte de un acuerdo entre ovejas y conductores.

Muchas carreteras transcurren por puentes y túneles (algunos de peaje) o se interrumpen para que sea un ferry quien se encargue de cruzar un fiordo.

Los ferries en carreteras más importantes acostumbran a funcionar día y noche, aunque su frecuencia varía, dependiendo de la hora. Son muy rápidos en las operaciones de carga y de descarga de pasajeros y coches y se pagan o bien en la cola de espera antes de embarcar o a bordo, durante el trayecto. Aceptan el pago con tarjeta de crédito.

Un buen mapa resultará casi imprescindible. Entre los mejores está Norway, de Freytag, en escala 1:600.000


Tren

El tren es rápido cómodo. Puede servir para hacer trayectos largos como por ejemplo de Oslo a Bergen, y sin perderse los paisajes como ocurriría cuando se vuela en avión. Combinar tren y coche de alquiler puede ser una buena idea.

Caso aparte es el famoso tren de Flam, que ha dejado de ser un medio de transporte para convertirse en una atracción turística. (Ver)

Nor mapa-hurtigruten.gif


El Hurtigruten

Es una institución entre los medios de transporte marítimos. Durante mucho tiempo fue el único medio de transporte que comunicaba los pueblos y ciudades a lo largo de la costa atlántica durante todo el año. No hay que decir que era una auténtica prioridad nacional para que los lugares más aislados dejaran de estarlo y para hacer llegar el correo, los periódicos, las mercancías y las personas hasta puertos remotos que en invierno era imposible alcanzar por tierra.

Llevaba el sobrenombre de el ‘expreso’ porque como los grandes ferrocarriles paraba de estación en estación cubriendo una larguísima ruta.

Los buques clásicos han sido modernizados y dotados de comodidades para quienes quieran viajar en ellos durante días, aunque siguen dando servicio a los que se suben en un puerto para bajar en el siguiente.

El trayecto cubre la ruta entre Bergen y Kikernes. Puede hacerse en cualquiera de los dos sentidos, en la totalidad o solo en un tramo y el viaje entero, de ida y vuelta, tiene una duración de once días.

Los buques clásicos han sido modernizados y dotados de comodidades para quienes quieran alojarse en ellos, aunque siguen dando servicio a los que se suben en un puerto para bajar en el siguiente.

León Lasa cuenta en su libro En Noruega su viaje en el Hurtigruten.


[editar] Aire libre

No es por caer en la propaganda turística, pero Noruega se ajusta en buena medida a la idea del paraíso de la naturaleza. Al menos en verano, cuando el clima es templado y amable.

El país posee numerosas reservas naturales y espacios abiertos donde practicar deportes diversos. De todos ellos el senderismo es el más extendido y los propios noruegos lo practican con asiduidad. Es facilísimo combinar un viaje en coche visitando ciudades y fiordos con caminatas del perfil más variado (cortas, largas, difíciles y fáciles). En las proximidades de diversos lugares (ciudades, pueblos pequeños, parques naturales) hay senderos bien señalizados que permiten entrar en contacto con la naturaleza de la manera más fácil.

Nor sendero1.jpg

Una extensa red de oficinas de turismo ofrecen información al visitante y le orientan sobre senderos por donde andar, alquiler de bicicletas, excursiones guiadas, etc.

Una pequeña guía que propone 50 rutas a pie y orientará a quienes guste caminar es Norway South, editada por Rother.

La web de visitnorway tiene también información interesante.

Conviene saber que a) hay que llevar siempre en la mochila un impermeable, b) hay que llevar también calzado fuerte e impermeable porque el suelo puede estar encharcado debido a las aguas del deshielo que inundan algunos tramos de los caminos y c) hay que extremar la prudencia y no salir en caso de temporal porque las tormentas pueden ser intensas y llevar a situaciones peligrosas.


[editar] Cuándo viajar

Por razones de clima y de horas de luz, el verano es la época elegida por la mayor parte de los que visitan Noruega.

¿Quiere ello decir que es la única época posible? Sin duda no. El invierno tiene el atractivo del frío y de la nieve intensa. Y cuanto más al norte más se vive la rara experiencia de un día sin apenas luz del sol y más oportunidades hay de contemplar este fenómeno único que son las auroras boreales. La Navidad ofrece en las ciudades una atmósfera especial donde se mezcla el frío de la temperatura en la calle con la calidez de una fiesta a la que los nórdicos tienen especial apego.

Otoño y primavera son sin duda épocas más cómodas, a pesar de que en ambas estaciones el frío puede ser intenso. El día es más largo que en invierno y las facilidades para desplazarse de un lugar a otro mayores.

En cualquier caso, quien desee viajar conduciendo su propio coche, o un coche de alquiler, agradecerá en los meses de verano tanto las horas de luz como el estado de las carreteras.


[editar] Qué llevar en la maleta

En invierno, hay poco que aconsejar: ropa de abrigo, gorro, guantes, calzado para andar por la nieve...

El verano es mucho más llevadero. Aunque la temperatura sea fresca, se puede ir en camiseta de manga corta la mayor parte del día. Pero hay que tener previsto un anorak ligero porque las temperaturas pueden bajar y porque en las regiones más septentrionales o en las tierras más altas la atmósfera puede ser mucho más fría. Un impermeable fino que se pueda llevar en el bolso o la mochila (incluso un pequeño paraguas) resultará útil incluso en días que se prometían soleados. Y un repelente de mosquitos también puede ser bienvenido sobre todo fuera de las ciudades, en algunas áreas naturales donde los insectos en época de buen tiempo campan a sus anchas. El sol también puede ser intenso. Irá bien disponer de un sombrero o una gorra y de una crema solar.

Además, habrá que hacer una lista de todas aquellas cosas debieran figurar en casi cualquier maleta.


[editar] Documentación

Aunque Noruega no forma parte de la Unión Europea, da a los ciudadanos de esta última todas las facilidades de entrada en el país. Los españoles pueden viajar a Noruega simplemente con su DNI. También tiene validez en Noruega la Tarjeta Sanitaria Europea.


[editar] Dinero

La moneda noruega es la Corona. Los bancos y algunos hoteles cambian euros o dólares a coronas. Las principales tarjetas de crédito se aceptan con facilidad y es posible obtener con ellas coronas noruegas en los cajeros automáticos.

Dicho esto, y hablando de dinero, hay que advertir que Noruega es un país muy caro. Hoteles y restaurantes, que forman parte de los servicios que consumen los viajeros, tienen precios elevados, lo mismo que las bebidas alcohólicas (vino incluido) cuyo coste es prohibitivo.


[editar] Horarios

Las tiendas tienen horario de verano y de invierno, un poco más corto el primero que el segundo.

Muchas tiendas abren en verano de 9 a 4 de la tarde, excepto los jueves que cierran a las 6 y los sábados a la 1. Los grandes almacenes y supermercados cierran a las 8, lo mismo que las tiendas de las calles más comerciales en las ciudades importantes.

Los bancos abren en verano de 8.15 a 3 menos los jueves que cierran a las 5. En invierno el horario es de 8.30 a 15.30 y los jueves hasta las 17.


[editar] Gastronomía

Noruega es, sobre todo, tierra de pescado. El salmón y el bacalao son los platos estrella de la cocina tradicional, aunque también son habituales en la mesa la trucha, la anguila y el plato de smorbrod que reúne arenques en diversas preparaciones con pan. La carne no falta y, si lo que se busca es lo más típico, habrá que inclinarse por el reno o el alce que están en la carta de los restaurantes más sofisticados.

Para salir del paso, lo mismo que en otros lugares, los restaurantes de comida italiana -o cafeterías con platos de cocina internacional- tienen una amplia representación en Noruega y precios que acostumbran a ser razonables.


[editar] Libros para leer

En Noruega es un estimulante relato de un viaje en el Hurtigruten. Pura literatura de viajes, interesante y entretenida. (Ver en el blog librosyviajes.com)

La habitación muda está en el género de la ficción. Centra su mirada en las islas Lofoten. Ver también en librosyviajes.com)

Pyramiden es un libro inclasificable que habla sobre una ciudad minera en manos soviéticas en el archipiélago de Svalbard.

Ver además otras sugerencias.


[editar] Sugerencias de viaje

  • La región de los fiordos es la más visitada y la que concentra mayor número de atractivos en menos espacio. Paisajes de Noruega ofrece una propuesta de viaje.


[editar] Qué ver


[editar] Enlaces

Visitnorway es una magnífica página de información sobre el país. Hay en ella prácticamente todo lo que se quiera saber. Aunque tiene el inconveniente de que no siempre es fácil de encontrar aquello que se busca. Amenudo lo más directo es acudir al buscador de Google y abrir el enlace de visitnorway que propone.



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad