Siria

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Siria mapa1.jpg

Contenido

[editar] ¿Siria sí o Siria no?

[editar] Un país lejano pero muy próximo

Nota. Siria es mucho más que un país envuelto desde hace un tiempo en una guerra civil. Lo que viene a continuación habla de una época, no tan lejana, en la que era posible viajar, disfrutar de su cultura, de sus paisajes y de sus gentes. Nada de ello resulta fácil hoy ni parece que vaya a serlo hasta que se pacifique y se restaure un clima de convivencia. Todo lo que viene a continuación fue escrito desde la perspectiva de unos años atrás.


Para muchos Siria es un país lejano y desconocido, alrededor del que se levantan dudas en lo que se refiere a seguridad, hospitalidad o simplemente comodidad a la hora de viajar.

Es verdad que Siria ha vivido alejada de los países de lengua española y que su imagen se ha visto afectada por la complicada situación que aqueja al Oriente Próximo.

Pero lo cierto también es que viajar por el país es una experiencia inolvidable, grata y llena de recompensas. Y no es ésta una afirmación sacada de un folleto turístico sino nacida de la más estricta realidad.

Hay que empezar diciendo de Siria que...

Conductor de camión
Mujer beduina
Hombre en el bazar
Mujeres
Niñas en Mari
Niños en Alepo
  • No es un país extraño. Tiene un fuerte carácter exótico, pero los españoles encuentran muchas cosas para no sentirse extranjeros.
  • Es un país árabe, pero es también muy mediterráneo.
  • En pocos lugares se encuentra una apariencia tan distinta de la habitual en un entorno europeo (es musulmán claramente, la vida está en el zoco, se come cordero, se fuma en pipas de agua, la bebida nacional es el té, las ciudades tienen el desorden típico del oriente próximo...)
  • pero al mismo tiempo, se siente uno en casa porque hay muchas cosas (sorprendentemente muchas) que unen su historia con la nuestra:
De Tartous salieron los fenicios que fundaron Tortosa. Y de Damasco salió Abderramán I. En tierras de Siria estuvo en época romana le legión Hispánica...
  • ¿Y qué huellas ha dejado el viejo intercambio de culturas entre Europa y Siria?
Toda la cultura que se expande por el Mediterráneo antes de Roma tiene su origen en Siria y la tierras colindantes.
En Siria se encuentran las ruinas romanas más espectaculares: Palmira, Apamea, Bosra...
En San Simeón y en las ciudades muertas bizantinas aparecen formas de arquitectura y motivos de decoración que recoge el románico asturiano.
La doble altura de los arcos de la mezquita omeya de Damasco se copia más tarde en la mezquita de Córdoba.
La construcción de tapial que se emplea en los pueblos de Siria forma también parte de la arquitectura tradicional de Castilla...
  • Con Siria se advierte que el Mediterráneo ha sido desde antiguo una vía de comunicación y no una barrera.
  • Y la visita a Siria pone de relieve que es un país exótico, pero no en el sentido de atrasado: Es un país moderno, y tiene una cultura diferente: unas ciudades diferentes, unos mercados diferentes, incluso una política diferente.


[editar] Siria es extremadamente rica en historia

La cantidad y calidad de los monumentos que hay en Siria es asombrosa. Siria es una lección de historia y permite comprobar de primera mano la importancia de estar situada en el puente entre Asia y Europa.

Las culturas mesopotámicas dejaron sus restos, que si no son espectaculares, son verdaderos mitos para la historia.

Después de ellas, aparecen restos griegos en Doura Europos, y ruinas romanas soberbias. Se encuentran importantes piezas romanas en la calle principal del bazar de Damasco. Y hay restos bizantinos en iglesias y monasterios y en ciudades que quedaron abandonadas en las regiones secas próximas a la costa. Hay mezquitas árabes que son obras maestras de la arquitectura. Y hay mezquitas también, caravanserais y palacios otomanos en Alepo y en Damasco fantásticos.


[editar] Un país hospitalario

Los sirios son gente amistosa. No les sorprenden los turistas y por tradición son comerciantes y se sienten cómodos en el trato con los demás. No es difícil entablar conversación con ellos, hacerse entender o pedir ayuda. Tienen la sensación de que ha existido una relación especial con España y en determinados medios no es raro que algún familiar joven hubiera ido a España a estudiar.

El resultado de todo ello es que la estancia en Siria es cómoda, aunque también es cierto que el país es muy grande y que fuera de las ciudades la comunicación es mucho más difícil.


[editar] Lo que se encontrará en Siria

Un viaje a Siria se plantea habitualmente sobre el triángulo básico que comprende Damasco, Palmira y Alepo, y todo lo que se halla en el camino.

Si se tiene tiempo, pueden añadirse algunas variantes a este recorrido que resultarán sin ninguna duda interesantes.

Conviene insistir en que mucho de lo que hay en Siria alcanza el nivel de sobresaliente: Los monumentos, no sólo tienen historia, sino que son de primerísima categoría.

Damasco ha sido una capital opulenta a lo largo de los siglos y tiene por ello mezquitas, palacios, mercados muy importantes.

Las ruinas romanas son también extraordinarias.

Los castillos de la época cruzada son impresionantes.

Las ruinas de época bizantina tienen una calidad magnífica.

La arquitectura otomana y toda la decoración es de primer orden y, además, muy abundante.

Pero también veremos paisajes y gentes

Además de las ciudades grandes, merece la pena visitar ciudades más pequeñas y pueblos que se hallan en el camino. Ni las gentes ni las construcciones son las mismas en unos sitios y en otros. En los pueblos predomina la arquitectura de barro, con paredes de adobe y de tapial. En determinadas regiones las casas tiene forma de colmena con bóvedas de barro terminadas en punta.

Y luego están las regiones del desierto, habitadas por nómadas que viven dispersos en jaimas.

La región del desierto es llana y se extiende hacia oriente en un paisaje interminable hasta el Éufrates. En cambio, cerca de la costa aparecen montañas y los pueblos, la gente y la vegetación se adaptan a un paisaje en relieve.

Por todo ello, en el recorrido por la geografía de Siria se conocen una variedad de lugares con características muy marcadas y que mantienen vivo el interés.


[editar] Geografía, historia, gentes y cultura

[editar] La tierra

Siria mapa2.jpg

Siria tiene 185.000 km2 -aproximadamente 1/3 de la extensión de España.

Limita al oeste con el mar Mediterráneo, con Líbano (a muy poca distancia de Damasco) e Israel. Al sur tiene frontera con Jordania. Al este con Irak. Y al norte con Turquía.

Es un país en su mayor parte llano, ocupado por un extenso desierto (que no es de arena, como pueden ser los del sahara, sino de tierra yerma). Pero en el oeste están los montes del Líbano que dan relieve al paisaje, alcanzan a las regiones próximas a Damasco, y corren en paralelo al mar haciendo frontera con Líbano e Israel.

En un país mayoritariamente árido, dos ríos son fundamentales: el Orontes (del que se habla en la historia antigua), que mueve las famosas norias de Hama y que riega la parte occidental del país. (Es un río pequeño, pero en un país sin agua, se considera muy importante). Y el Éufrates que define la histórica 'media luna fértil' y que en realidad da vida a una zona desértica, llana y muy poco poblada pero que tiene asentamientos históricos de mucho interés para los amantes de la cultura mesopotámica aunque poco espectaculares si se comparan con otros del país.


[editar] Clima

Es típicamente mediterráneo, en muchos aspectos comparable al de España. Es caluroso en verano y los inviernos pueden ser considerablemente fríos en buena parte del país.


[editar] Población

Siria tiene menos de 20 millones de habitantes, musulmanes y en su gran mayoría árabes.

El grueso de la población es de obediencia sunita. Pero hay también pequeñas minorías de alawitas, ismailíes y shiítas.

Por lo que se refiere a los no musulmanes, la mayoría son cristianos, principalmente griegos y armenios ortodoxos. Y existen también comunidades de drusos, que siguen una religión afín al islam, y una población de no más de 4.000 judíos.

El árabe es la lengua de Siria y la que habla la mayoría de la población. Se habla igualmente kurdo en el norte, especialmente hacia el este. En Aleppo y algunas ciudades importantes se habla también armenio, y al este del río Eúfrates algunos hablan incluso turco. El arameo es la lengua de la Biblia ha quedado como residuo testimonial en algunos pueblos.


[editar] Historia

Mesopotamia fue en la Antigüedad cuna de las grandes civilizaciones de las que nació la cultura occidental. La ganadería, el cultivo de la tierra, la escritura, las primeras grandes ciudades tuvieron en esta región sus arranques.

En la antigüedad, Siria incluía los territorios de lo que hoy son Jordania, Israel y Líbano y sus puertos eran importantes centros comerciales fenicios. Entre otros, formó parte de los imperios asirio, egipcio, babilónico, persa, romano... Damasco fue capital del imperio árabe de los omeyas hasta que el califato abásida trasladó su sede a Bagdad. Y, finalmente, acabó perteneciendo a la Turquía otomana.

El dominio francés. Con el fin del Imperio turco, después de la Primera Guerra Mundial, y, al igual que Líbano, Siria entró en la órbita colonial de Francia.

Independencia e inestabilidad. En 1946, después de unos años de revueltas, Siria obtuvo la independencia. Como ocurrió en otros países de la región, poco después tomó el poder el partido Baas asociado a los jóvenes oficiales del ejército. En 1958, formó la República Árabe Unida con Egipto, en un intento de crear una organización panárabe. Sin embargo, el proyecto no prosperó y se sucedieron distintos golpes de estado.

El gobierno actual. En 1966, el partido de Baas volvió al poder pero las celebraciones se enturbiaron en 1967 cuando se declaró la Guerra de los Seis Días con Israel y las disputas del Septiembre Negro con Jordania. Cuando todo el país estaba ocupado en estos conflictos, el Ministro de Defensa, Hafez al-Assad, se hizo con el poder.

El conflicto con Israel. Ha condicionado la vida reciente de Siria. Con una posición dura, distanciada de EEUU y en línea con los intereses árabes, ha sido el muro de contención de Israel, que ocupó los altos del Golán y con quien mantuvo una relación de casi-guerra durante largo tiempo. Esta labor de contención de Israel se extendió al Líbano que fue medio ocupado por el ejército sirio hasta 2008 cuando se dio por teóricamente concluida la intervención. Con el tiempo, las relaciones con Israel se fueron estabilizando y la posición siria se hizo más sólida con el alineamiento al lado de los EEUU frente a Irak en la guerra del Golfo.

El presente. Tras la muerte de Hamez al-Assaz, en el año 2000, su hijo Bashar (un médico oftalmólogo) se convirtió en el nuevo presidente. Ha mantenido una política de fuerza frente a Israel evitando la confrontación directa, lo que ha permitido dar estabilidad al país, aligerando la presión de los gastos militares, favoreciendo el desarrollo y mejorando el clima de relación internacional.

La desestabilización nacida de la guerra en Irak, de las reclamaciones alentadas por la 'primavera árabe' y por la pobre entidad nacional que se derivó de las fronteras dibujadas tras la caída del imperio otomano han llevado hoy a una situación de enfrentamiento armado de muy difícil solución.

Ver con más detalle en Wikipedia


[editar] Sociedad

Algunas consideraciones generales pueden ayudar al viajero a comprender aspectos de Siria que no son evidentes para quien visita el país.

Como en otros lugares del Cercano Oriente, el sentimiento nacional no es en Siria parecido a lo que pudiera ser en un país europeo. Los sirios forman parte de la comunidad árabe, pero como nación, la Siria que delimitan las fronteras es muy reciente y en alguna medida artificial. Hasta su independencia el país era más bien la suma de comunidades de obediencias tribales. Y cada una de estas comunidades hoy se ha repartido el poder y ha protegido bajo su paraguas a sus miembros con un sentimiento de unidad más fuerte del que genera la idea de país.

Los comerciantes forman una unidad de intereses con fuerte peso en la economía. Comparten tradiciones, objetivos e instituciones que les dan cohesión y que los defienden. Los miembros del ejército y del partido Baas son tradicionalmente de extracción rural y han hecho del Estado el espacio donde echar raíces. Militares y funcionarios se han nutrido de las comunidades alejadas de los negocios y han creado sus propias redes de fidelidad, de obediencia y de apoyo. Los cristianos han sido una comunidad siempre en minoría, marginal e inestable. En el borde de una sociedad fuertemente islamizada se han sentido históricamente débiles, comprendieron que la educación era el único patrimonio seguro y forman hoy una minoría con un fuerte peso de profesionales.

Aunque el estado es laico, y las leyes apuntan en esta dirección, la legislación en el ámbito doméstico, la que rige los asuntos familiares y las relaciones jurídicas entre personas se sujetan a la tradición del islam. Este detalle es especialmente importante para todas las minorías no islámicas, pues afecta a su vida cotidiana. Por poner un ejemplo, las herencias en los matrimonios sin hijos varones van a la familia del marido y no a las hijas cuando las hay, de modo que aunque la República se proclama laica, buena parte la administración de la justicia aplica la ley musulmana. A efectos de heredar, para las familias no musulmanas, el hecho de no tener hijos varones se convierte en un problema.


[editar] Algunas sugerencias para el viaje

  • Desplazamientos

Hasta no hace mucho era difícil contratar un coche de alquiler sin conductor. Ahora puede hacerse, pero fuera de las carreteras más generales la falta de señalización hace complicado moverse de un lugar a otro. Además, lejos de las grandes ciudades, el idioma complica todavía más las cosas.

Para viajeros que no quieran un viaje de mucha aventura, es aconsejable moverse en coche con conductor.
  • Precauciones

Por otro lado, la situación en Mari, no lejos de la frontera con Iraq, obliga a asegurarse de que va a poderse circular sin problemas por toda la región.

  • Algunos recorridos por Siria, en forma de propuestas:
Las tierras y la cultura de Siria
Ciudades antiguas de Siria
Siria y Jordania
Siria y Líbano
Siria y su historia


[editar] Lecturas recomendadas

A modo de sugerencia, algunos libros para orientarse sobre el país.


[editar] ¿Cuándo ir?

Teniendo en cuenta el clima, las épocas más recomendables son la primavera y el otoño. La temperatura es templada y los días son considerablemente largos.

El verano es caluroso, pero no es muy distinto de lo que puede ser en cualquier país del Mediterráneo. Ello significa que quienes toleren aceptablemente bien el calor podrán viajar por Siria con comodidad si se equipan de un sombrero y llevan una botella de agua para tenerla a mano cuando deseen.

Los inviernos tienen el inconveniente de los días más cortos, pero el frío no es riguroso en la mayor parte de lugares. Eso sí, habrá que ir preparado con ropa de abrigo de un modo parecido a lo que se llevaría en el caso de viajar por España.


[editar] Moneda

La moneda oficial es la Libra Siria (SYP). Una SYP equivale a 100 piastras. Hay billetes de 1, 5, 10, 25, 50, 100 y 500 libras, y monedas de 5, 10, 25, 50 y 100 piastras y de 1 libra.

[editar] Cambio

La mayoría de los bancos cambian los euros, dólares y cheques de viaje al mismo precio y sin comisión. Los hoteles de una cierta categoría suelen cambiar también moneda. A veces se puede cambiar dinero en el mercado negro, aunque es una operación que entraña muchos riesgos.

El uso de tarjetas de crédito no es corriente en el país.


[editar] Compras

Sira es un país rico en mercados y en artesanía. Comprar puede convertirse en una divertida ocupación en la que el regateo forma parte del ritual y requiere de habilidad y paciencia.

En los zocos pueden encontrarse sedas, joyas y alfombras y tapices a precios interesantes.

Los anticuarios ofrecen piezas de calidad, desde tejidos o azulejos antiguos hasta collares y pendientes de artesanía beduina.

Los manteles bordados y la ropa tradicional son característicos. Suelen llamar la atención los kafiyyeh, los típicos pañuelos para la cabeza. En Damasco son famosos los trabajos en madera y de marquetería: cajas o los juegos de backgamon, con incrustaciones de nácar. Los trabajos en cuero y vidrio son igualmente atractivos. Narguillés, esencias o diccionarios árabes se pueden encontrar también en el zoco.

En Alepo son famosos los jabones de aceite de oliva y de laurel, así como los pistachos. La pastelería, con almendra, mucho azúcar y miel también es destacable en toda Siria.

Y si pasamos del sentido del gusto al del oído hay que tener en cuenta la música árabe, muy variada y que puede formar parte de las compras.


[editar] Gastronomía

La gastronomía siria es, por una parte, refinada, fruto de largas tradiciones, con sus exquisiteces y sofisticadas creaciones y, por otra parte, austera, propia de un país seco donde se mantiene la costumbre de comer pan, dátiles, y, cuando se puede, pedazos de carne de cordero, cabra, camello, o caza cocinados al fuego en el desierto.

Aunque en muchos platos se utilizan alimentos mediterráneos muy conocidos en nuestra cultura, su forma de cocinarlos es la que distingue a los países de la orilla oriental. Entre los platos sirios destacan el humus (puré de garbanzos) y el muttabal (puré de berenjenas), el labne (yogur), el falafel (buñuelos de judías molidas y fritas), la tabula (ensalada de trigo partido, tomate, cebolla y perejil) y el kibbe (bolas fritas de trigo partido, mezclado con carne). Estos platos se pueden tomar solos o como complemento del shish kebab (pinchos de carnes maceradas, asados a la brasa), el shawarma (rodillo de pedazos de carne de cordero o pollo), el pollo al horno o estofado, y para acompañar el pan plano caliente, el burgul (trigo partido) y el arroz.

Como postre, los pastelillos sirios y las galletas son siempre exquisitos.


[editar] Qué ver



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Comunidad