Túnez

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada

Tunez-aa bandera.jpg
Tunez-aa portada1-puertas.jpg

Contenido

[editar] Para empezar

[editar] Por qué Túnez

Túnez es un país relativamente pequeño, a orillas del Mediterráneo y del desierto del Sahara. Quiere ello decir que es un lugar ideal para recorrer en pocos días y encontrar ambientes de sabor muy distinto, paisajes muy variados y una atmósfera llena de exotismo cuando se viaja por el interior, a regiones alejadas de la costa.

Túnez es un país musulmán, pero considerablemente 'occidentalizado'. No es de extrañar que la primavera árabe tuviera su inicio en este lugar. Esa 'modernidad' que se aprecia en la capital y en las ciudades del norte puede defraudar al visitante que espere retroceder en el tiempo al Túnez de hace cien años. Es más, como país en curso de transformación, Túnez manifiesta ese desorden de los lugares 'en obras' donde parte de lo viejo está patas arriba y lo nuevo todavía sin terminar. Pero quien se mueva un poco y visite los lugares más importantes descubrirá un país lleno de atractivos y el carácter que, tal vez en el primer contacto, no pudo apreciar.

Túnez es un país por el que es fácil viajar. El francés está ampliamente extendido, está autorizada la venta de alcohol, las mujeres no suelen llevar velo, no hay problema para conducir un coche de alquiler y moverse con libertad de un lugar a otro y la seguridad -a decir de quienes han viajado recientemente- no es motivo de especial preocupación.

El gran atractivo de Túnez empieza por su proximidad a Europa. Un vuelo de poco más de un par de horas lo separa de España. Además, la costa mediterránea, con magnificas playas de aguas color turquesa, hacen del país un destino turístico de primer orden. En sus bien acondicionados complejos turísticos, con campos de golf algunos, se ofrecen excursiones a camello por el desierto, salidas a pescar y bucear, o visitas a los numerosos puntos de rodaje de la famosa saga de "La guerra de las galaxias".

Túnez ofrece escenarios muy variados. El norte, de verdes plantaciones de olivos y cítricos, contrasta con las desérticas tierras bereberes del Sahara, al sur. En las ciudades del norte convive la herencia colonial francesa con arraigados elementos de la cultura musulmana en forma de monumentos, mezquitas, medinas amuralladas y animados zocos que siguen ocupando el centro de la vida cotidiana. En el sur las poblaciones surgen en torno a los oasis, con sus paisajes de palmeras y dátiles, y donde predomina la cultura bereber. A mitad de camino entre ambos escenarios queda Kairouan, la cuarta ciudad sagrada del Islam.

Además el patrimonio histórico de Túnez es importante. Cartago, se estableció aquí aunque los restos que quedaron de ella son escasos. Después vinieron romanos, que dejaron importantes testimonios en Sbeitla, Dougga y El-Jem.

Pueblo bereber
Sbeitla
El desierto en Mides
La medina en Kairouan
Makthar, arco de Trajano
Le Kef, zawiya de Sidi Bu Makhlur
Ksar Ezzahra
Gran mezquita de Kairouan


Pasaron también por Túnez vándalos y bizantinos antes de la llegada del Islam en el siglo VII. Tras la desaparición de los califatos, se impuso el imperio otomano y finalmente la administración colonial francesa.

De cada momento han quedado testimonios entre los que destacan aquellos de raíz más autóctona como fueron 'ksour', esas fortalezas bereberes hechas para proteger a sus habitantes y también al grano que aseguraba la alimentación, las viviendas trogloditas y las poblaciones de los oasis y las montañas.

Y una cosa más a tener en cuenta: el país es barato para los niveles europeos. Comer, dormir, moverse... resulta más que asequible.


[editar] Historia

Túnez entra a lo grande en la historia con el imperio cartaginés. En el siglo VIII a.C. los fenicios se instalan en el lugar, dan nacimiento a Cartago y se convierten en una potencia comercial y militar que extendería su dominio desde las fronteras con Egipto hasta la costa atlántica.

Por supuesto, esta expansión no fue pacífica. Primero con Grecia y luego con Roma las guerras se sucedieron porque en un espacio tan pequeño como es el Mediterráneo, cualquier avance de alguna de las partes era un retroceso y una grave amenaza para las demás.

Cartago comerció con los productos propios de la cuenca Mediterránea, pero también con los que obtenía de su contacto con el resto de África. Vendió plomo, plata y oro. También suministró madera procedente del Atlas, y animales insólitos que venían de las selvas africanas.

Las guerras Púnicas -siglo II a.C.- que la enfrentaron con Roma acabaron con su poder. El episodio de Aníbal atravesando la península Ibérica y entrando en la península italiana por los Alpes para atacar con un gran ejército a Roma desde el norte da la medida de la fuerza del imperio cartaginés.

Perdida la guerra, todo el norte de África quedó en manos de Roma y la región de Túnez se agrupó en la provincia de Ifriquia. Seis siglos duró aproximadamente el dominio de Roma sobre el lugar.

A partir del siglo V y con la caída del imperio romano, los acontecimientos se precipitan. Primero la invaden los vándalos, luego regresa al entorno 'romano' de la mano de los bizantinos, a continuación la conquistan los Omeyas en nombre del islam, después las tribus bereberes se hacen con el poder, y entran en juego las disputas entre shiitas y sunitas que dan paso al dominio de califato fatimí, a la conquista de los almohades y a la instalación de unos reinos que se convierten en refugio y en base de una poderosa actividad de piratería amparados por el imperio otomano.

Para luchar contra ella y bajo la iniciativa del cardenal Cisneros, Castilla interviene con un importante ejército. Luego Carlos V emprende sus propias expediciones para pacificar el litoral. Juan de Austria recurre de nuevo a las armas a finales del siglo XVI y obtiene la victoria en la célebre batalla de Lepanto ...

El negocio de la piratería berberisca con base en Túnez se mantiene y se consolida a lo largo de los siglos siguientes y no es hasta principios del siglo XIX cuando las potencias europeas ponen en jaque a la actividad corsaria interviniendo directamente en el país. Como curiosidad, hay que recordar que el himno de los Marines norteamericanos hace referencia a la operación que a principios del XIX emprendieron frente a Trípoli para defender a sus barcos de los piratas berberiscos.

La solución al problema llega con la intervención directa de Francia. Se ha entrado en la época colonial y Europa está en condiciones de extender su presencia fuera de su territorio. Como colonia y como protectorado amparado en acuerdos internacionales, lo cierto es que el dominio directo de Francia sobre Túnez se extiende desde finales del siglo XIX hasta 1956, año en que el país adquiere la independencia.

Habib Bourguiba, el lider del partido que reune a los luchadores contra la presencia francesa, fue nombrado presidente, puesto en el que se mantuvo durante treinta años. A continuación, Abidine Ben Alí le sucedió en el cargo en 1987 y se mantuvo en él hasta ser expulsado en 2011 por la revuelta que dio comienzo a la 'primavera árabe'.


[editar] Túnez hoy

La situación en Túnez (2013) no es estable, pero viajar por el país es seguro en la gran mayor parte de las regiones. En el sur la vigilancia de la policía y del ejército se hace notar por su presencia destinada a mantener el control de las fronteras con Argelia y con Libia.

A diferencia de lo ocurrido en Libia, Egipto y Siria, Túnez consiguió un regreso a la normalidad relativamente pacífico y rápido. Los expertos en el tema aseguran que la revuelta tunecina se produjo por el cansancio de jóvenes y menos jóvenes ante un sistema ineficaz y corrupto y por la pérdida del equilibrio social que supuso el imparable aumento del precio de los alimentos que a escala mundial se produjo a partir de 2010 y que afectó muy gravemente a los países pobres.

Las elecciones que siguieron a la marcha de Ben Alí dieron el poder al partido islamista que aprovechó para legislar e imponer un gobierno favorable a un estado confesional. Aquí también el choque entre la población partidaria de un estado laico y la partidaria de un estado islámico creó una fractura grave y dio lugar a incidentes que han supuesto una grave amenaza para el futuro.

Con todo, el proceso relativamente pacífico que dio lugar a la caída de Ben Alí y la conciencia del riesgo que supone un enfrentamiento entre partidos dio lugar a una moderación de todas las partes que indica una voluntad compartida de llevar a buen término el complicado proceso de estabilización del país.


[editar] Disponer de un coche

Disponer de un coche en Túnez, donde las distancias son relativamente cortas, el transporte público muy limitado a la costa, y sus atractivos (sobre todo en el sur) muy dispersos, es la mejor forma de conocer el país. La gasolina es barata y los precios de alquiler son comedidos. Pero cuidado, la forma de conducir no es muy diferente a la del resto de países africanos o del sudeste asiático, hacen falta mil ojos y no hay que confiarse por unas carreteras bien señalizadas y en un correcto estado de conservación. Conducir es un poco 'una selva".

Las carreteras son en general de un solo carril con arcén de tierra o gravilla, y con tramos lo suficientemente anchos como para que se pueda detener el coche en la orilla. En la mayoría de ellas hay mojones cada kilómetro que indican la distancia hasta el siguiente pueblo. En la calzada, las líneas acostumbran a estar pintadas y la señalización suele ser adecuada.

Las gasolineras acostumbran a situarse en los grandes centros urbanos y sus proximidades, de modo que no es raro hacer 100 km por algunas carreteras sin encontrar ninguna. Otra fuente de suministro son los pequeños bidones de cinco litros de gasolina libia o argelina que se venden al borde de algunas vías o en pueblos pequeños.

En cuanto al conductor tunecino, en general, está convencido de que la línea continua es un derroche incomprensible de pintura, y que cualquier zona es válida para adelantar. Circular entre dos líneas no es su fuerte y menos aun en las curvas. El intermitente no se usa y el incorporarse a la calzada se suele hacer sin muchos miramientos, lo mismo que pararse.

El peatón camina por la calzada, a su ritmo. Se detiene a hablar con amigos y conocidos, y pocas veces mira al cruzar. El asfalto es su territorio y no comprende que se deba caminar por las aceras. Unas aceras llenas de terrazas, tenderetes y coches aparcados, o se convertidas en extensiones de cualquier tipo de negocio. Por supuesto motos y bicis circulan sin atenerse a carril, dirección o sentido alguno. En el sur, el cruce con los camellos representa un peligro real. Se ven manadas de hasta 200 ejemplares y el choque con uno de estos animales no es ninguna broma.

En algunas carreteras hay radares o se encuentran controles de policía que obligan a detenerse por unos segundos. En el sur, los soldados sustituyen a la policía y vehículos militares a los coches patrulla, debido a la proximidad con Libia y con las tierras abiertas del desierto.


[editar] Cómo organizar un viaje

Tunez-aa-mapa general2.jpg

Como siempre dependerá del tiempo de que se disponga. Lo ideal es hacer una parada en la capital, Tunez, visitar las ciudades del desierto, en el sur, visitar algunas ciudades del centro por el interés de sus ruinas romanas o como Kairouan por su importancia en la tradición musulmana y por la de su mezquita. Y parece que no debiera faltar tampoco un recorrido por el litoral.

Quienes tenga más tiempo, podrán hacer todo el recorrido en coche. Los que tengan menos tiempo o menos deseos de hacer kilómetros por tierra pueden optar, por ejemplo, por volar al sur en avión y hacer el camino hacia la capital en coche visitando los lugares importantes que se encuentren en el camino. Todas las opciones son buenas y el número de días y el deseo de descansar o de moverse dará el aire deseado al curso del viaje.

Por cierto, una parada al final del recorrido en algún hotel de playa dará ocasión de bañarse, disfrutar de la arena y el sol y descansar del viaje.


[editar] Una propuesta de viaje ...

Un recorrido muy corto para ver lo imprescindible


[editar] ... y alguna sugerencia para leer

Libros, mapas y guías para informarse


[editar] Qué ver

Túnez capital y alrededores - Túnez, Sidi Bou Said, Cartago

El sur - Tataouin, los 'ksour', los pueblos berebere, Douz, Tozeur ....

La región central - Kairouan, Sbeitla, El-Jem, Dougga ...

La costa - Mahdia, Monastir, Sousse



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad