Tanzania

De WikiDeViajes
Saltar a: navegación, buscar

Regresar a la Portada


Tanzania general.jpg

Contenido

[editar] Por qué Tanzania

  • Un país excelente para ver fauna
Tanzania es en muchas cosas parecida a Kenia. En lo que se refiere a atractivos o a actividades para hacer, la mayor parte de lo que se dice sobre Kenia es aplicable a Tanzania.
Como Kenia, Tanzania es un lugar magnífico donde ver animales. Una fauna que incluye a las grandes especies africanas: leones, guepardos, elefantes, rinocerontes, hipopótamos, jirafas, cebras...
No todas las épocas son igualmente favorables para avistar unas u otras variedades. Las migraciones llevan de un lugar a otro a masas enormes de animales. Pero en todo caso, sus parques concentran una numerosa población de hervíboros, felinos y aves y se convierten en un lugar privilegiado para encontrarse con ellos.
  • Un viaje cómodo
Tanzania lleva menos años de turismo que Kenia. Por ello es menos visitado y menos aglomerado. La naturaleza parece en muchas ocasiones más natural. Y los servicios, sin embargo, son de un nivel excelente.
  • Un recorrido variado
Como en Kenia, se encuentran en el país parques de llanuras inmensas como el Serengeti, se visitan reservas en el Rift como el lago Manyara, se ven fenómenos naturales únicos como el cráter de Norongoro, se visita un territorio Masai como en Sinya... y si hay tiempo se termina el viaje en la playa, a orillas del Índico. El viajero encuentra, pues, variedad continua a lo largo de su recorrido.
Y más allá del interés por los animales, está también el interés que despierta la diversidad de los paisajes, la singularidad de muchos accidentes geográficos, la autenticidad de las distintas gentes con las que quien viaja entra en contacto...


[editar] Cómo viajar

Aunque es una opción más cara, en Tanzania es especialmente recomendable viajar en un coche privado con conductor, que ejerce el papel de guía. Se trata de vehículos todo terreno, equipados para este tipo de recorridos, descapotables, para viajar cómodamente cuatro personas, además del conductor.

El punto fuerte del viaje es ver animales: cuanto más cerca, mejor, y cuanto más numerosos, también mejor. La opción de no depender de un grupo permite andar al propio ritmo por los distintos parques sin tener que sujetarse a horarios o a recorridos establecidos. El conductor conoce bien los lugares y las costumbres de los animales y organiza las salidas y su duración, de acuerdo con el momento o con los gustos de cada cual. Dependiendo de la estación, los animales se hallan, a veces más lejos, de lo habitual. Disponiendo de coche propio, se puede ir tras ellos estén donde estén.

La variedad y la viveza en el ritmo del viaje dependen de la posibilidad de evitar los tiempos muertos. Un pequeño grupo con un coche propio permite programar siempre los recorridos que más interés pueden tener y desarrollar actividades que de otro modo no serían posibles.


[editar] Un viaje cómodo

La industria turística de Tanzania es singulamente cuidada y eficaz. Se encuentran hoteles cómodos tanto si tienen instalaciones tradicionales -con construcciones 'sólidas', de ladrillo y cemento- como si se organizan en forma de campamentos con tiendas. Con mayor o menor nivel de lujo existe una oferta de buena calidad sin que ello signifique perder el sabor de un entorno natural o de la vida al aire libre.

El coche es el mejor medio para acercarse a la naturaleza. Pero a veces las distancias son grandes y la disposición de tiempo para el viaje aconseja acortarlas en todo lo posible. En ese caso hay que tener en cuenta que el vuelo de un lugar a otro es más habitual en África que en Europa, empleando pequeños aviones que utilizan pistas de tierra. Cuando sea preciso, un trayecto en vuelo ahorrará tiempo y añadirá comodidad a los desplazamientos. Pero además será una atracción suplementaria y permitirá conocer el país desde el aire.


[editar] Un mínimo de geografía

Tiene casi un millón de Km2 (aproximadamente el doble de la superficie de España).

El pais está formado por una parte continental y otra insular compuesta por las islas de Zanzíbar y Pemba (y Mafia, mucho más pequeña, un poco al sur de Dar es Salam), situadas en el Océano Indico.

El litoral es bajo y arenoso, poblado de corales. En el interior se extiende una gran llanura que se eleva hacia el oeste formando una meseta a 1.200 m de altitud. La corta la enorme hendidura de la falla del Rift donde se encuentran los lagos Malawi, Rukwa y Tanganica. En el noreste se alza el monte más alto de Tanzania y de África, el Kilimanjaro de 5895 mts, y el monte Meru de 4567 mts de altitud.

Los ríos principales son el Rufiji; el Pangani y el Ruvuma. En el norte se encuentra el lago Victoria.


[editar] Clima

Tanzania se encuentra en la región ecuatorial, en el hemisferio sur. El clima corresponde pues al del ecuador y presenta una temperatura promedio de 24 grados. Pero temperatura y humedad dependen mucho de la altura y de la distancia al mar.

En el interior, las Tierras Altas favorecen un clima templado y, aunque caluroso, agradable. Las Tierras Bajas mucho más secas, en cambio, son calurosas.

También es calurosa la franja costera, y aunque el mar suaviza las temperaturas, la atmósfera es húmeda.

Es importante destacar el régimen de lluvias, debido a su influencia sobre la vida animal y sobre el estado de las carreteras, muchas de las cuales, si no están asfaltadas, se inundan o embarran y quedan intransitables.

Las 'long rains' tienen lugar entre marzo y junio, y pueden ser muy abundantes. Acostumbran a durar unas pocas horas y hacen que el paisaje cambie de marrón a verde. Las 'short rains', más moderadas, se producen entre octubre y noviembre. En general, las temperaturas son más elevadas durante los meses correspondientes al invierno europeo (enero, febrero y marzo).

Ver ¿Cuándo ir?


[editar] Gente y cultura

Tanzania tiene unos 35 millones de habitantes, repartidos muy desigualmente sobre el territorio.

La mayor parte de la población de Tanzania es de raza negra y mayoritariamente de origen bantú. Incluso los que viven en las ciudades se sienten ligados a la tribu a la que pertenecen de manera parecida a como un andaluz que vive en Madrid es consciente de su origen andaluz y tiene en Andalucía a parte de sus familares.

Las lenguas nativas persisten, pero el swahili es la lengua común en toda Africa Oriental. El inglés es oficial y toda la población escolarizada lo habla con fluidez.

El nombre Swahili deriva de la palabra árabe Swahili, plural de Sahel que quiere decir costa. Suele emplearse para designar a todos los africanos costeros que hablan Swahili como lengua materna. Por sus raíces y cultura, a pesar de tener la piel negra y de llevar siglos viviendo en este lugar, eran más árabes que africanos. A veces se emplea el término Shirazi para nombrar a las personas con ascendencia genética árabe o persa.

Las minorías tribales siguen existiendo, sobre todo, lejos de las ciudades. Entre ellas, destacan los masai, desperdigados en pequeñas aldeas y dedicados al pastoreo.

El país Masai fue partido en dos por la arbitraria frontera entre Kenya y Tanzania hace poco más de cien años. Aunque el paso del tiempo tiende a separar definitivamente los destinos de los nacidos a un lado y otro de la frontera, los masai siguen conservando una conciencia de pueblo y no acaban de comprender por qué el camino a los poblados de sus primos está interrumpido por un límite que es difícil franquear.

Un 60 % de la población es cristiana, sobre todo protestante, un 7 % es musulmana, especialmente en la costa, y un 25 % conserva creencias tradicionales africanas.


[editar] Historia más o menos reciente

Hasta hace un par de siglos no llegaron las primeras potencias coloniales a interesarse por Tanzania. Antes de 1800, las grandes sabanas del norte eran territorio casi exclusivo de los masai y otras culturas nómadas pastoriles, mientras que las etnias que ocupaban el litoral habían entrado en relación con árabes procedentes de Omán y de la mezcla había surgido la llamada población swahili.

Las regiones selváticas del lago Tanganica se veían sometidas desde antiguo a la práctica del esclavismo. A diferencia de otras zonas del continente, donde los mercaderes proyectaban expediciones para capturar a sus víctimas, en el área que hoy es Tanzania tuvo mucho más efecto el comercio acordado con los jefes locales, que vendían a sus súbditos o prisioneros a cambio de mercancías preciosas, como telas, cristal o armas.

Sin embargo, los europeos sólo consiguieron afincarse en el litoral, pues el interior, dominado por las fieras, los irreductibles masai y la presencia de enfermedades fatales, parecía inalcanzable.

Con el auge de las exploraciones, los británicos comenzaron a adentrarse en Tanzania desde sus campamentos en Kenia. Este territorio sureño ofrecía menos atractivos que Kenia en lo referente a cultivos y su clima era menos placentero, de manera que fue Alemania quien en el reparto colonial se hizo con Tanzania... hasta que estalló la Primera Guerra Mundial. A raíz de la contienda el Imperio germánico perdió sus posesiones africanas, y los ingleses asumieron la autoridad en la colonia.

La situación se mantuvo más o menos estable en el periodo de entreguerras, pero tras finalizar el segundo gran conflicto bélico no tardaron en despertar los movimientos independentistas. Gran Bretaña ya había aprendido la lección de guerrillas y disturbios en otros territorios, como India o Kenia, de manera que preparó la independencia de la mejor manera que pudo y se deshizo de ella sin mayores traumas. En 1961 nacía Tanganica.

Por su parte, Zanzíbar había sido un Protectorado Británico desde 1890. En 1963, volvió a la situación anterior a la intervención británica y recuperó su propio gobierno como un sultanato independiente. El sultanato duró menos de 12 meses, hasta su derrocamiento por un golpe dirigido por el Partido Afro-Shirazi. (Ver al respecto el excelente libro de Naipul 'Un recodo en el río').

En 1964, el Chama Cha Mapinduzi (CCM), Partido Revolucionario de Tanzanía, con Nyerere como presidente fundó la nueva República de Tanzania, que reunía en un solo país a Tanganica y Zanzíbar. De la mano del carismático líder Julius Nyerere, la nueva república abrazó el socialismo "a la tanzana2 que fue evolucionando con el tiempo lo mismo que lo hacía el contexto africano en general, aproximándose a la órbita de los países 'occidentales'.


[editar] Salud

Descartados los leones y otras fieras, la principal amenaza es la malaria. Conviene informarse al respecto y tomar medidas de profilaxis de acuerdo con el criterio médico. En lugares que pueden resultar más expuestos, la manga larga y los repelentes, sobre todo al atardecer, ayudarán a protegerse con eficacia.

Tanzania es también zona de riesgo de la fiebre amarilla y las autoridades exigen certificado de vacunación.

Agua embotellada, protección contra el sol... son medidas que deben tenerse igualmente en cuenta considerando el clima caluroso del país.


[editar] Lecturas recomendadas

Una pequeña orientacíón sobre qué leer.


[editar] ¿Cuándo ir?

La mejor época para visitar Tanzania es el verano -verano europeo-, de julio a septiembre. Una segunda opción sería el invierno, especialmente los meses de enero y febrero. Lógicamente, estos meses son temporada alta, por lo que los precios son más elevados.

La estacionalidad de las lluvias condiciona las comunicaciones por carretera y los movimientos cíclicos de la fauna. Hay dos estaciones húmedas, las "lluvias largas" entre marzo y junio y las "lluvias cortas" entre octubre y diciembre (para más detalles, ver clima). Durante estos meses las carreteras se embarran y algunos parques se inundan, dificultando los desplazamientos e incluso el aprovisionamiento de los alojamientos turísticos.

En relación a las lluvias, hay que saber que son intermitentes. Duran un rato y luego cesan. Por consiguiente, el viajar durante las épocas húmedas no significa el día entero pasado por agua, sino una probabilidad alta de chubascos en algún momento del día. Por supuesto, hay años más lluviosos y años menos.

El viaje en el mes central de la época de lluvias puede ser arriegado, pero en los meses vecinos lo es mucho menos y permite ver un paisaje verde y mucho más vivo que en las áridas épocas de calor.

Por otra parte, los rebaños de ñúes del Serengeti, el parque 'estrella' de Tanzania, migran cíclicamente hacia las llanuras de Masai Marai, en Kenia. Los ñúes, las cebras y otros acompañantes abandonan Serengeti después de las lluvias largas, en busca de los pastos frescos del norte. Por tanto, la vida animal es memos abundante en Serengeti durante los meses que corresponden al verano europeo.

En enero y febrero el tiempo es seco y más caluroso que en agosto. Estos meses son excelentes para visitar el país, y ofrecen la oportunidad de disfrutar en el Serengeti de los rebaños de ñúes y cebras en su temporada más populosa.


[editar] ¿Qué llevar en el viaje?

Ropa ligera de algodón es lo más aconsejable. Los tonos claros son también mejores que los oscuros por dos motivos. El primero es que se circula o se está en lugares polvorientos que dejan más huella en los negros que en los tonos luminosos. El segundo tiene que ver con la salud y es que los colores claros atraen menos a los mosquitos. Alguna prenda de manga larga será útil también en este sentido, sobre todo al atardecer, en lugares donde pueda haber más insectos. Y lo mismo puede decirse en relación a los pantalones largos.

La temperatura puede variar considerablemente según el lugar. Alguna prenda de más abrigo servirá si refresca por las noches.

Dependiendo de la época del viaje, o simplemente por precaución, un impermeable que no ocupe espacio en la mochila puede ser muy conveniente.

Gafas de sol serán imprescindibles. Y quienes deban quitárselas para utilizar su cámara de fotos, harán bien llevando un cordoncillos para sujetarlas. Gorro y cremas protectoras son igualmente necesarias. Un repelente antimosquitos para la piel no debe faltar en el equipaje.

Los enchufes en Tanzania son de patillas planas. Aunque los hoteles suelen prestar un adaptador, llevar uno propio ahorrará esperas y evitará quedarse sin uno algunas veces.

Una linterna y una frontal pueden ser de gran utilidad cuando el alojamiento es en bungalows, y hay que desplazarse entre ellos o al comedor, o en campamentos donde dejan de operar los generadores, relativamente pronto, y hacen difícil la lectura o cualquier actividad en la habitación.

Finalmente, habrá que llevar prismáticos para cada persona que participe en el viaje. No siempre los animales posan al gusto de los viajeros y si se sitúan algo lejos, todo lo que ayude a aproximarlos servirá para disfrutar mejor de ellos.

En cuanto a maletas, hay que decir que los coches en los que se viaja no siempre tienen mucho espacio en los maleteros. El equipaje blando encajará mucho mejor que cualquier maleta rígida.


[editar] Cuántos días

Como ocurre siempre, tanto como los días necesarios para recorrer un país, importa los días disponibles, de acuerdo con los cuales organizar un viaje.

En todo caso, menos de 8 o 9 días resulta muy justo para poderse mover por unos pocos parques con cierta tranquilidad. Los desplazamientos por tierra entre unos y otros llevan su tiempo y avistar la fauna exige ajustarse a los horarios de la naturaleza que son los que son y no entienden de prisas. Además, algunos días suplementarios permitirán conocer el litoral, quedarse en alguna playa o llegar, por ejemplo, hasta la isla de Zanzíbar.


[editar] ¿Cómo llegar?

Aunque la capital es Dodona, a efectos prácticos Dar es Salam tiene el aeropuerto principal del país. Con frecuencia se entra en Tanzania por Arusha, en el norte, y se sale por Dar es Salam, después de haber hecho un recorrido por tierra. Pero tampoco es raro recurrir al aeropuerto de Nairobi si se hace alguna combinación con Kenia en alguna de las etapas del viaje.


[editar] Alojamiento y actividades

  • Los lodges. Los hoteles de los parques acostumbran a adaptarse al entorno, con instalaciones aireadas, decoradas en plan africano más o menos lujoso y muchas veces en edificios dispersos, aunque próximos unos de otros. La construcción es sólida, de piedra, madera... y el ambiente trata de reproducir una atmósfera pintoresca donde se acentúa todo lo que recuerda la naturaleza. El viajero se aloja en un hotel, rodeado de naturaleza.
  • Los camps. Tratan de darle la vuelta a la idea del lodge y producir en el viajero la sensación de que está alojado en la naturaleza, aunque con servicios propios de un hotel. En lugar de instalaciones sólidas, los 'camps' apuestan por las tiendas individuales donde dormir y por edificaciones de aspecto más tradicional donde se instalan los servicios comunes. En los camps hay extremos. Los hay de super lujo, que reproducen el confor victoriano: Las tiendas donde se duerme son de tela, pero los interiores son de maderas oscuras, con bañeras, armarios y espejos, con esa comodidad antigua con la que uno imagina que hubiera viajado la reina de Inglaterra si hubiera ido a África en el s.XIX. Las salas comunes tienen maderas y grandes sillones ingleses y una biblioteca, y una pérgola para ver el atardecer, y candelabros, y ....
Otros camps son más 'prácticos'. Las tiendas donde se duerme también llevan un exterior de tela pero ya no se decoran con maderas, son más pequeñas, el lavabo no tiene agua corriente, la luz eléctrica se apaga a una determinada hora... Son tiendas 'buenas' bien pertrechadas, con multitud de cremalleras para cerrar, high tech en muchos casos, pero sin ese lujo superlativo de los camps más caros. Siendo de instalaciones más ligeras, probablemente ofrecen más la sensación y la emoción de la naturaleza que los camps de superlujo. En todo caso, el servicio acostumbra a ser excelente.
  • Safaris. En los parques la actividad más emocionante -la única que justifica que se visiten- es la de ir a ver animales en libertad, en su medio. En eso consisten los 'safaris'.
Los safaris se realizan en todoterreno. Por seguridad, no se puede andar por los parques o las reservas más que en casos muy especiales y siempre en compañía de guardas o de personal del país.
Los safaris duran unas horas y es el conductor quien conociendo el terreno organiza la ruta a la búsqueda de determinados animales. Los lodges acostumbran a tener sus propias salidas de safari, pero el gran atractivo de los viajes en privado, disponiendo de un coche, es precisamente el poder organizar los safaris a la medida de uno mismo sin restricción de tiempo y con plena libertad de circulación -lógicamente por los caminos permitidos- dentro de los parques. Parar donde apetezca, esperar a que aparezca algún animal, cambiar de ruta si parece que va a ser mejor para ver lo que se desea forma parte del programa para hacer el 'safari' emocionante y agradable a cada uno.


[editar] ¿Qué ver?

Tanzania parques.jpg

[editar] Los parques

Dependiendo del tiempo de que se disponga, se visitan más o menos parques buscando siempre la variedad.

Tanzania ofrece dos regiones:

La del norte es la que habitualmente se visita y la que tiene los parques más conocidos.

La del sur también tiene interés, pero la distancia la ha dejado más aislada, el acceso es menos fácil y llegar hasta sus parques acostumbra a ser caro.

Un recorrido típico podría consistir en: Alguna de las pequeñas reservas en territorio masai, próximas al kilimanjaro para tener un primer contacto con elefantes, jirafas, cebras... y con los habitantes del país.

El lago Manyara, pequeño, permite en una corta visita asomarse a la geografía espectacular del Rift y ver una considerable cantidad de especies animales.

El cráter del Ngorongoro, aunque muy visitado, es un entorno natural único que nadie desea perderse.

El Tarangire es, por el contrario, poco visitado, con abundante vegetación y por ello especialmente atractivo.

Finalmente, el Serengeti es por su extensión el parque más conocido de Tanzania y, por ello mismo, no debe faltar en ningún recorrido.

El sur suele ser el destino de personas con un interés específico en el viaje y con el propósito de ir a un parque o un lugar determinado. (Kibo ofrece, a un precio razonable, un circuito por la región)


[editar] El litoral

Zanzíbar es una opción excelente de playa.

Pero la capacidad de Zanzíbar es limitada y no siempre se encuentra sitio en el hotel o en el lugar que uno desearía.

Ello aconseja a estar dispuesto a considerar otras alternativas en Tanzania o en el litoral de Kenia que permiten terminar el viaje con unos días de baño y sol.

Al sur de Dar es Salam se encuentra la playa de Ras Kutani.

En Kenia, la primera de estas alternativas es Mombasa, sobre todo en la playa de Diani, situada unos 50 km al sur de la ciudad.

Otra posibilidad distinta, al norte de Mombasa, es Malindi. Y otra alternativa, mucho más llamativa por diferente, pero un poco más complicada, es la isla de Lamu.


[editar] Algunas propuestas de viajes

Como orientación:

Nueve días ... Por el norte de Tanzania y la reserva de West Kilimanjaro

También Tanzania y Zanzíbar

O una combinación de Kenia y Tanzania


[editar] Otras informaciones

[editar] Moneda y Cambio

La moneda corriente es el Shilling tanzano, que se divide en centavos.

Para cambiar, se recomienda llevar preferiblemente dólares americanos, aunque el euro está ya ampliamente aceptado. En los tratos informales, cuando se da el precio en dólares se admite el pago en euros, pero muy a menudo, se entiende que a un dólar corresponde un euro.

Las divisas extranjeras pueden cambiarse en los grandes bancos, oficinas de cambio y en la mayor parte de los hoteles que utilizan los visitantes extranjeros.

En cuanto a las tarjetas de crédito, las más usadas son Mastercard y Visa.

Los Cheques de Viaje también pueden cambiarse en los bancos.


[editar] Tasas de aeropuerto

La salida del país requiere el pago de una tasa de aproximadamente 20 dólares USA. Con frecuencia, los funcionarios admiten el pago en euros, pero mantienen la costumbre de equiparar 1 euro a 1 dólar.


[editar] Compras

La ciudad y los pueblos normalmente tienen en el centro mercados que venden curiosidades como tambores africanos, antigüedades de latón y cobre, juegos de ajedrez tallados, joyería y cuencos -de ensalada- en madera de teca, mninga o ébano.

Entre los objetos preferidos por los visitantes están las tallas de madera realizadas, sobretodo, en ébano. Los temas de las tallas suelen ser animales salvajes, máscaras tribales, bustos de distintos tamaños de personajes de las diferentes etnias y grupos que representan escenas la vida cotidiana. No siempre la madera es ébano. Para cerciorarse, es conveniente raspar en la parte de abajo de la talla y ver si mantiene su color oscuro.

Los hoteles suelen tener tiendas con artesanía más refinada. Albumes con cubiertas repujadas en piel, cuencos de cuerno -o en una buena imitación de cuerno- joyas indígenas, tejidos...

La artesanía masai es especialmente atractiva. Las pulseras, collares, pendientes... de pequeñas cuentas de color las fabrican y las utilizan todavía los masai de forma habitual. Y tienen un interés y una belleza indudables.

En Zanzíbar la artesanía tiene un sabor más oriental. Se puede adquirir numerosas especias como clavo, canela, jengibre, pimienta y cúrcuma de gran pureza y calidad y a precios razonables. Los perfumes artesanales son muy apreciados y suelen tener aromas fuertes y penetrantes que resultan verdaderamente exóticos.


[editar] Gastronomía

La mayoría de los hoteles donde se alojan los turistas sirve comida tanzana junto a la comida de tipo occidental. Hay una gran variedad de marisco como los langostinos y langostas y una abundancia de fruta tropical como cocos, pawpaws, mangos, piñas y plátanos.

En cuanto a la bebida, el café y té son de alta calidad. El alcohol no tiene restricciones. Se produce una cerveza buena: Safari; una ginebra popular es la llamada el chocolate de Konyagia; se produce también un licor de coco llamado Afrikoko; y un vino llamado Dodoma, tinto o clarete.



Regresar a la Portada

Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas
Comunidad