Singapur

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Página principal


Singapur-flag1.jpg
Singapur-Mapa situacion1.jpg
Vacio.jpg

Contenido

[editar] Para situarse

A quien no esté advertido, la llegada a Singapur puede llevarle a pensar que a donde llega es a California. Un aeropuerto ordenado y moderno, un tren monorraíl que conecta las distintas terminales, autopistas arboladas, una vegetación tropical y una evidente sensación de riqueza crean en el visitante la seguridad absoluta de estar en el 'primer mundo'. Y lo está.

Singapur resulta desde el primer momento un lugar insólito. El urbanismo cuidado, la limpieza que se observa en todas partes, los rascacielos y las imponentes inversiones que renuevan constantemente la ciudad muestran que Singapur es una excepción en el entorno, una especie de oasis de bienestar.

¿Se trata de un caso parecido al de Dubai? ¿Es una implantación artificial fruto del dinero, de brillantes malabarismos financieros, en medio de una geografía hostil? Nada de ello.

Singapur se halla en uno de los lugares más estratégicos del planeta. La innumerable fila de barcos que hace cola frente a su puerto muestra que está en primera línea de la actividad mundial y hace comprender que su opulencia no es cuestión de los últimos años. Cuando Dubái construía sus primeros rascacielos, Singapur, como Hong Kong, los tenía a decenas, lo mismo que tenía un metro que podía haber sido la envidia de cualquier capital del mundo.

Pero además, todo indica que la importancia de Singapur va a ir en aumento. Si es verdad que el Indico será el océano clave en el siglo XXI y que a China le queda aún mucho camino por recorrer, la circulación por el estrecho de Malaca será aún más vital que ahora para la economía internacional. De modo que el papel de Singapur se verá reforzado.

Mucho de todo ello gravita ya sobre el presente y explica el Singapur de hoy. Seguramente, entre las muchas 'burbujas' que amenazan hoy al mundo no se encuentra Singapur. Las previsiones de futuro explican las llamativas inversiones de los últimos años, la extraordinaria vitalidad de la gente y del territorio y la rigurosa gestión de quienes lo administran con los ojos puestos en el futuro.

Ajardinada, expandida en un amplio espacio, con un centro vibrante, con grandes áreas para el esparcimiento, a orillas del mar y en el cruce de caminos que ha hecho de su población una auténtica mezcla de razas y pueblos, Singapur justifica una parada en el viaje y es una excelente ocasión para asomarse a ese futuro sorprendente que se está cociendo en Asia.


Singapur

[editar] Geografía

Singapur es una isla situada en el extremo sur de la península malaya. En realidad, el país se compone de 63 islas, todas pequeñas menos la de Singapur que da nombre al conjunto y que ocupa la gran mayor parte de los casi 700 km2 -un tamaño parecido a de Menorca- que forman el país entero.

Al norte, dos puentes unen Singapur al continente, es decir a Malasia. Y al sur, el estrecho de Singapur hace de frontera con Indonesia. Una decena de kilómetros separa la isla de Sentosa, en Singapur, de las primeras islas en territorio indonesio.


[editar] Clima

Singapur está en el trópico, cerca de la línea del ecuador. No hay que decir que su clima es caluroso todo el año y húmedo.

En teoría hay una estación seca y una de lluvias, pero la realidad es que las lluvias se producen a lo largo de todo el año y explican el verde exuberante que anima la naturaleza. Una mañana de sol radiante y un mediodía con lluvia se puede dar en cualquier época del año como la cosa más normal.

¿Las temperaturas? A lo largo de todo el año andan con unos máximos de 29º a 31º y unos mínimos de 23º o 24º.


[editar] Historia

El centro financiero
Merlion
Marina Bay
El metro
Orchard Road

Los primeros tiempos

El Puerto de Temasek como antiguamente se denominaba, fue destruido por los javaneses en el siglo XIV y rebautizado como Singapur, "Ciudad del León", por el príncipe malayo, fundador del Sultanato de Malaca.

Singapur era en realidad una aldea de pescadores hasta 1819 cuando el marino británico Sir Thomas Stamford Raffles, la compró al sultán de Johore por cuenta de la Compañía de las Indias Orientales, con el fin de abrir una ruta a China y competir así con el avance los holandeses en la región.

En 1823 la Compañía incorporó Singapur al principado británico de Bengala. Y en 1826, junto a Malaca y Penang, pasó a formar parte de las Colonias de los Estrechos, bajo el paraguas de la corona británica.

Su excelente situación la convirtió en 1837 en capital de las Colonias sustituyendo a Penang.

La posición estratégica que ocupaba y su estatus de puerto libre convirtieron a Singapur en un importante centro comercial que atrajo a una numerosa inmigración china que pronto superó a la población malaya.

Paso obligatorio entre el Índico y el Pacífico y escala para los navíos británicos entre la metrópoli y Hong Kong, Japón e Indochina, vivió un gran auge comercial convirtiéndose en el centro mundial para el comercio del caucho, e incrementando aún su importancia con la apertura del canal de Suez en 1869.


El siglo XX

Singapur se separó del resto de territorios de los que formaba parte en 1912 para convertirse ella misma en una colonia separada de las demás.

En 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, fue ocupada por las fuerzas japonesas de Malasia y tomó el nombre de Syonan o "Luz del Sur". Tres años y medio después, el 6 de septiembre de 1945, fue recuperada y devuelta de nuevo al imperio británico.

Muy pronto, en 1946 Singapur volvió a recibir el estatuto de colonia británica, separada de Penang y Malaca. Pero la lucha por la independencia se había consolidado y tras varias revueltas, en 1959 Gran Bretaña reconoció la autonomía del estado de Singapur, dentro de la Commonwealth.

En 1963, Singapur consiguió la independencia total y se integró en la Federación de Malaya pero dos años después, en 1965, se separó de la Federación por discrepancias con el gobierno federal y se convirtió en Estado soberano.

Desde entonces,un continuo crecimiento demográfico, comercial y financiero, unido a un régimen democrático y autoritario al mismo tiempo con una fuerte estabilidad abrieron el camino a una línea de desarrollo sostenido.

Hay que decir que este crecimiento continuado ha obligado a expandirse para ganar tierra en las aguas territoriales provocando algún que otro enfrentamiento diplomático con los países vecinos. Nueve nuevas islas han surgido del mar, entre ellas la que ocupa el propio Aeropuerto Changi. El aumento de superficie a costa del mar ha dado a Singapur el sobrenombre de "la isla creciente".


[editar] La Población

Singapur tiene algo más de cinco millones de habitantes.

Si se atiende a los idiomas oficiales (inglés, malayo, chino mandarín y tamil) será fácil concluir que se trata de una población muy mezclada, resultado de emigraciones que desde China, la India, Indonesia..., se fueron añadiendo a la comunidad malaya.

Las religiones son también diversas. El budismo, en todas sus variedades, es la dominante. Pero los musulmanes representan una minoría importante, lo mismo que los que profesan la religión hinduista y lo cristianos.


[editar] Qué llevar

Los singapurenses están acostumbrados a su clima y lo llevan como si nada. Los visitantes agradecerán llevar un sombrero en el bolso o la mochila porque el sol puede se muy intenso.

Por ello mismo, una crema solar y gafas de sol serán aconsejables.

Un impermeable o un paraguas plegable servirá para protegerse de la lluvia, que puede producirse en un día que se anuncia soleado.


[editar] Advertencias

Todo el mundo lo conoce, pero no está de más recordarlo. La población de Singapur es muy disciplinada y el gobierno espera que nadie se salte las normas. Cualquier coqueteo con drogas está penado con la máxima severidad. Sin llegar a tanto, los chicles tampoco están bien vistos. Echar uno al suelo se considera un pecado capital y los guardias lo persiguen con celo.


[editar] Visitando la ciudad

Llegar y moverse

El transporte público de Singapur es puntual y eficaz. Desde el aeropuerto, una lanzadera gratuita conduce desde la terminal a la que se llega hasta el metro que lleva a la ciudad.

Desplazarse en metro es fácil. No es barato y lo mejor es comprar una tarjeta recargable. La tarjeta tiene un coste pero compensa. Si al final de la estancia queda en ella un remanente de dinero en las taquillas se devuelve el importe.


Organizar la visita

Un par de días es lo ideal para conocer las principales atracciones de Singapur. Tiempo atrás las compras eran uno de los principales motivos de entretenimiento en la ciudad. Hoy el interés se ha ampliado y hay un buen número de cosas que hacer en Singapur.

Por espacios geográficos se pueden definir unos cuantos centros de atención. Marina Bay es, sin duda, uno de ellos. Otro es la gran arteria comercial de Orchard Road. Otra es el antiguo centro colonial con sus edificios clásicos y museos. Otro el centro de negocios, el frente urbano que mira a la bahía, con sus modernos edificios y los Quays al borde del río. Otros más son Chinatown y Little India. Aparte hay que mencionar el Jardín Botánico. Y aparte también la isla de Sendosa.

¿Parece mucho? Es bastante, pero puede encadenarse el paseo por algunos de ellos sin que la visita resulte agotadora.

Lo que sí hay que saber es que el clima suele ser húmedo y caluroso y que puede llover a ratos. Tenerlo en cuenta forma parte también de la organización de la visita a la ciudad.


[editar] Jardín Botánico

Queda un poco apartado del centro de la ciudad, pero es accesible en metro. Es un gran espacio verde, con colinas, senderos diversos, lámimas de agua y ambientes y paisajes distintos. El paseo por el parque es de lo más agradable y la variedad vegetal que lo compone enorme y llena de vida.

Dentro del parque el Jardín de Orquídeas forma un recinto exclusivo y resulta una visita que no debe perderse. Las orquídeas son una de las señas de identidad de Singapur y la variedad de ellas que se cultivan gracias al clima favorable de la ciudad es enorme. Distintos caminos que se abren entre los árboles, bordeados de macizos o de plantas desperdigadas de orquídeas de los tipos màs diversos resultan un entretenimiento asegurado.

Botanical Gardens
Vacio.jpg
Botanical Gardens
Vacio.jpg
Botanical Gardens
Vacio.jpg


[editar] Centro de negocios

Un breve paseo por lo que llamaríamos el centro de negocios ofrece al viajero una visión del Singapur de los ejecutivos y ejecutivas, modernos y trajeados, teléfono móvil en la oreja y apresurados y guapos bajo la sombra de flamantes rascacielos. Es el meollo de las oficionas de los brokers, de las multinacionales de los seguros, de los import/export que explican el dinero que fluye a Singapur y lo hace posible.

Algunas esculturas urbanas -una de Plensa- añaden estética y cultura de primer nivel a este espacio que representa a un presente volcado al futuro.

Llamar la atención sobre este lugar tiene sentido además por su proximidad a Chinatown, a Marina Bay y los Bay Gardens, a los Quays...

Centro de negocios
Vacio.jpg
Centro de negocios
Vacio.jpg
Centro de negocios
Vacio.jpg


[editar] Chinatown

No es la Chinatown de hace treinta años. Los chinos ya no tienen sus negocios de verduras y las tiendas destartaladas donde se vendía de todo como en cualquier barrio comercial de cualquier ciudad de China. Antes fue así porque la población china era numerosa y la comunidad vivía sin mezclarse demasiado siguiendo sus tradiciones.

Ahora mantiene muchas de sus viejas casas, viviendas y almacenes de comerciantes acomodados, con decoraciones y estilos claramente ligados al gran vecino del norte aunque reconvertidos a veces a actividades más modernas y manejados por nuevos emprendedores de procedencias y oficios diversos.

Se ha convertido en un barrio 'trendy', pero sigue manteniendo su carácter, tranquilo en muchas de sus calles y con unos pocos templos ambientados con las inevitables velas, imágenes y ofrendas, abiertos a la oración y a la curiosidad de los visitantes. Al lado del Singapur moderno, representa un poco la vuelta a los orígenes.

Chinatown
Vacio.jpg
Chinatown
Vacio.jpg
Chinatown
Vacio.jpg


[editar] El frente de la bahía

El agua de la bahía crea un gran frente ante el que se detiene la ciudad. Edificios nuevos y altos y otros no tan nuevos -como el elegante Fullerton Hotel- miran hacia el mar y crean junto al agua un paisaje tranquilo y despejado que invita a pasar el rato y a hacer una buena serie de fotografías.

La realidad es que era antes cuando desde este lugar se miraba directamente al mar, porque ahora, nuevos desarrollos han puesto tierra de por medio y han creado espacios donde pisar y seguir construyendo que hasta hace pocos años no existían.

Con todo, la vista es excelente y el paseo mucho más que entretenido. Es la imagen de ese Singapur lleno de vitalidad porque desde la orilla se divisa el imponente edificio de Marína Bay con esa especie de insólita 'zapatilla' que lo corona, caminando por la Explanade Drive se halla el Merlion, ese feo ¿? aunque querido monumento en forma de león-medio-sirena que echa agua por la boca y dicen protege a la ciudad, el río y a la otra orilla del río este antiguo 'Centro colonial' donde hubo los edificios más nobles y notables en época del imperio británico, el nuevo estadio flotante, el nuevo museo de ciencias, etc, etc.

Vista del frente de la bahía
Vacio.jpg
Merlion
Vacio.jpg
Vista sobre Marina Bay
Vacio.jpg


[editar] Marina Bay y Gardens by the Bay

Para llegar a Marina Bay, nada como darse un paseo por el Marina Boulevard. Todo en la zona es nuevo y espectacular y, además despejado, de modo que no hay agobio y a pesar de la escala de los edificios el paisaje y los ambientes son luminosos y abiertos.

Al pie de ese enorme edificio que es el hotel Marina Bay aparece el centro comercial Marina Bay Sands, una construcción baja y muy alargada que aloja a lujosos comercios y a los establecimientos de todas las marcas internacionales de primera fila. Aunque haya intención de no comprar nada, recorrerla de un extremo a otro servirá para introducirse en esa mezcla de dinero, arquitectura y glamour que con tanta fuerza se desarrolla en Asia.

Después, estará bien entrar en el hall inmenso del hotel. Y finalmente, vale mucho la pena el pagar la entrada y tomar el ascensor que sube a lo alto del edificio, desde el que se domina todo el entorno. No hace falta decir que las vistas son impresionantes y que sería una lástima perdérselas.

Terraza del hotel Marina Bay
Vacio.jpg
Hotel Marina Bay
Vacio.jpg
Pasarela hacia los Gardens by the Bay
Vacio.jpg


Desde el edificio del hotel/casino, una pasarela conduce hasta el enorme solar donde se extienden los magníficos Gardens by the Bay.

Son un lujo de espacio verde, ganado al mar, por el que pasear y en el que gozar del diseño arquitectónico. Unos grandes 'árboles' artificiales componen un área donde lo arquitectónico juega con la naturaleza. Los árboles son inteligentes y autosostenibles. Un sendero que discurre por lo alto, próximo a sus copas y resulta una gran atracción. Y una cafetería instalada en la copa de otro de los árboles vuelve a dar la oportunidad de asomarse a los jardines desde lo alto y de disfrutar de un ambiente y un paisaje únicos.

Flowers Dome y Cloud Forest. Dos grandes estructuras acristaladas llaman sobre todo la atención. Se trata de enormes invernaderos, uno de ellos dedicado al bosque tropical y otro sobre todo a las flores. Dos obras extraordinarias por su tamaño y por la vegetación que mantienen en su interior. La cúpula dedicada al bosque lluvioso encierra una auténtica cascada que crea bajo la bóveda acristalada las condiciones de humedad y temperatura que necesita la flora selvática para desarrollarse. Un pasillo voladizo se desarrolla desde lo alto y desciende para que el visitante vea en los distintos niveles las particularidades de la vegetación, se aproxime a las distintas especies y se adentre en el ambiente de neblina para sentirse en la naturaleza misma.

La cúpula dedicada a las flores es otra construcción insólita e igualmente interesante.

Gardens by the Bay
Vacio.jpg
Gardens by the Bay
Vacio.jpg
Gardens by the Bay
Vacio.jpg
The domes
Vacio.jpg
Invernadero de bosque lluvioso
Vacio.jpg
Invernadero de bosque lluvioso
Vacio.jpg
Invernadero de bosque lluvioso
Vacio.jpg
Invernadero de flores
Vacio.jpg
Invernadero de flores
Vacio.jpg


El ArtScience Museum se halla en un extremo de Marina Sands, casi rodeado por el agua de la bahía. Su forma de flor abierta al cielo es inconfundible y llama enseguida la atención. No es un gran museo y la forma espectacular del exterior no ayuda precisamente a que el interior tenga un aprovechamiento fácil. Aunque dicho esto, y teniendo en cuenta que es un edificio pequeño y con buenas instalaciones, una corta visita es aconsejable.

Desde el museo, una escultórica pasarela, The Helix, comunica con la Esplanade al otro lado de la bahía.

Como información y aviso a paseantes, quien desee hacer el recorrido a pie por la orilla de esta bahía interior, cruzando por la pasarela y llegando al mismo sitio del que partíó deberá recorrer entre tres y tres kilómetros y medio.

El ArtScience Museum
Vacio.jpg
El ArtScience Museum
Vacio.jpg
The Helix
Vacio.jpg


[editar] Centro colonial y Clarke Quay

Junto a la desembocadura del Singapore River, en la orilla opuesta a la del Centro de negocios, está lo que se puede llamar el Centro Colonial o la Esplanade. Es el lugar donde se levantaron los edificios de gobierno y de la administración inglesas y los de las viviendas y palacios más nobles. El Parlamento, la Corte Suprema, el Ayuntamiento, el Teatro Victoria, la Catedral y el campo de Cricket están ahí. Como está también, aunque un poco más alejado, el célebre Raffles Hotel, una verdadera institución para los viajeros ingleses y todavía en la región entera. Hay que mencionar el Museo de las Civilizaciones Asiáticas (Asian Civilization Museum), que conserva una muy buena colección de objetos artísticos de distintas culturas y tradiciones orientales.

El Singapore River discurre tierra adentro y resulta entretenido caminar por su orilla. A poca distancia de la desembocadura aparece un barrio de edificios bajos que se ha recuperado para el ocio. Se trata del Clarke Quay y el Boat Quay. Numerosos restaurantes y bares han abierto a ambos lados del río y crean, sobre todo por la noche, el mejor ambiente de animación joven para cenar, tomar una copa o pasar el rato, entre luces de neón, música de los establecimientos que abren al público y numerosos grupos de gente.

Unos coloridos barcos -Singapore River Cruise o River Explorer- hacen un recorrido por el río hasta la bahía y pueden ser una buena excusa para dejarse llevar y descansar un rato mientras se van viendo, desde el agua, ángulos distintos de la ciudad.

Esplanade: The Eye
Vacio.jpg
Clarke Quay
Vacio.jpg
Clarke Quay
Vacio.jpg


[editar] Orchard Road

Es la avenida comercial por excelencia, una calle popular, muy concurrida, larga, en torno a la cual se levantan centros comerciales, hoteles, lujosas oficinas, tiendas de moda y de todas clases... Parece que no puede dejar uno Singapur sin haber paseado al menos un trecho por esta calle que resume la vitalidad de la ciudad. Sea uno o no aficionado a las tiendas y las compras Orchard Road acaba siendo un excelente balcón desde el que asomarse a la vida de los singapurenses.

Orchard Road
Vacio.jpg
Orchard Road
Vacio.jpg
Orchard Road
Vacio.jpg


[editar] Otras indicaciones

Comer. Boat Quay y Clarke Quay -uno frente al otro, a orillas del río- son un excelente lugar donde comer o cenar en un entorno animado. Quienes quieran conocer otros ambientes, en Bugis encontrarán también lugares con una atmósfera popular donde comer, lo mismo que en Arab St. cuyo nombre indica ya el acento de la calle.

Otra opción barata, y que permite pulsar el ambiente de la gente corriente, son los "food centers", chiringuitos a la intemperie provistos de sillas y mesas, que comparten varios pequeños restaurantes con un servicio totalmente informal. A modo de muestra, se pueden mencionar el Rasa Singapura -junto al Handicraft Centre, en Tanglin Road-, el Newton Circus -en la confluencia de Scotts Rd., Bukit Timan Rd. y Newton Rd.- o el Satay Club, un refugio nocturno para los amantes del "satay", en Elizabeth Walk. En ellos se ofrece comida local: arroz con "pollo hainanese" (se trata de arroz hervido con pollo tierno) con un bol de sopa y "sambai" de chile y jengibre; "poh piah" (vegetales frescos envueltos en un fino crepe); buñuelos de plátano; "satays" (brochetas de carne sazonada, asada al carbón); "nasi goreng" (una especie de paella malaya)...

En otro orden de cosas, los hay que dicen que para conocer una ciudad hay que acudir a los mercados. Otros, que aún son más expresivos los barrios de 'mala nota'. Quienes quieran darse un paseo por el de Singapur deben saber que está en Geylang.



Regresar a la Página principal

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad