Serbia

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la página principal


BALCANES serbia.jpg
Serbia-bandera.jpg
Vacio.jpg

[editar] Unos apuntes para situarse

Siete millones de habitantes componen la población de Serbia. Una población muy homogénea donde solo hay una pequeña minoría de húngaros, bosnios, rumanos y eslovacos, que no alcanza el 10% del total.

La república de Serbia se creó en 2006. Antes, en 1918, con la caída del imperio austrohúngaro, se anexionó la Voivodina -la región norte-, Montenegro, Croacia y Eslovenia y se declaró Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos. No pasó mucho tiempo antes de que el rey Alejandro I cambiara de nombre al país y lo llamara Yugoslavia.

Alejandro I murió asesinado en Marsella cuando estaba de visita oficial. El atentado -como en el caso del Archiduque Francisco Fernando- fue obra de un independentista croata. Como consecuencia de las tensiones nacionalistas, Yugoslavia vivió bajo una fuerte inestabilidad hasta la fecha de la invasión de los países del Eje, al inicio de la II Guerra Mundial. Con ella, el reino volvió a desintegrarse y el territorio pasó a repartirse entre Alemania e Italia y los países vecinos -Hungría y Rumanía- alineados con el bando alemán.

El fin de la guerra llevó a una nueva reunificación. Pero esta vez Yugoslavia cayó en la órbita de los países del Este. El mariscal Tito, héroe de la resistencia, se hizo con el poder y estableció una república socialista y federal, con la capital en Belgrado y con un fuerte dominio de Serbia.

En 1989 caía el Muro de Berlín y Slobodan Milošević se alzaba con el poder en Serbia y en una Yugoslavia todavía socialista. Las exigencias de independencia de Eslovenia, Croacia y Bosnia no tardaron en llegar y en encender Yugoslavia entera. Abandonado el régimen socialista, el dominio de Serbia sobre el resto de las repúblicas yugoslavas se diluyó pronto. Eslovenia obtuvo enseguida la independencia, casi sin conflicto. Pero la guerra estalló muy poco después, cuando Serbia trató de mantener su dominio sobre Croacia, que se había declarado independiente también, y sobre Bosnia.

La derrota de Serbia dio lugar a un final de la guerra en 1995, y al reconocimiento de la independencia de Croacia y de Bosnia. Pero esa derrota no trajo la paz porque el conflicto continuó en Kosovo, de mayoría albanesa. La intervención de la Otan en la guerra condujo a una nueva derrota de Serbia y a la pérdida Montenegro que saldría de la república federal que la mantenía unida todavía a Serbia. Finalmente, en 2008, con apoyo internacional Kosovo vería reconocida su independencia.

Ver también los Países balcánicos



[editar] Belgrado

Belgrado resulta una de las capitales menos conocidas de Europa y sin embargo tiene un curioso sabor centroeuropeo y una larga historia que le da un carácter muy especial. Situada en la confluencia del río Sava y del Danubio, es, según la Enciclopedia Británica, la ciudad que más veces ha sido destruida y reconstruida del mundo. Quizás no sea para tanto, pero los últimos sustos los vivió no hace tantos años en la época en la que brillaba el nombre de Milosevic.

La primeras noticias de Belgrado vienen del siglo III a. C. Entonces la región fue poblada por tribus celtas, más tarde llegarían los romanos, los godos, los hunos (dicen que Atila está enterrado cerca de aquí), los turcos otomanos, a finales del siglo XIX se convirtió en la capital del Reino de los serbios, croatas y eslovenos y más tarde capital de la Yugoslavia del mariscal Tito.

Ver mapa

Knez Mihailova
La Fortaleza
El Museo Nacional
San Marcos
Sveti Sava
Zemun

El centro del moderno Belgrado está en la plaza Terazije, la Plaza de la Balanza, llamada así porque, a ella acudían los comerciantes cuando llegaban a la ciudad a pesar en su la báscula las mercancías que llevaban. Es una zona bulliciosa, el lugar de las celebraciones deportivas, bordeada de edificios singulares como el art nouveau del Smederevo Bank, el neobarroco de Krsmanovic House, el Hotel Moskva, o el edificio modernista Albania, que presume de haber sido el primer rascacielos de los Balcanes.

A 400 mts del centro, en Skadarlija, el antiguo barrio bohemio de Belgrado, se encuentra la calle Skadarska, una cuidada vía peatonal, enlosada, que se conserva tal y como había nacido a finales del siglo XIX. A partir del año 1901, cuando desaparece la concurrida taberna Dardaneli, los restaurantes de Skadarlija convierten la calle en lugar de encuentro de escritores, actores, pintores, periodistas, que pasan en ellos buena parte del día y de la noche. Hoy durante el día se puede pasear y entretenerse en algunas galerías de arte o tiendas de recuerdos, pero es durante la noche cuando la calle cobra vida, animada por la concurrencia en tabernas, terrazas y restaurantes que ofrecen comida local a buen precio, vino de la región y música en vivo.


En el Stari Grad (ciudad vieja) destacan dos puntos. La plaza Republik, una de las principales de la ciudad, donde se encuentran el Teatro Nacional, el Museo Nacional y la estatua de Mijáilo Obrenovic, quien liberó al pueblo serbio de los turcos. Y junto a ella la calle Knez Mihailova, la calle del Príncipe Mijáilo, una larga vía peatonal con gran cantidad de edificios de finales del siglo XIX, fuentes, embajadas, hoteles, restaurantes, cafés, terrazas, artistas callejeros, tiendas... Se ha convertido en una amplia zona comercial, punto de encuentro de lugareños y turistas, lleno de gente a todas horas.

Esta calle acaba en el Parque Kalemegdan y la Fortaleza de Belgrado, una antigua fortificación rodeada de espacios verdes, y que hoy es el principal parque de la ciudad. En el lugar se encuentran restaurantes, zonas para el picnic, instalaciones deportivas y un pequeño zoo.

La primera mención a la fortaleza data de la época celta (III a.c), luego fue campamento romano, destruido y rehecho en varias ocasiones por godos y hunos, y vuelto a reconstruir alrededor de 535 por el emperador Justiniano. La mayor parte de lo que puede visitarse hoy data del siglo XVII. Se conservan las puertas medievales, iglesias ortodoxas, tumbas musulmanas y los baños turcos. Emplazada en un lugar con estupendas vistas de la confluencia del Danubio con el río Sava, está la estatua de Pobednik, símbolo de la ciudad y monumento que conmemora las victorias de Serbia sobre el Imperio Otomano. Cerca están las iglesias de Ruzica (siglo XV), la iglesia más antigua de Belgrado, y Sveta Petka, construida en 1937 sobre un manantial de aguas milagrosas conserva los restos sagrados de San Petka.

Muy próxima al parque, la Catedral ortodoxa de St. Michael (1837-1840), contiene reliquias de santos y reyes serbios. Frente a la fachada de esta iglesia está el Patriarcado de la Iglesia Ortodoxa, un antiguo edificio de principios del XX.


Desde Terazije se llega a la plaza Nikola Pasic. Allí se hallan el Museo de Historia y una de las mayores fuentes de la ciudad. Tras el Parque Piornirski, donde se levanta el Edificio del Parlamento se llega a la iglesia de San Marcos, frente al Parque Tasmajdan, un imponente templo de cinco cúpulas construido entre 1931 y 1940 sobre los restos de una antigua iglesia. La decoración de su interior fue abandonada durante la guerra y aun permanece inacabada, aunque pueden verse algunos iconos de gran valor y los restos del emperador serbio Czar Dusan. Para su construcción se tomó como modelo el Monasterio de Granica cerca de Pristina, en Kosovo. De vuelta se puede pasar por Stari dvor, (el Palacio antiguo) antigua residencia de los reyes serbios y actualmente sede el Ayuntamiento, y Novi dvor (el Palacio Nuevo), sede oficial del Presidente de la República de Serbia.


Iglesia de Sveti Sava. -Un poco alejada del centro, cerca de la plaza Slavija, fácilmente accesible desde el Bv. Oslobodjenja- San Sava (1169-1236) fue el primer arzobispo, y el fundador de la iglesia ortodoxa serbia. El templo está construido en el lugar donde sus restos fueron quemados por los turcos otomanos en 1594. Se inició la construcción del templo en 1935 pero la guerra en Europa, la llegada del comunismo y la falta de dinero impidieron su terminación, de modo que todavía se trabaja en el acabado de los interiores. A pesar de todo, el trasiego de devotos acercándose a rezar en su interior es continuo.


Zemun

Zemun fue el punto más al sur del imperio austrohúngaro cuando sus oponentes, los turcos, ocupaban Belgrado. Era una ciudad separada de la capital que con el tiempo quedó absorbida por ella y convertida en uno de sus barrios periféricos. Zemun se encuentra a unos 20 minutos del centro de Belgrado, entre tres colinas en la margen sur del Danubio.

Las orillas del río son ideales para pasear, alquilar una barca o sentarse en la terraza de algún restaurante a comer pescado. En el centro, compuesto por estrechas calles adoquinadas, se encuentran iglesias, restaurantes y animados comercios en un ambiente más distendido y relajado que en la capital.

Para ir a Zemun lo mejor es tomar cualquiera de los autobuses 15, 84 o 704 en el Mercado de Frutas de Zeleni Venac, en el cruce entre las calles Brankova y Prizrenska y bajarse en el cruce de las calles Glavna y Gospodska en pleno centro histórico ya pocos metros de la mayoría de los puntos de más interés.

Monasterio de S. Franje. La iglesia y el convento franciscanos fueron erigidos sobre las cenizas del antiguo convento e iglesia dedicados a San Juan el Bautista y destruidos en 1453 por los trucos cuando entraron victoriosos en Zemun.

Gradski Park, el parque de la ciudad, es la zona verde mas antigua de la ciudad y forma parte de un área protegida de monumentos culturales e históricos llamada "el corazón de la ciudad vieja de Zemun". Fue construido en 1866, en el lugar de la estación de cuarentena del siglo XVIII para viajeros y mercancías que cruzaban la frontera entre Turquía y Austria. En su interior se conservan un buen número de edificios históricos entre ellos la Capilla Ortodoxa de St. Gabriel Arcángel (1786) y la Capilla Católica de St. Roque (1836), únicas supervivientes de la antigua estación de cuarentena.

Iglesia de Nikolajevska. Fue construida en 1752, en estilo barroco, -al igual que muchas otras iglesias de la Voivodina y de la frontera militar en el siglo XVIII-, en el lugar de una antigua iglesia serbia ortodoxa de madera y techo de paja, edificada en 1573.


Comer

Amarradas a las orillas del río y lagos en torno a la ciudad hay más de 250 barcazas flotantes convertidas en cafés, restaurantes o discotecas. Las hay para todos los gustos, los tradicionales, los modernos... En teoría su único denominador común es que están siempre llenos, sea la hora que sea.

Rest la Petite Piaf, calle Skadarska. Música en directo estilo "turco-balcánica". Terraza y primera planta con vistas. Elegante, cuidado, carta variada y raciones grandes.

Kafana. -Junto a la catedral ortodoxa de San Miguel- Quizás el restaurante más antiguo de la ciudad. Se trata de una autentica taberna serbia decorada en madera abierta desde 1826, dispone de un agradable patio ajardinado en su interior. También tiene una pequeña terraza delante de la catedral.

Biblioteka, Terazije, 27. Está decorado como una autentica biblioteca, con estanterías llenas de libros, aunque todos en cirílico, de modo que será difícil incluso leer el periódico mientras se toma una comida o simplemente un té. A pesar de todo es un lugar tranquilo, cómodo, con wifi, raciones generosas y a buen precio.


Ir a Países Balcánicos

Regresar a la página principal

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad